Buscar
13:12h. Martes, 12 de Diciembre de 2017

La Torre del Agua de Cristina Iglesias se podrá visitar el próximo sábado 19 de agosto gracias a la jornada de puertas abiertas

La Torre del Agua, la escultura de Cristina Iglesias de la Fábrica de Armas, se podrá visitar el próximo sábado 19 de agosto de manera gratuita gracias a las jornadas de puertas abiertas en el ‘Patrimonio Desconocido’; un edificio de estilo mudéjar que cobija un trabajo escultórico vertiginoso, con vistas poco usuales al Casco Histórico y al río y que forma parte del proyecto ‘Tres Aguas’ con el que la artista homenajea al Tajo.

Esta jornada de puertas abiertas, impulsada por el Consorcio, se enmarca dentro de las actividades organizadas por el Ayuntamiento en colaboración con otras instituciones con motivo del 30 Aniversario de ‘Toledo Ciudad Patrimonio de la Humanidad’. Con esta iniciativa, cada mes se ofrecen visitas guiadas a espacios históricos rehabilitados que no se abren diariamente. El horario de esta jornada será el próximo sábado 19 de agosto de 10 a 14 y de 18 a 20 horas.

‘Tres Aguas’, es uno de los trabajos más ambiciosos de Cristina Iglesias y uno los proyectos de escultura contemporánea de mayor peso que se han llevado a cabo en la ciudad en los últimos años. Está concebido como una constelación de esculturas que conecta tres lugares diferentes de Toledo.

Experiencias visuales impresionantes

En concreto, la Torre del Agua está cerca del río Tajo, al borde de la que fue Fábrica de Armas en el siglo XVIII y que ahora es el campus de la Universidad de Castilla-La Mancha. De estilo mudéjar, la torre se utilizó como depósito de agua para generar electricidad. Estuvo en ruinas durante muchos años antes de ser utilizada como parte de este proyecto.

En su interior, alberga ahora una escultura que ofrece una secuencia de experiencias visuales impresionantes. El visitante debe mirar hacia abajo, no para ver un piso sólido, sino un torbellino de agua y una topografía de formas naturales con depresiones profundas, que a veces se sumergen por completo, como si el pozo se rellenara con el agua procedente del río; después, cuando el agua desaparece, las superficies vegetales se muestran en su totalidad.

En el exterior del edificio, hay una escalera de hierro -de la que se puede ver una reproducción en el interior- que lleva a los visitantes hasta el tejado, desde donde pueden disfrutar de unas vistas excepcionales de las murallas de la ciudad, del Monasterio de San Juan de los Reyes y del río Tajo.

Viaje por la ciudad y a lo largo del río

Este conjunto escultórico, realizado por Iglesias en 2014 -Año Greco-, está formado por dos espacios más, una fuente ubicada en la plaza del Ayuntamiento y una escultura situada en el convento de Santa Clara. La experiencia de su trabajo se revela a medida que el visitante se traslada de un lugar a otro y pasa tiempo con cada una de las esculturas.

Iglesias propone un viaje por la ciudad y a lo largo del río Tajo. En cada uno de los tres lugares, Iglesias ha introducido formas escultóricas en el entretejido arquitectónico y ha yuxtapuesto el peso y la estabilidad de la piedra y el metal a la fluidez del agua. Las superficies de las esculturas, realizadas con bajo relieves de acero patinado, recuerdan una maraña de raíces, quizás de un antiguo lecho de un río.

Reconocida en Europa

Cristina Iglesias es uno de los nombres más destacados en el ámbito escultórico de su generación en toda Europa. Además de exposiciones habituales en los principales museos y galerías, en los últimos años, Iglesias ha realizado un pequeño número de proyectos públicos excepcionales, además de ‘Tres Aguas’, ha llevado a cabo la ‘Fuente profunda’ delante del Museo de Bellas Artes de Amberes; las puertas de bronce para la ampliación del Museo del Prado de Madrid, y ‘Estancias sumergidas’ una escultura bajo el agua en el mar Cortés, estado mexicano de Baja California.