Buscar
13:10h. Martes, 12 de Diciembre de 2017

El Gobierno regional ha iniciado cuatro proyectos de Envejecimiento Activo Comarcal en las provincias de Guadalajara, Cuenca y Ciudad Real

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha puesto en marcha cuatro proyectos de Envejecimiento Activo Comarcal “para la promoción de la calidad de vida y el envejecimiento activo de las personas mayores de las zonas rurales de la región”. Así lo ha anunciado la consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, durante la visita al proyecto de Envejecimiento Activo Comarcal de la Comarca de la Alcarria Alta, desarrollado por ACCEM y con sede en Atanzón (Guadalajara).
 
“Estamos en un pequeño pueblo ante un gran proyecto”, ha señalado la consejera al presentar el proyecto de Atanzón, uno de los dos que se desarrollan en la provincia de Guadalajara, junto con el de Brihuega, además de otro en la comarca de Montes Norte, en Ciudad Real; y otro en La Mancha conquense, con base en Casas de Fernando Alonso.
 
Se trata de proyectos en los que las personas mayores de los municipios de la comarca “comparten actividades de envejecimiento activo para promover su calidad de vida, su salud y prevenir las situaciones de dependencia y puedan hacerlo en sus localidades, allá donde vivan”.
 
El programa de Envejecimiento Activo Comarcal atiende a 33 personas mayores de las localidades de Atanzón, Caspueñas y Torija, pero está abierto a personas de Aldeanueva de Guadalajara, Lupiana, Centenera, Trijueque, Valdegrudas e Irépal (barrio anexionado de Guadalajara capital).
 
Es un proyecto iniciado este año que tiene como objetivo “mejorar la calidad de vida de las personas mayores de 60 años que residen en entorno rural, favoreciendo la permanencia en su propio entorno”, a través de la promoción del envejecimiento activo y saludable que aborde “la globalidad de la persona de un modo integral y a largo plazo, a través de una metodología de atención centrada en la persona”, ha reiterado la consejera.
 
Objetivos del proyecto
 
Entre los objetivos del proyecto, se busca disminuir las barreras socio-sanitarias de los mayores del medio rural para un envejecimiento activo y una buena calidad de vida en su propio entorno, potenciar la autonomía de estas personas optimizando las capacidades en la esfera física y mental y fortalecer las redes relacionales, de apoyo y de participación social
 
Entre las actividades que se llevan a cabo, están las reuniones informativas y de coordinación, actividades de acondicionamiento físico, itinerarios medioambientales, psicoestimulación cognitiva, fomento de hábitos saludables, gestión emocional, apoyo psicosocial, funcional y físico individual a las personas mayores en situación de riesgo de dependencia.
 
Junto a ello, se fomentan las relaciones entre gentes de varios municipios y entre generaciones, el fomento de la participación familiar y comunitaria, el apoyo al cuidador y la promoción del voluntariado social, por medio de talleres creativos, actividades culturales y de alfabetización digital.
 
El equipo profesional que atiende este programa está formado por una psicóloga, una terapeuta ocupacional, una fisioterapeuta, un auxiliar de geriatría y un auxiliar administrativo, en tanto que el transporte está financiado con aportaciones municipales, además de contar con la supervisión del equipo de Servicios Sociales de Atención Primaria de la zona.