Buscar
04:46h. Lunes, 19 de Noviembre de 2018

Solari le cambia la cara al Real Madrid

En el debut de Santiago Solari en la Champions, el Real Madrid se reencontró con el gol, ganando 0-5 al Viktoria Pilsen. Ganó más por calidad que por juego colectivo. Pero dadas las circunstancias que rodean al equipo blanco con tantas turbulencias a su alrededor, no hay nada mejor para encontrar la tranquilidad que el gol.

Además del gol, el Madrid volvió a encontrar al mejor Benzema que nos regaló un primer gol de ensueño. Fue un tanto de gran belleza. El francés recibió de Kroos (que también parece ha resucitado), en la calle del diez, regateó hasta a tres defensas para introducir el balón por debajo de las piernas del guardameta checo. Una preciosidad de gol, que espabiló a su equipo que ya entonces se hizo dueño de la situación y del partido. Acto seguido llegó el 2-0 de Casemiro al cabecear un saque de esquina lanzado por Kroos. Benzema siguió demostrando que quiere volver a ser importante en este equipo, y marcó el tercer tanto que le sirvió Bale, quien a su vez hizo el 0-4 

Con ese contundente tanteo  se llegó al descanso, después de un primer tiempo donde el Viktoria, en los primeros minutos, había comenzado en plan mandón y hasta llegó asustar a los blancos con una madera que hacía presagiar lo peor. Pero el gol y la hermosa jugada de Benzema, que nos volvió a recordar que cuando se pone a jugar hay pocos que le igualen en cuanto a talento y técnica, todo cambió. La desgracia, es que su clase la saca a relucir en muy pocos partidos. Tiene que ser más constante y nadie le discutirá y mucho menos reprobará.

A pesar de la redonda goleada, el Real Madrid sigue en observación. En este país nuestro, somos muy dados a la exageración. Con la goleada en Pilsen, se dirá que este es otro Madrid y que Solari le ha cambiado la cara. Y, es verdad.

A este equipo  aún convaleciente cualquier triunfo y si es una goleada, mejor, le viene de perlas. Desde los triunfos llega la calma. Y a partir de ahí solo le queda que ir creciendo sobre todo con rivales de más entidad, como el que tendrá el próximo sábado en Vigo, contra el Celta.

El fútbol es un estado de animo y solo desde la alegría se puede recuperar un equipo maltrecho física y psicológicamente. En tierras de la República Checa, el Madrid parece que ha encontrado el camino de esa alegría tan necesaria en el fútbol y en la vida misma

De todas formas, no conviene lanzar las campanas al vuelo porque el rival es de lo más débil que hay en Europa, y porque dadas las circunstancias este Madrid es poco fiable. También comenzó muy bien con Lopetegui (1-4 al Girona y 3-0 al Roma, con un fútbol total ) y luego pasó lo que pasó.  

Lo cierto es que con Solari hay otro clima, le ha cambiado la cara al Madrid . Es un equipo más vertical, alegre y sobre todo con más gol. Con el técnico argentino ha regresado ese bien que era tan escaso y que les tenía atenazados. Lleva tres partidos, con tres victorias, once goles a favor y ninguno en contra.

Si el domingo, Solari logra sacar un buen resultado de Vigo,su interinidad se volverá fija hasta el final de la temporada. Su continuidad sería la mejor solución. Este Madrid ya no aguanta otro cambio de entrenador en esta temporada.

Santiago Solari,además de cambiarle la cara, tuvo valentía para remover el once de arriba a bajo. Ha decidido que Courtois sea su portero también en la Champions. En los laterales, ausentes los titulares Carvajal y Marcelo, Odriozola y Reguilón son fijos. Por cierto que el suplente de Marcelo estaba muy cerca, en el Castilla. Este Reguilón, promete y mucho.

De una tacada dejó en el banquillo a Modric,Asensio e Isco. Aplaudo esa decisión porque los tres jugadores citados están en un nivel físico muy bajo y se merecen una ración de banquillo.En la delantera apostó por Lucas Vázquez, Benzema, que fue el mejor y Bale, que jugó por la izquierda y hasta de delantero centro, y no estuvo mal que digamos. Luego en el segundo tiempo, salió Vinicius, que le dio un punto más de velocidad al equipo y esa alegría tan necesaria en estos tiempos tan lúgubres.

Hacía falta remover al equipo, para así remover también las conciencias de algunos jugadores que se habían creído imprescindibles.

El Real Madrid se reencontró con el gol y Benzema con la magia. A partir de su primer tanto desatascó a su equipo que había comenzado con dudas porque el Viktoria Pilsen creyó que los blancos seguían secos en su rendimiento. La historia dio un  giro radical

El segundo periodo hasta sobró. El Madrid quiso más goles y lo encontró en una jugada entre Vinicius y Kroos, que culminó el alemán con un soberbio gol de clase y toque.

Con el triunfo en Pilsen, el Madrid prácticamente ya está clasificado para los octavos de final. Solo falta saber si como primero o segundo de grupo. El partido en Roma dentro de quince días, dictará sentencia.

A la espera de que lleguen las cotas más altas, el equipo de Solari ya tiene su pequeña dosis de optimismo. Ahora le toca recuperar el juego.