Buscar
06:48h. Lunes, 19 de Noviembre de 2018

Sustitución de la tubería de alcantarillado, fase clave de la obra de remodelación de la plaza y la zona peatonal de Villacañas

Los trabajos de reforma de la zona semipeatonal de la calle Mayor y la plaza de España están ya en una de las fases más importantes y necesarias del proyecto. Se trata, como ha destacado el alcalde, Santiago García Aranda, que ha visitado las obras esta mañana, de la renovación de las infraestructuras fundamentales, principalmente la red de alcantarillado, sus conexiones con las viviendas y locales, así como los enganches de la red de abastecimiento de agua.

“Cuando se acometen obras de esta envergadura, tan importante o más es invertir en modernizar estas infraestructuras, ya obsoletas, que hacerlo únicamente en lo que se ve”, ha remarcado, recordando que este tipo de actuaciones se están desarrollando en los últimos años en varias calles del pueblo. En lo que se refiere a la calle Mayor, se está sustituyendo el colector de saneamiento, pasando de una tubería de 400 a una sección mayor de 600 mm., el mismo diámetro de tubería que se instaló hace varios años en la calle San Roque.

Del mismo modo, el alcalde ha recordado que el diseño del nuevo proyecto tiene como punto de partida las ideas que se presentaron al Concurso de Ideas para la remodelación de la plaza de España que se llevó a cabo en el año 2009. Entonces se presentaron cuatro propuestas que fueron expuestas al público y que fueron además votadas por los ciudadanos, pero que, desgraciadamente, recuerda el alcalde, eran inasumibles dado que supondrían inversiones muy altas, que doblaban o incluso triplicaban el proyecto actual, cifrado en unos 430.000 euros. Con todo, explica el alcalde, el proyecto parte de algunas de esas ideas presentadas al concurso, que fueron valoradas entonces por comerciantes y vecinos.

Un proyecto ajustado a la disponibilidad económica actual del Ayuntamiento, que conseguirá renovar para varias décadas las infraestructuras básicas de la zona, a la vez que se subsanarán las deficiencias que existían en el pavimento, a causa del uso y de las raíces de unos árboles que han adquirido un tamaño muy importante. En este sentido, el objetivo es que los árboles que puedan mantenerse queden acotados en grandes alcorques para evitar que las raíces levanten el nuevo pavimento, que será de hormigón impreso con distintas texturas para diferenciar zonas de tránsito de vehículos, zonas de aparcamiento y zonas de tránsito de peatones.

La obra va a suponer también la eliminación de la actual fuente, que será sustituida por una fuente transitable, de las que se denominan de suelo o fuente seca, que se ubicará en la zona central de la plaza. Del mismo modo, existirán dos grandes zonas de asiento, con bancos corridos aprovechando los alcorques, y una nueva iluminación, especialmente centrada en destacar los detalles de los edificios públicos de la plaza. Se reorganizarán también las plazas de aparcamiento y las zonas de preferencia peatonal.

Un proyecto con un presupuesto ajustado, en torno a los 430.000 euros, que se ejecutará dentro de la modestia que requiere la situación económica actual y sin que el Ayuntamiento tenga que recurrir al endeudamiento para realizarlo, algo a lo que ayudará una importante aportación económica que ha llegado desde la Diputación de Toledo, administración de la que el alcalde es vicepresidente, a la que se sumará una partida procedente de remanente de tesorería, es decir, de fondos municipales que no se han gastado.