Buscar
13:05h. Domingo, 19 de Noviembre de 2017

Tomelloso estuvo a la altura del España-Rusia femenino de ayer

España y Rusia, dos de las selecciones en mejor forma del panorama mundial en la disciplina de fútbol sala femenino, se midieron una vez más en partidos de preparación, en este caso para el 4 NACIONES que se celebrará el próximo mes de septiembre en Guadalajara.

Tomelloso acogió el primero de los partidos y ha tenido el honor de ejercer como anfitrión en el almuerzo oficial del enfrentamiento, con la asistencia de la alcaldesa de la ciudad, Dª Inmaculada Jiménez, el concejal de deportes de Alcázar de San Juan, D. Javier Ortega, el responsable de la selección española en este partido, D. José Manuel Carreras y el presidente de la Federación de Fútbol de Castilla La Mancha, D. Antonio Escribano, además de otras autoridades políticas y deportivas. En este acto, Inmaculada Jiménez se ha mostrado agradecida de contar con la presencia de las selecciones de España y Rusia y ha apuntado el valor que Tomelloso le otorga a un partido de estas características que, quizás, en las grandes ciudades no se da, esperando que los aficionados puedan transmitir a las jugadoras toda su ilusión para vencer el encuentro y quitarse la espinilla que mantiene clavada desde el último 4 Naciones.

Por su parte, Javier Ortega manifestó ser un honor la posibilidad de colaborar en este evento y recordó que tanto Tomelloso como Alcázar de San Juan gozan de buenas instalaciones y son poblaciones acogedoras, trabajando conjuntamente por el fútbol base. Finalmente, el Sr. Carreras manifestó sentirse como en casa y agradeció a los Ayuntamientos su disponibilidad, dirigiendo también unas palabras de gratitud a Antonio Escribano, como amigo y como trabajador por el fútbol sala en su etapa como presidente del Comité Nacional.

Con un pabellón de la Ciudad Deportiva de Tomelloso repleto en su aforo y un ambiente espectacular se inició el primer España – Rusia. Tal como se preveía, partido intenso con dos fuerzas muy igualadas. España salió con todo el ímpetu del mundo, con presión en todo el campo, ganando todos los duelos y forzando los errores en el pase, de ahí que fueran unos primeros instantes de acoso a la portería rusa. Pero la buena colocación del equipo ruso, a pesar de la buena circulación española, impedía generar ocasiones claras de gol.

Tuvo que ser en un robo de balón por parte de Vanesa, con disparo posterior que impacta en la madera, la forma de llevar el balón cerca del gol. Se respiraba en el equipo español un ambiente de venganza, intentando resarcirse de la última derrota que le infligieron las rusas. De ahí que volvieran de nuevo a la carga, después de un pequeño receso que fue aprovechado por las rusas para tener el primer acercamiento, con un tiro de Marina Fedorova sin consecuencias. No ocasionaba más peligro Rusia, pero España se veía incapaz ante la firmeza y el equilibrio ruso. Solamente se podía hacer uso del tiro exterior, y así lo interpretaron Vanesa, Maria Teresa y Amelia, sin suerte. También tuvo una buena Cristina, después de una gran jugada que le permite jugarse el uno contra uno, que lamentablemente fue bien tapado por la portera rusa. Y así, sin goles, pero con una enorme actitud de los dos equipos y una mejor propuesta de España, finalizó la primera mitad.

Como si de un calco se tratara, el segundo tiempo se inició con los mismos patrones que el primero. Acoso de España y juego racial que provocó el primer disparo a cargo de Consuelo nada más comenzar. Le metió incluso una marcha más España y en dos jugadas casi consecutivas a punto estuvo de obtener el premio. Primero fue con una excelsa maniobra de Amparo para zafarse de su marca y cruzar, mediante un potente disparo, en exceso. Luego fue un tiro de Isabel que no logró blocar la portera rusa y cuyo rechace quedó a los pies de Irene que no acierta a convertir en gol una ocasión inigualable. Juego de quilates el que mostró en estos instantes España, obligando a Rusia a replegarse en su propio terreno de juego como un invitado de piedra.  Velocidad en el juego, movilidad constante, anticipación, y muchos más fueron los argumentos empleados por España. Y con tantos recursos en liza no podía más que llegar el gol de España y fue de la manera más imprevisible en este deporte: de cabeza. Consuelo logró rematar certeramente un pase de Amparo para hacer el primer gol del encuentro en el minuto once de la segunda parte. Alegría desbordante en el equipo y en las gradas.

Las jugadoras españolas respiraban con el gol y, como complemento al juego colectivo, se exhibían individualmente, con regates imposibles, haciendo las delicias del respetable. Rusia tuvo su oportunidad, en una contra bien llevada que remata Tatiana Deripasko con peligro, pero fue un hecho aislado, sin continuidad. España intento incrementar el marcador y ocasiones tuvo para ello, pero sin suerte. Rusia jugó de cinco a falta de un minuto y cincuenta segundos y ahí apareció el esfuerzo y la solidaridad de las españolas parda mantener su portería a cero.