Buscar
20:44h. Martes, 12 de Diciembre de 2017

Cristiano, tanta paz lleves como paz dejas

Por ahí se dice que Cristiano Ronaldo quiere abandonar el Real Madrid por estar indignado con la fiscalía española  que le acusa de defraudar 14,7 millones de euros, al no haber declarado  parte de sus derechos de imagen. Al tiempo que acusa al propio Real Madrid  de no haberle ayudado en todo este sucio asunto.

   Vivir para ver, ¿ Qué culpa tiene el Real Madrid que Cristiano no haya cumplido con sus obligaciones fiscales? Ninguna. Pero claro estamos ante un personaje que posee un elevado ego que le hace sentirse por encima del bien y del mal, y considera, faltaría mas,  que él es inocente de las acusaciones que llegan de Hacienda.

  Vaya por delante que Cristiano Ronaldo es un magnífico jugador  que ha ayudado hacer más grande  al Real Madrid. Que estamos ante el gran goleador en la historia del equipo blanco y que  se ha erigido por derecho propio en leyenda del Real Madrid. Pero también sabemos, que el portugués tiene un egocentrismo que en muchos casos eclipsa sus virtudes como futbolista. Además de ese gran ego, es un auténtico narcisista a quien le sobra soberbio y le falta humildad.

   Son estos defectos que enumeramos lo que están sembrando de espinas su más que posible adiós del Real Madrid, que no sale de sus asombro ante el jaque mate  que le ha dado el luso después de la temporada tan gloriosa que han vivido tanto el propio Ronaldo a nivel particular, como el Real Madrid,  en general.

   El pulso que está manteniendo con el club blanco por la acusación de la fiscalía es imperdonable e injustificable. El Real Madrid nada puede hacer ante la investigación emprendida por Hacienda a su jugador estrella que le acusa de haber defraudado una auténtica millonada, amparado en un entramado inventado por sus asesores que son a los que debería pedir cuentas y no al Real Madrid.

   Si Cristiano Ronaldo cree que es inocente debería seguir en España y defenderse en los tribunales como hacen los mortales de carne y hueso,junto con los que le han metido en este embrollo del que también se han beneficiado algunos. Esto es lo que debería hace en lugar de amenazar con huir del país. ¿Acaso piensa que en Inglaterra o Francia, si es que se va, va a tener derecho de pernada con el fisco? ¿ Y caso cree que vaya donde vaya, si es culpable de defraudar a la Hacienda española, se le va a perdonar? La pena le perseguirá vaya donde vaya, y tendría que pagar la deuda.

   El comportamiento que Cristiano está teniendo con el Real Madrid  que le ha encumbrado en lo más alto,  además de imperdonable, es de un niñato mal enseñado. No son maneras de corresponder a un club que te ha puesto y te ha dado todo para subir a los altares futbolísticos. Cristiano en el Madrid se ha revalorizado y lo ha llevado a lo más alto como jugador, logrando tres balones de oro y tres Champions. Por supuesto que los grandes méritos son de Cristiano que es un futbolista fuera de serie, pero ha tenido la inestimable ayuda de unos compañeros que le han ayudado a ser todavía más grande. Y eso, lo puso el Real Madrid

    Dicen que es de bien nacido ser agradecido. CR7 no lo está siendo con el equipo blanco con sus insinuaciones de su marcha irreversible y hasta con su silencio, todo un síntoma de su malestar.Pues puestos así, que quieren que les diga: que tanta paz lleve como paz deja. Nadie es imprescindible; y más teniendo en cuenta que son ya 32 años los que tiene el portugués.  Al mejor Ronaldo ya lo hemos visto en el Real Madrid. Puede, que en un principio  lo eche de menos, pero el equipo de Zidane tiene suficientes argumento para seguir  marcando la pauta futbolística a nivel mundial. 

   Contrariamente a lo que Cristiano Ronaldo ha confesado  a sus compañeros de la selección portuguesa en el sentido de que no se siente arropado por su equipo, tengo  que decir  que  el Real Madrid ha hecho lo que tenía que hacer, sacar un comunicado en apoyo de su jugador reconociéndole todos sus privilegios y sus cumplimientos legales con el propio club. Y es todo lo que puede hacer. Lo que no puede hacer es prestarle apoyo incondicional en la reclamación de Hacienda, en donde aparece como deudor de más de 14 millones de euros.

     Como muy bien dice Manuel Jabois en el País: “Sentirse arropado es que se celebren tus  goles y no se silben sus fallos; no que se celebren tus declaraciones de Hacienda y se silbe a los que las investigan”.

    Nadie está por encima de la ley, se llame como se llame. Cristiano, aunque él se crea lo contrario,no se va a librar de sus obligaciones con el fisco. El escudo del Madrid no le va a proteger,se ponga  como se ponga. Tampoco sus goles y los estadios llenos le van a salvar de su obligación con la Hacienda pública. Es penoso que amparado en esa afición que le idolatra, y en los pelotas de turno,quiera estar por encima de sus obligaciones como ciudadano.

   Y más penoso es aún que en toda esta historia pretenda comprometer la imagen del Real Madrid en algo que sólo tiene la culpa  él  y el entramado carísimo de abogados que tiene bajo el mandato de su inefable representante,Jorge Mendes, curiosamente  también representantes de Di María,Coentrao; Carvalho y Falcao, todos ellos con problemas con el fisco. Casualidades de la vida.

 Seguramente el reelegido   presidente del Madrid, Florentino Pérez (no se presentó nadie más a las elecciones), ya tiene su primera misión: tratar de convencer a Cristiano para que dé marcha atrás en su idea de abandonar el fútbol español. Puede que esté bien que lo haga, pero nada de bajarse los pantalones ante otra salida de tono del egocéntrico Cristiano Ronaldo. Di Stéfano se marchó del Madrid por discrepancias con Bernabéu, y no temblaron los cimientos madridistas.

   Si al final decide marcharse, lo dicho: “Tanta paz lleve como paz deja”.