Buscar
07:48h. Domingo, 19 de Noviembre de 2017

Centenares de personas degustaron las tapas en el baile del vermú en Villacañas

La jornada del domingo de la Feria de Villacañas siguió la tónica del fin de semana, con una gran participación de vecinos y visitantes en los distintos actos que se desarrollaron durante la jornada, que fue especialmente taurina. Ya desde primera hora hubo actividad en la glorieta del Prado, con el I Concurso de Pintura Taurina Infantil y clases de toreo de salón que organizaron desde la Asociación de Jóvenes Taurinos, que sirvieron de aperitivo para los Encierros Infantiles que tuvieron lugar también en la glorieta y de los que disfrutaron decenas de niños y niñas, que no solo corrieron delante de los toros, si no que se divirtieron con otras actividades para terminar con una refrescante fiesta de la espuma.

También el Baile del Vermú estuvo muy concurrido desde primera hora.

Centenares de personas se tomaron el aperitivo y degustaron las tapas de huevos revueltos con salchichas que prepararon los afanados cocineros de la Hermandad de San Cristóbal y la Comisión de Festejos. Este evento, que se organizaba por primera vez, resultó muy positivo y llenó de ambiente la glorieta del Prado en una jornada gastronómica que no será la única de la Feria villacañera.

El alcalde, Santiago García Aranda, acompañó a los cocineros y colaboradores, a los que en primer lugar felicitó por el trabajo realizado y, especialmente, agradeció su predisposición a colaborar para mejorar y hacer más atractiva nuestra Feria. Por supuesto, ha animado a todos los colectivos que lo deseen a realizar actividades que puedan mejorar la Feria, como ya hacen las peñas y otros colectivos. “Estamos dispuestos a escuchar propuestas, a organizar actividades con la colaboración de los muchos colectivos que tenemos en Villacañas”, ha remarcado, a la vez que aprovechaba para agradecer el trabajo que ya están haciendo los cortadores de jamón esta mañana o el que harán mañana, último día de Feria, los mayores del Centro de Día con sus nietos, elaborando tapas para que las puedan degustar los asistentes al Baile del Vermú.