Buscar
00:43h. Jueves, 24 de Mayo de 2018

El alumnado del IES La Hontanilla de Tarancón pedaleó alrededor de Segóbriga en pos de su sensibilización con el Paisaje Cultural

Tras un primer acercamiento a la cultura ibérica entorno al poblado fortificado ibero de Barchín del Hoyo y un segundo paso posterior en busca del yacimiento paleontólogico de Las Hoyas a través del  Monte de Palancares y Tierra Muerta, las rutas en bicicleta todo terreno  organizadas por la Junta de Comunidades de Castilla – La Mancha y la. Diputación de Cuenca y enmarcadas dentro del programa “Somos Deporte 3-18”, buscaban en las tierras adyacentes la Parque Arqueológico de Segóbriga (PAS), una tercera experiencia sobre las dos ruedas.

En esta ocasión, fue el alumnado del IES La Hontanilla de Tarancón quien acompañado de su profesorado responsable, participaron en el itinerario interpretativo diseñado y coordinado por el Clubenruta y la Dirección del Parque Arqueológico de Segóbriga.

La actividad transversal deportiva-educativa tiene como objetivo la iniciación y fomento del BTT, disfrutando de entornos cercanos a los centros educativos pero especialmente privilegiados por su contenido ambiental y cultural.

Tras una breve charla técnica básica sobre la máquina, características, versatilidad y seguridad de uso junto al Centro de Interpretación del PAS, se inició el recorrido hacia la basílica y necrópolis visigoda para llegar junto al acceso al núcleo urbano monumental.

Más allá de las posibilidades de paso que ofrecía el PAS, se dirigió hacia el paraje de El Ojuelo para buscar el curso cercano del río Cigüela, dejando atrás las vistas del Cerro Cabeza de Griego y las cisternas de agua, para encontrarnos con los restos del Molino Medina y disfrutar del bosque de ribera.

El posterior ascenso al Castillo Palacio de Luján permitió en los presentes otear el territorio a los pies, reconociendo Contrebia en Villas Viejas, la transformación y el intenso aprovechamiento del territorio agrícola industrial contemplado así como el paso del Trasvase Tajo Segura.

Tras el descenso,  en busca del Puente Romano, la marcha prosiguió entre el bosque mediterráneo por el camino de Villarejo, cuyo sentido ascendente hacia el Riscado fragmentó al grupo, obligando a la posterior espera, descanso y contemplación del paisaje bajo la sombra de las encinas.

Con los sentidos recuperados y dejando a espaldas el Castillo de Almenara, se acercaba el final tras sortear las parcelas del ager fosilizado y las centuriaciones, tocaría el turno de trialear camino del Bosque-Santuario de Diana en busca de Segóbriga.

Teniendo a la vista la Ermita del Cerro y la muralla, el grupo entró de nuevo en la ciudad romana, rodeando su anfiteatro y el circo, para llegar al final.

Descubrir, identificar y reconocer enclaves singulares, apreciar la huella humana del aprovechamiento y transformación del medio y el territorio en distintas épocas históricas valorando la situación actual desde la práctica de la Bicicleta Todo Terreno permite sensibilizar de forma activa hacia la prevención y protección del Paisaje Cultural y fomentar la participación social para su uso ordenado, coherente y respetuoso.