Buscar
23:23h. Viernes, 20 de Octubre de 2017

El Gobierno regional promueve la importancia del reciclaje entre más de 5.000 niños de los campamentos de verano

 Más de 5.000 niños y niñas de la región se han formado en educación medioambiental durante su estancia en los campamentos urbanos y escuelas de verano en Castilla-La Mancha, una actividad que según ha indicado el viceconsejero de Medio Ambiente, Agapito Portillo, “hará que el medio ambiente y, por tanto, que el futuro de Castilla-La Mancha, de este país y del mundo en general, sea mejor para todos”.
 
Portillo ha resaltado que esta iniciativa, que viene desarrollándose desde hace seis años impulsada por la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural en colaboración con Ecoembes, apuesta por hacer evidente la importancia que tiene para el medio ambiente la actitud responsable de cada uno con el reciclaje y su repercusión en el entorno y con ella “pretendemos concienciar a los menores de nuestra sociedad que el futuro de la misma se basa en la reutilización de todo aquello que habitualmente tenemos en nuestro modo de vida”.  
 
Destinado a niños y niñas de entre 3 y 12 años de edad que asisten a campamentos urbanos o ludotecas desde el 1 de julio y hasta mediados de agosto, estas actividades se van a llevar a cabo en un total de 89 municipios durante el verano, dedicándose especial atención a aquellas localidades en las cuales se ha implantado recientemente el sistema de recogida selectiva de residuos de envases. Bajo el lema ‘Este verano respira vida, recicla’, participan del programa un total de 13 municipios de Albacete, 16 de Ciudad Real, 13 de Cuenca, 19 de Guadalajara y de 28 de Toledo.
 
Las actividades son desarrolladas por educadores ambientales integrados dentro de los propios campamentos o ludotecas organizadas por los ayuntamientos de Castilla-La Mancha, quienes ofrecen una propuesta de educación ambiental basada en un modelo de educación orientada, no solo al conocimiento y sensibilización, sino a la transformación de la realidad, educando a los menores a que participen activamente en un proceso de cambio hacia un futuro mejor.
 
Dependiendo de las edades de los asistentes, los ayuntamientos han podido elegir entre diversas actividades como el teatro de títeres, cuentos participativos, o juegos grupales y en exterior para los más mayores, dinamizadas por educadores ambientales especializados, utilizándose, entre otros materiales divulgativos, la equivalencia, con ejemplos sencillos como que “por cada seis latas o botellas que reciclas, contrarrestas diez minutos de contaminación”, resultado de calcular el ahorro de las emisiones de CO2 que se producen por la utilización de material reciclado en la elaboración de nuevos productos.
 
Estos programas de sensibilización y educación ambiental han demostrado ser una eficaz herramienta para el cambio de hábitos en materia de residuos, especialmente en lo concerniente a la reducción, reutilización y separación de los residuos domiciliarios.
 
Superados los objetivos de reciclado de residuos
 
De acuerdo con los datos suministrados por los sistemas de responsabilidad ampliada disponibles para 2016 en Castilla-la Mancha, el porcentaje de reciclado de residuos de envases domésticos totales, incluido el vidrio, ha sido del 77,70 por ciento, con un 71,52 por ciento para los envases domésticos de plástico, un 84,31 por ciento para los de papel y/o cartón y, un 82,76 por ciento para los metálicos, datos que reflejan en la región se superan los objetivos establecidos tanto a nivel estatal como de la Unión Europea.
 
No obstante, a pesar de estos buenos datos, a través de este tipo de programas de sensibilización y educación ambiental el Gobierno regional se propone mejorar estas cifras e inculcar entre los más pequeños unas actitudes sostenibles hacia el medio ambiente valorando cada gesto al reciclar por su influencia en la calidad presente y futura del entorno.