Buscar
07:46h. Miércoles, 20 de Junio de 2018

El Gobierno regional inicia 75 talleres educativos de prevención de la violencia de género en colegios e institutos de la provincia de Toledo, donde participarán unos 2.000 estudiantes

Desde hoy martes y hasta finales del próximo mes de febrero, alrededor de 2.000 estudiantes de la provincia de Toledo van a participar en los 75 talleres educativos de prevención de la violencia de género que vuelve a poner en marcha el Gobierno regional, a través del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, en los colegios e institutos y dirigidos a los alumnos y alumnas de Primaria y Secundaria de entre 10 y 18 años de edad.

Estos talleres formativos, desarrollados por profesionales, cuentan con una metodología totalmente activa, participativa y adaptada a las edades de los distintos grupos donde son los propios estudiantes quienes reflexionan y se involucran en la detección de conductas, modelos y roles machistas, con el fin de que las nuevas generaciones sean capaces de detectar y evitar, tanto en su vida cotidiana como en el futuro, cualquier tipo de discriminación y desigualdad, como es la violencia de genero.

Cada taller organizado para diferentes cursos y grupos de edades consta de dos sesiones, ambas con una duración de unos 50 minutos, llevándose a cabo en esta nueva campaña de invierno en los colegios e institutos de 27 localidades toledanas, donde estudian escolares y jóvenes de más de 60 municipios de la provincia.

Mientras de forma preliminar y antes de las vacaciones escolares de Navidad ya se celebraron dichos talleres en Olías del Rey, con un total de 125 estudiantes de cuarto y quinto cursos de Primaria, desde hoy martes se inician las primeras sesiones en los colegios de Yeles y Borox, con escolares de sexto curso de Primaria.

Y en los siguientes días de este mes de enero continuarán su desarrollo en los colegios e institutos de Esquivias, Alameda de la Sagra, Totanés, Cuerva, Noez, Mazarambroz, Pulgar, Ajofrín, Orgaz y Valmojado.

Asimismo, durante el próximo mes de febrero, tendrán lugar en los centros educativos de Primaria y Secundaria de las localidades de: Los Navalucillos, Espinoso del Rey, San Martín de Pusa, San Bartolomé de las Abiertas, San Pablo de los Montes, San Martín de Montalbán, Ventas con Peña Aguilera, Gálvez, Marjaliza, Pantoja, Villaluenga de la Sagra, Villaseca de la Sagra, Mocejón y Magán.

Formar a “Detectives de las desigualdades”

A través de estos talleres educativos se pretende que los chicos y chicas aprendan a convivir en la igualdad y el respeto, a resolver los conflictos de forma adecuada, a desarrollar modelos alternativos a los estereotipos preestablecidos de forma errónea para hombres y mujeres y, en definitiva, a prevenir las consecuencias de la desigualdad, como es la violencia de género.

Se trabaja en centros educativos, al ser uno de los lugares básicos donde se forman los estilos de relación entre niños y niñas y donde no siempre se muestran modelos igualitarios, como por ejemplo, en el uso del lenguaje inclusivo, de espacios comunes de los colegios e institutos y en los modelos y roles de género que ofrecen algunos cuentos o libros de texto.

Los estudiantes participan en los talleres como “detectives”, exponiendo ante el grupo sus dudas e inquietudes y tratando de identificar en las distintas dinámicas planteadas situaciones de igualdad; de prejuicios; de estereotipos de género; de resolución de conflictos de una forma positiva o que, por el contrario, promueven la violencia de género; de mitos del amor romántico que pueden incidir a la hora de establecer una relación sana o insana; de todas esas formas de control que se pueden llegar a ejercer o sufrir a través de las redes sociales y las nuevas tecnologías…

Como prueba de sus habilidades y conocimientos en la materia, al finalizar los talleres, se les hace entrega de un carnet como “detectives de las desigualdades” para que no duden en utilizarlo siempre que detecten cualquier comportamiento machista.

Con todas estas actividades se busca conseguir entre los más jóvenes un impacto que sirva para prevenir y evitar situaciones de violencia de género entre la adolescencia, así como de control y abuso en las parejas adolescentes; además de lograr incrementar las herramientas del alumnado para establecer relaciones sanas e igualitarias.