Buscar
19:17h. Sábado, 21 de Julio de 2018

El Gobierno de Castilla-La Mancha destinará a lo largo de este año más de 1,2 millones de euros a las empresas de economía social y promoción del cooperativismo

El Gobierno de Castilla-La Mancha destinará a lo largo de este año más de 1,2 millones de euros a ayudas a las empresas de economía social y a la promoción del cooperativismo. La nueva convocatoria se publicará a principios del próximo mes de mayo y tendrá un plazo de presentación de solicitudes hasta el 15 de noviembre de 2018. Así lo ha avanzado hoy la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, en la presentación del estudio que ha llevado a cabo Cooperativas Agroalimentarias titulado ‘El cooperativismo agroalimentario de Castilla-La Mancha en cifras’.

La convocatoria de ayudas de este año incluye una línea de ayudas a la constitución de la cooperativa o sociedad laboral, que no existía desde 2012; se mejora el presupuesto destinado a la incorporación de socios trabajadores un 63% y también se optimiza el presupuesto de la línea de promoción y difusión de la economía social; todo ello con la finalidad de que las cooperativas y las sociedades laborales puedan mejorar su contribución al impulso de la recuperación económica regional.

Patricia Franco, que ha presentado este estudio junto al presidente de Cooperativas Agroalimentarias, Angel Villafranca, ha apuntado que el sector de la economía social está compuesto por más de 2.100 empresas, que emplean a más de 16.600 familias. Del total de esas empresas, más del 63 % son cooperativas (1.354), que dan un puesto de trabajo a 12.600 personas.

En este sentido, ha destacado los apuntes del trabajo que indican que más del 25% de las ventas de la industria en Castila-La Mancha corresponde al sector agroalimentario; más del 99% de las cooperativas agroalimentarias factura por encima de los 200.000 euros al año; la productividad por persona asociada se ha incrementado entre 2010 y 2015 más de un 18% en las cooperativas agroalimentarias y que la industria agroalimentaria es la responsable del 36% de las exportaciones de la región, con cerca de 2.500 millones de euros  exportados el pasado año. 

Además del valor económico, la consejera ha significado el valor social ya que las cooperativas en general, y a las agroalimentarias en particular, desempeñan una valiosa labor en los municipios, especialmente en los pueblos más pequeños ya que fijan la población al medio rural y no se deslocalizan, siendo una herramienta potentísima de cohesión territorial y de generación de empleo y oportunidades en las zonas más alejadas de las ciudades. 

Patricia Franco ha recordado la Ley de la Microempresa cooperativa y la cooperativa rural que fue aprobada a finales del año pasado, que regula dos nuevos tipos de empresa creados por la Ley de Cooperativas de 2010. Por un lado, la microcooperativa, que permite agilizar la constitución y el funcionamiento de empresas de muy pequeña dimensión y que la figura tenga cabida dentro del cooperativismo, y por otro la cooperativa rural, que permite a las cooperativas agroalimentarias diversificar su actividad desarrollando otros servicios muy necesarios en el medio rural que quizás de otro modo es más complicado desarrollar. Castilla-La Mancha ya cuenta con 86 microcooperativas constituidas a nivel regional.

Las cooperativas agroalimentarias están presentes en buena parte de los municipios del medio rural, en muchos casos, como empresa de referencia o empresa más grande de la zona, por lo que ellas son mejor que nadie quienes pueden liderar la transformación y la modernización del tejido productivo de los pueblos más pequeños. “Esto permitirá dinamizar el entorno rural, y ser un balón de oxígeno para dichas comarcas en forma de generación de actividad y empleo”, ha dicho.

Del mismo modo, ha indicado que el Gobierno de Emiliano García-Page sigue trabajando en la línea de dinamización del entorno rural con normas tales como la Ley de Estímulo Económico de Zonas Prioritarias, la Inversión Territorial Integrada o la convocatoria para el desarrollo de proyectos de mejora del turismo y de la eficiencia energética en las zonas rurales dirigida a los ayuntamientos que está actualmente en plazo de solicitud.

Estudio

La publicación refleja los datos del cooperativismo agroalimentario de Castilla-La Mancha entre los años 2010 y 2015, centrándose en el detalle analítico del año 2015, contemplando el 100% del cooperativismo agroalimentario de la región, así como su evolución histórica hasta esta fecha.

El trabajo analiza la aportación de los distintos modelos cooperativos existentes en Castilla-La Mancha (cooperativas de primer grado, cooperativas de segundo grado, sociedades agrarias de transformación, cooperativas de utilización de maquinaria agrícola o CUMAS y cooperativas de explotación comunitaria de la tierra), todas ellas entidades asociativas agroalimentarias.