Quijote Digital

  • Diario Digital | domingo, 22 de mayo de 2022
  • Actualizado 16:22

Asaja Cuenca advierte que 2023 será un “año caótico” por el aumento de la burocracia y de las exigencias para la gestión de explotaciones

El secretario general de ASAJA Cuenca, Manuel Torrero, ha solicitado al Ministerio y la Consejería una planificación consensuada con las organizaciones agrarias para facilitar la adaptación de los registros electrónicos y no incrementar los problemas de los agricultores y ganaderos.

Asaja Cuenca advierte que 2023 será un “año caótico” por el aumento de la burocracia y de las exigencias para la gestión de explotaciones

La organización agraria Asaja Cuenca vaticina que el año 2023 va a ser “caótico” para los agricultores y ganaderos debido al aumento de la burocracia que va a suponer la entrada el vigor de la reforma de la PAC, el cuaderno digital de explotación y el registro de fertilización, entre otros, y pide a las administraciones central y regional  una estrategia de adaptación que “facilite incorporar todos estos cambios”.

El secretario general de ASAJA Cuenca, Manuel Torrero, señala que,  las nuevas exigencias para la gestión de las explotaciones,  vienen impuestas desde la Unión Europea, pero lamenta que desde el Ministerio de Agricultura y la Consejería competente se pretenda ponerlos en marcha “a golpe de Real Decreto”, en lugar de planificar su implantación forma flexible “para que agricultores y ganaderos puedan ir adaptándose poco a poco”.

Torrero reclama que se incluyan elementos incentivadores para la incorporación de estos nuevos requisitos, “el Ministerio debe garantizar un periodo de adaptación mediante guías de buenas prácticas para conseguir que se implanten de forma paulatina”.

Además señala que ni la Administración, ni muchas entidades colaboradoras van a poder asumir la carga de trabajo que va a suponer para agricultores y ganaderos la puesta en marcha de estos registros electrónicos, “por lo que vamos a ser las organizaciones agrarias las que finalmente vamos a tener que ser las que apoyemos a los agricultores y ganaderos que se vean indefensos a la hora de asumir este brutal incremento de los trámites burocráticos”.

Desde ASAJA Cuenca se recuerda que el campo también sufre las consecuencias de la brecha digital que ya estamos viendo en otros sectores de la sociedad, y muestra su rechazo a que cada vez haya más exigencias basadas en el uso de las nuevas tecnologías sin tener en cuenta la realidad de los agricultores y ganaderos.

Como ejemplo ya lo estamos viendo con la puesta en marcha de la monitorización a través de los dispositivos móviles, que está suponiendo graves problemas para muchos agricultores y ganaderos que no están familiarizados con las tecnologías.

El secretario general de ASAJA Cuenca, Manuel Torrero, ha solicitado al Ministerio y la Consejería una planificación consensuada con las organizaciones agrarias para facilitar la adaptación de los registros electrónicos y no incrementar los problemas de los agricultores y ganaderos.