Buscar
07:14h. Martes, 12 de Diciembre de 2017

El Real Madrid renuncia a La Liga

No sé qué pensar, pero visto lo visto parece que el Real Madrid renuncia a la liga. El equipo de Zidane salió al Nuevo San Mamés  sabiendo que el Barcelona había empatado a dos con el Celta en el Camp Nou, y que tenía y debía ganar  para acortar distancias y meterse de lleno en la lucha  por el título de liga. Pero, nada de nada fue incapaz de ganar y de marcar un solo gol a un Athletic en estado deprimente después de caer en la Copa del rey ante el Formentera.

   El encuentro terminó con empate sin goles que no contentó a nadie, pero al menos la afición del Athletic perdonó a los suyos. No así los aficionados madridistas que ven como su equipo sigue reñido no sólo con el gol sino también con el fútbol.

   El Real Madrid tenía una oportunidad de oro para meter presión al Barça, al ponerse a seis puntos y de paso depender de sí mismo para intentar la conquista del título liguero. Además de no conseguirlo, sigue a ocho puntos,  esta dos por debajo del Atlético de Madrid e igualado a puntos con el Sevilla, en la cuarta posición.

   La jugada no le ha podido salir peor al equipo blanco que sigue desenchufado y reñido con el buen fútbol. He  vuelto a ver a un Real Madrid muy académico, practicando un juego  blando, muy de salón pero  carente de mordiente y de intensidad.  Dada la necesidad que tenían de ganar, al equipo le faltó echarle ese algo más  tan necesario para lograr el objetivo que no era otra cosa que el triunfo. Cuando uno quiere ganar, hay que salir a morder y a presionar hasta la extenuación al rival. Algo que no hizo el acomodado Real Madrid.

Zidane,  Salió con el equipo de gala, el mismo que  levantó la Champions en Cardiff y que exhibieron su poderío frente ala Juve.  Pero, por lo que se está viendo ahora , de aquel equipo nada queda. Ese espíritu que tenían les ha abandonado.  La gloria, las alabanzas de la duodécima así como la gran temporada que hicieron ,les subió a la nube de la vanidad. Muchos jugadores aún siguen  en esa nube. Y ya se sabe, el elogio debilita.

    Jugadores como Benzema, no es que haya bajado, siempre  ha estado  en una nube.  Al francés ni  se le ve ni se le espera. La defensa blanca sigue siendo muy inestable. El centro del campo está muy lento  con Modric y Kroos,  muy dispersos como ajenos a lo que se cuece dentro del equipo en su peor momento. Y de la delantera, no digamos, no meten un gol ni al arco iris. El Madrid tuvo dos ocasiones claras, en una Benzema mandó el balón al poste y en la otra Cristiano con todo a favor, lo tiró fuera. Todo un síntoma, el mal momento que vive Cristiano Ronaldo de cara al gol. 

     Benzema sigue siendo cada vez más un cero a la izquierda ¿Hasta cuándo Zidane? El Madrid necesita un delantero centro ya.  A Cristiano alguien le ha echado el mal de ojo y a parte de participar poco, las ocasiones que tiene las falla.

Fue una nueva mala noche de los delanteros blancos, imprecisos de cara a portería y desconectados entre ellos, tampoco anduvieron mejor los centrocampistas con un Isco muy perdido y desacertado que quiere ir a todas partes y no llega a ninguna.Nadie de blanco brilló en un San Mamés, que dio por bueno el empate de los suyos después de una semana muy dura.

   Ocasiones tuvieron los dos equipos para ganar pero la ansiedad  les impidió ver la luz en la portería contraria.

   El encuentro fue vistosos en algunas fases y en otras no tanto por la necesidad imperiosa que tenían los dos equipos por lograr el triunfo. La primera parte fue muy igualada con ocasiones,pocas, para ambos equipos. En el segundo periodo el Real Madrid, puso asedio sobre  el muy vigilado Kepa -que no pasó dificultades-, pero  lo hizo sin orden ni concierto con imprecisiones y mala colocación de los delanteros.

   En otras fase, el partido se convirtió en una dura batalla psicológica que la ganó el Athletic, desesperando al Madrid y a Sergio Ramos que fue expulsado por doble amarilla, tras sacar el codo a pasear  en dos saltos con Aduriz y Raúl García. El central madridista no jugará la próxima jornada contra el Sevilla, en el Bernabéu. Tampoco estarán Casemiro y Carvajal, por acumulación de tarjetas.

    Fue un partido entre dos equipos que no están en su mejor nivel, y en el que pudo más la necesidad del Athletic de superar su depresión que la necesidad que tenía el Madrid de recortar distancias respecto a  su gran rival, el Barcelona.

      El siempre  discutido colegiado Mateu Lahoz  tampoco estuvo muy bien que digamos. No aplicó la ley de la ventaja en una ocasión en la que Cristiano se quedaba solo ante Kepa, por una patada de Etxeita a Modric. Claro que también podía haber pitado penalti en una acción de Sergio Ramos sobre Raúl García.

   En definitiva que a este Real Madrid le hace falta un hervor, una transfusión de sangre para volver a ser el de antaño. Y a Zidane más criterio táctico y menos dependencias.

   Dicho esto, no me resisto a decir lo que siento  e incluso dejar de ser políticamente correcto.

    El Madrid empató (0-0) en Bilbao ante el Athletic más vulgar de los últimos años. Tenía que ganar, y no ganó por ser un equipo pusilánime y carente de pasión. Le faltó estoque y puntilla.

   Zidane dio muestras de su terquedad en alinear a Benzema y en realizar tarde y hasta mal los cambios. El equipo se le está yendo de las manos.

   El Madrid está sin gol y  sin  remate, con un Benzema que tuvo una ocasión clarísima que remató al palo, mostrando desidia,nulidad y que  hasta estorba  a sus compañeros (renovado hasta el 2021 y protegido por Zidane y por Florentino Pérez).

    El Madrid de esta temporada se ha dormido en los laureles, y más concretamente Florentino Pérez que sabía que el equipo se tenía que reforzar y no lo hizo, haciendo caso por una vez al entrenador, en este caso a Zidane

   No solo no se reforzó al equipo sino que se ha debilitado con la marcha de Morata,Mariano, Pepe y James.

   Si se va Morata, muy bien vendido al Chelsea, no puedes dejar marchar a Mariano, un delantero centro rematador que ahora les hubiese venido de perlas al Madrid y que lo está haciendo de cine en el  Olympique de Lyon. La planificación de esta temporada ha sido un desastre, y  lo está pagando el equipo. 

   No puede ser que para que nadie le haga sombra a Benzema, se prescinda de dos delanteros como eran Morata y Mariano. Uno de los dos, se  tendría que haber quedado.

    Esta temporada ni Florentino ni Zidane han hecho los deberes. El problema no sólo es la falta de gol, el problema  ha sido la mala planificación y el que muchos jugadores no dejan de mirarse  el ombligo. Están muy consentidos