Buscar
00:50h. Jueves, 24 de Mayo de 2018

Los migueletes disfrutaron de la tradicional romería de San Isidro, una de las más participativas

Migueletes de todas las edades disfrutaron ayer de la romería en honor de San Isidro Labrador, una cita ineludible con la tradición, las costumbres, la agricultura y la devoción, que en Miguel Esteban se vive de forma intensa y muy participativa.

Desde primeras horas de la mañana, e incluso desde la noche anterior, niños, jóvenes y mayores se dieron cita en la Pradera para participar en la tradicional romería en honor al patrón de los agricultores, organizada por la Junta de San Isidro Labrador con la colaboración del Ayuntamiento de Miguel Esteban.

La jornada comenzó con la subasta de las andas de San Isidro y el traslado de la imagen hacia la ermita situada a pocos kilómetros de la localidad. El Santo recorrió las principales calles del municipio acompañado por los Mayordomos, Abanderados, sacerdotes y autoridades. También participaron en el recorrido una docena de caballos, dos carrozas engalanadas con motivos alusivos a la agricultura y a San Isidro, y cerca de una veintena de tractores, entre ellos algunos muy antiguos y otros mucho más modernos.

En torno al mediodía, se celebró la Santa Misa, que fue seguida por multitud de personas que se agolpaban en el interior de la Ermita, a las puertas de la misma en los alrededores. Este año, la misa contó con la participación del grupo folclórico ‘Los Charcones’.  

Asimismo, unas 50 cuadrillas integradas por un gran número de personas de todas las edades se quedaron a comer en la Pradera del Santo y los Mayordomos y Abanderados realizaron la tradicional invitación popular para todos los migueletes.  

Ya por la tarde, la animación y la diversión continuó en la Pradera de San Isidro con las competiciones de juegos populares. Más de 200 personas, entre niños y adultos, participaron en las carreras de saco, el tira-soga, el sujeta-huevos, la cucaña y la carrera popular infantil. Tras ello, llegó una de las novedades de la programación de este año, el espectáculo ‘Más Q Flamenco’ que corrió a cargo de la Escuela Municipal de Danza de Miguel Esteban y que resultó todo un éxito.

Como marca la tradición, los actos finalizaron con la entrega de premios a los ganadores de los diferentes concursos y la subasta de la bandera y del cetro, antes de bajar al Santo hasta la Parroquia.

El presidente de la Junta de San Isidro Labrador de Miguel Esteban, Miguel Ángel Martínez, ha hecho un balance muy positivo de esta fiesta en la que “todos los eventos han sido bastante multitudinarios, no ha habido que lamentar ningún incidente, los abanderados y mayordomos han participado con mucho énfasis y los migueletes han disfrutado mucho”.

Maestro del Vino y Habilidad con tractor

Las fiestas de San Isidro en Miguel Esteban comenzaron el domingo con la celebración de dos citas importantes para los amantes de la agricultura y del vino: el concurso de habilidad con tractor y el certamen ‘Maestro del Vino’.

En el concurso de habilidad de tractor con remolque participaron 10 personas, de edades comprendidas entre los 19 y los 70 años. Tras demostrar su pericia realizando diferentes maniobras y ejercicios, Pedro Rafael Torres se convirtió en el vencedor de este concurso. El segundo premio fue para José Francisco Torrillas y el tercer premio recayó en Gregorio Torres.

En cuanto al III Concurso ‘Maestro del Vino’, que organiza la Junta de San Isidro Labrador de Miguel Esteban en colaboración con el Consejo Regulador de la D.O. La Mancha, participaron un total de 50 personas, entre ellas, hombres y mujeres de todas las edades. Los participantes pusieron a prueba sus conocimientos identificando aromas, 2 variedades blancas, 2 variedades tintas y calculando la edad del vino.

El vencedor de esta edición fue Emilio Flores, mientras que Miguel Amaro y Julio Lara, consiguieron el segundo y tercer premio, respectivamente. Por su parte, en la cuarta posición hubo un triple empate entre Ángel Pinedo, Julio Garrido y Ángel Torres. El quinto premio también se repartió entre Cirilo Casas y Emilio Díaz.