Buscar
02:24h. Domingo, 19 de Noviembre de 2017

El Gobierno autonómico protegerá por Ley a las zonas más desfavorecidas por los efectos de la crisis y a aquellas que han perdido población

false
false

El Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha ha tomado en consideración el anteproyecto de Ley de Estímulo de Zonas Prioritarias de Castilla-La Mancha que tiene como finalidad apoyar la instalación de nuevas empresas que generen actividad y riqueza en aquellos sitios de la Comunidad Autónoma que más lo necesitan. Se trata de zonas que, o bien porque el efecto de la crisis económica les ha afectado más intensamente, o bien porque existe una situación de deterioro estructural, tienen dificultades en su desarrollo y pueden ver de este modo “una discriminación positiva”.

Así lo ha avanzado esta mañana la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, que ha destacado el valor solidario de esta norma, que “es tan necesario para seguir avanzado en el proceso de recuperación económica a través de herramientas puestas a disposición de las zonas de la región que más lo requieren”.

Este texto normativo refuerza las acciones que ya se han puesto en marcha, dando cabida, a su vez, a los municipios recogidos en las zonas de Inversión Territorial Integrada (ITI) y garantizando que no haya ni una sola iniciativa empresarial que no sea apoyada por las convocatorias que el Gobierno regional presente.

Esta futura Ley va a garantizar el apoyo adicional del Ejecutivo a aquellos lugares de la región que más lo necesitan, tales como Talavera de la Reina, Cuenca, Villacañas, Puertollano, Hellín, Daimiel o Almadén, que tendrán así más fácil poner en marcha nuevas iniciativas empresariales, realizar inversiones que sirvan para crear y mantener empleo, mejorar la formación de los trabajadores, fomentar el autoempleo y dar cabida a nuevas oportunidades que van a permitir que estas zonas sigan contribuyendo a la generación y mejor reparto de la riqueza en la región.

La titular de Economía ha explicado que los objetivos de la Ley son el establecimiento de un equilibrio económico armónico en los diferentes municipios de la región, fomentar la actividad económica mediante la concesión de incentivos en aquellas zonas geográficas menos favorecidas, y que atraviesan especiales dificultades económicas; contribuir a la cohesión económica, social y territorial de la región en su conjunto; impulsar inversiones empresariales y establecer un apoyo integral a promotores generadores de nuevas oportunidades de empleo, en favor de pequeñas y medianas empresas y contribuir a la ampliación y diversificación de las actividades económicas de las empresas situadas en aquellas zonas menos favorecidas.

“Esta Ley es resultado de las reuniones de las mesas del Pacto por la Recuperación Económica para afrontar la recuperación de la región en una única velocidad. También es un compromiso directo del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page” ha afirmado la consejera al tiempo que ha explicado que la norma trabaja en función de los porcentajes de paro y descenso de la población. Se podrán beneficiar de ésta, aquellos municipios que presenten un porcentaje de paro tres puntos por encima del promedio regional (que está en un 15,37) y los que hayan sufrido descenso de la población igual o superior al uno por ciento.

Este anteproyecto de Ley tiene por delante el periodo de revisión por parte del Consejo Consultivo. Una vez superado este plazo, de un mes de duración, el anteproyecto se llevará a Consejo de Gobierno y posteriormente a las Cortes, previsiblemente en septiembre.