Buscar
21:37h. Domingo, 16 de Diciembre de 2018

Sin galácticos, el Madrid se ampara en la cantera y en el esfuerzo

Lo mejor del triunfo del Real Madrid sobre el Valencia (2-0), fue  que la cantera se erigió en gran protagonista de un partido fundamental para la suerte del equipo en esta  liga.

El Madrid,  no solo ganó sino que la cantera madridista se reivindicó con especial protagonismo de Carvajal (impresiónate el trabajo de este jugador que cada día gana en importancia), Lucas Vázquez, el autor del segundo gol que certificó la victoria, y que trabajo de forma incansable ayudando a todos. Junto a estos dos sobresalientes,  hay que destacar la presencia de Marcos Llorente, que firmó otro partido muy serio y que le relanza definitivamente en la lucha por el medio centro titular de cierre. Reguilón, atención a este chico que no se arruga ante nadie y que promete, y mucho. Luego en el segundo periodo salió Valverde, un valor seguro que va a ser muy importante en el futuro  Madrid. No se complica la vida y todo lo hace con una naturalidad encomiable.

Si a esos canteranos añadimos a los Ceballos, que cuajó un buen partido y Asensio, que está mostrando más compromiso, habrá que decir que estamos ante un Real Madrid de mucho futuro. La juventud al poder.

Fue un partido con dos  caras. En el primer tiempo, el Madrid de  Solari fue infinitamente superior a un Valencia que como dijo Santi  Mini, “fue muy cutre”, decepcionaron y de qué manera.  Los blancos sometieron a una gran presión a los de  Marcelino Toral que nunca supieron cómo deshacerse del dominio de los madridistas a los que solo les faltó remate. El 1-0 llegó en una jugada donde él hambre de Carvajal dio sus frutos, al discutirle  un  balón a Paulista, centrar y ante la duda, Wass introdujo el balón en la portería de Neto. Era el 1-0, que hacía justicia al dominio casi abrumador de un buen Real Madrid que ocupaba  perfectamente todos los espacios.

El Valencia durante los primeros 45 minutos estuvo ausente, pero en la reanudación fue otra cosa. Adelantaron líneas, se vino arriba ante la falta de frescura de los blancos que pagaron el esfuerzo de la gran presión que ejercieron en el primer periodo. Dirigidos por un magistral Parejo crearon hasta tres ocasiones claras de gol. En una de ellas, Courtois hizo el paradón de la noche, confirmando el gran portero que es.

Para contrarrestar la presencia constante del equipo valenciano, que buscaba el empate de forma febril, Solari introdujo cambios para refrescar a su equipo,  que de alguna forma pagó el esfuerzo de los primeros 45 minutos.  Salieron del terreno de juego Bale, lesionado, Modric y Ceballos, y entraron Asensio,Valverde  e Isco, que fue el último en salir. Sigue el caso Isco, pero es el jugador el que tiene la última palabra, mientras no se baje de esos aureola de soberbia y chulearía en la que se ha instalado, tiene todas las de perder.

El Valencia seguía a la desesperada a por el empate, se descuidó, dejó espacios y el Madrid en una  contra, remató el partido con el tanto de Lucas Vázquez, que tuvo su origen en una gran jugada llena de energía y compromiso a cargo   de Carvajal, quien fue el principio y el fin de este Madrid que empieza a resurgir y a ser un equipo reconocible .

El peso del lateral derecho es tan importante que el juego del Real Madrid  se ha inclinado al lado derecho. Encomiable  el esfuerzo y el sacrificio de Carvajal que se ha convertido en una pieza fundamental de su equipo.

En la ayuda de Dani Carvajal, siempre estuvo Lucas Vázquez. Ambos cerraron la banda derecha. Un Lucas, que también le echa esfuerzo y bemoles ( los dos cojones que pidió Solari),   y que se ha hecho dueño de la banda derecha, mandando a la izquierda a Bale, quien sigue siendo el eslabón más débil de este Madrid de Solari. Al galés le falta espíritu, parece como ausente y eso que ahora está jugando en su banda natural. Desentona, y mucho,  cuando ves a los demás que se parten el pecho, como ocurrió frente al Valencia.

Modric, va mejorando, hizo una muy buena primera parte para demostrar  que el balón de oro que le den el lunes no es baladí.

Ceballos, trabajó bien, pero debe regatear menos. Marcos Lorente volvió a ser un valor seguro. Con los dos buenos partidos  que ha protagonizado (Roma y Valencia), ha cambiado el rumbo de su carrera en el Real Madrid. Se ha ganado su continuidad y está dispuesto a discutirle el puesto a Casemiro.

Benzema, fuera Cristiano Ronaldo, se ha cargado de responsabilidad y se le ve  más participativo. Está mucho más  comprometido con la causa.

Una causa que pasa por los principios que ha expuesto Santiago Solari: La única forma de rehabilitarse es correr y esforzarse.  La prioridad para salir de la crisis es bien sencilla. Comenzó por los cojones, aunque en Eibar esos atributos los sacaron los otros, pero no por eso dejó de señalar a sus hombres  por la poca vergüenza que tuvieron.

Solari quiere volver a ver a un Madrid reconocible, y todo empieza, como primera piedra,  por el esfuerzo, como hicieron frente al Valencia. Sin galácticos, bienvenido sea el esfuerzo que representa Dani Carvajal.  Los jóvenes, los de la cantera, están convencidos y no regatean el firme compromiso que tienen con el equipo. Ellos fueron un ejemplo, muy bien secundados por los veteranos como Sergio Ramos, Modric,Benzema y Varane. Ese es el camino.