Quijote Digital

  • Diario Digital | martes, 19 de octubre de 2021
  • Actualizado 19:47

Agricultores y regantes de la región ambiciosos con la mesa de agua de Castilla La Mancha

El secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha ha participado en la Mesa del Agua de Castilla-La Mancha celebrada en Albacete; en la cual ha expuesto las propuestas de UPA, a oídas de los regantes de las distintas comarcas y demarcaciones de la región. Morcillo ha destacado el avance en infraestructuras, obras, regadíos. Pero con preocupación en la revisión de los planes de Cuenca. Asimismo, se destaca que por fin haya un Plan de Depuración ambicioso, con 629 actuaciones y 568’8 millones de euros hasta el año 2032.

Agricultores y regantes de la región ambiciosos con la mesa de agua de Castilla La Mancha

En la Mesa del Agua celebrada esta mañana en Albacete, UPA Castilla-La Mancha ha valorado el impulso que se ha dado en esta última etapa a las distintas obras, infraestructuras, regadío y depuración en la región. Julián Morcillo ha destacado el esfuerzo que se está realizando para avanzar en la creación de obras e infraestructuras. Por otro lado, ha insistido, como ya hizo UPA en fechas recientes, en que la situación de la planificación hidrológica era mala, pero la alternativa actual es peor, “dejará a nuestros regantes peor de lo que estaban”.

La organización agraria considera que no se tienen en cuenta las reservas necesarias para atender las necesidades de los regantes, “siguen insistiendo en una mala cuantificación de los recursos disponibles de nuestros acuíferos, y hay cuestiones puntuales que siguen sin resolverse”. Por ejemplo, sigue pendiente el compromiso con 1.400 expedientes de agricultores profesionales desde el año 2008; no se ve reflejado en las reformas de los Planes de Cuenca, “una situación provocada por la tremenda sequía que sufrimos en el año 1994”.

Morcillo ha reseñado que lo que hacen los regantes castellano-manchegos no se hace en ningún otro lugar. Regantes que en el Guadiana tienen reconocidos 865,85 hectómetros cúbicos, de los cuales solo están utilizando 324,2, apenas un 37 % de lo que les corresponde, “con lo que ello supone, porque apechugan con esa diferencia”. Lo mismo ocurre en el Segura, de que de 92 hectómetros pretenden dejarlos en 32,1, cuando se les reconoce que los embalses de la cabecera del Segura aportan 323 hectómetros cúbicos al sistema.

Otra cuestión preocupante para la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos es que no se tienen cuantificado de manera correcta los recursos disponibles en “nuestros acuíferos, especialmente en Guadiana y Segura”. El ejemplo del Guadiana muestra las carencias de los estudios, sin ir más lejos, desde UPA indican que ya hay estudios de “los propios regantes” que ponen en evidencia los recursos disponibles de las masas de agua que establece la Confederación.” El estudio viene a ratificar lo que ya pensábamos, que no hay una valoración real de los recursos disponibles de las masas de agua y que la herramienta de la Confederación para su valoración posee tantas deficiencias que la hace inviable para calcular los avances hídricos en al Alto Guadiana”. De hecho, la herramienta que utilizan, FLUSAG, resulta imposible de utilizar como herramienta adecuada, tanto en su construcción, como el calibración y explotación del modelo; según este estudio de las masas de agua.

Finalmente, se ha planteado la situación de los proyectos de regadío de La Gineta, Montalvos y la Herrera en el rio Júcar; una situación amparada en el Real Decreto 950/1989 que generaba una reserva de riego para las zonas de Cuenca y Albacete. Se encuentran reflejados en el Plan Hidrológico Nacional, figuraban en el Plan de Cuenca del año 2014 como regadíos en ejecución, “pero ahora encontramos que la revisión del Plan de Cuenca del Júcar se olvida de ellos”.

Desde UPA Castilla-La Mancha son exigentes con la Mesa del Agua y con las necesidades de los regantes, agricultores y ganaderos de la región, recordando que nuestro territorio no es comparable a otros, puesto que estamos en la cabecera de los ríos, con lo que ello implica. Unido a que tradicionalmente nuestra región se ha visto maltratada por los distintos Planes de Cuenca.