Buscar
07:47h. Domingo, 19 de Noviembre de 2017

Prieto recrimina al representante de la Junta que solo acuda a Diputación de Cuenca a hacerse fotos y no “a defender los intereses de la provincia”

El presidente de la Diputación de Cuenca, Benjamín Prieto, ha negado que esta mañana no permitiese entrar a un representante de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en el edificio de la institución. Sí ha precisado que en la entrada del mismo, al coincidir con el director provincial de Economía, Empresas y Empleo del Gobierno regional, Óscar Martínez, le ha recriminado que acudiera a la institución provincial “a hacerse fotos cuando en una carta firmada por él y dirigida a todos los parados de la provincia hace unos días culpaba a la Diputación de su situación de desempleo”.

Prieto ha afeado a Martínez que su única preocupación y contacto con esta Institución sea, precisamente, culparla de cualquier tipo de problema y en especial de los relacionados con el paro, insistiendo en que “hace falta tener muy poca vergüenza para presentarse en esta institución como si nada y solo con el propósito de unirse a una foto”, ha reiterado el presidente provincial.

Asimismo, ha trasladado a Martínez su preocupación ante la pasividad del Gobierno regional en Cuenca, y, por ende, de sus representantes, “que no protestan, por ejemplo, cuando a la Diputación Provincial se le niegan talleres de empleo y aceptan, sin rechistar, cualquier decisión que les marcan desde Toledo sin defender, en ningún momento, los intereses de Cuenca".

El presidente provincial ha mostrado también su sorpresa ante el director provincial de Economía, Empresas y Empleo cuando al cuestionarle "la falta de ética y sensibilidad al enviar cartas de ese tipo", el representante de la Junta negaba con total tranquilidad haberla escrito, "pues si solo la has firmado, peor aún", le ha dicho Prieto.

El responsable provincial ha puntualizadode la misma forma que Martinez ha abandonado la entrada de la Diputación sin mediar palabra y que, antes de iniciar la rueda de prensa se le ha estado esperando diez minutos sin que regresara.