• Diario Digital | Viernes, 22 de Febrero de 2019
  • Actualizado 12:07

Asaja Cuenca ofrece su apoyo para la creación de una agrupación de productores de lentejas que acceda a la comercialización y garantice precios por encima de los costes

El presidente de nuestra organización, José María Fresneda, denuncia que las grandes superficies  ofrecen información confusa en la venta de lenteja castellana que procede de USA y Canadá,  mientras miles de toneladas de esta leguminosa de excelente calidad permanece almacenada en nuestra provincia sin salida a los mercados por los bajos precios

Asaja Cuenca ofrece su apoyo para la creación de una agrupación de productores de lentejas que acceda a la comercialización y garantice precios por encima de los costes

ASAJA Cuenca apoyará a los agricultores que quieran agruparse para participar en un proyecto que transforme, distribuya y comercialice la lenteja castellana con el fin de garantizar un precio por encima de los costes de producción y acabar con la incertidumbre en la  que se encuentra este cultivo actualmente.

Esta fue una de las propuestas que salieron adelante en el transcurso de la reunión que ASAJA Cuenca convocó en la tarde de este martes en Motilla del Palancar y a la que acudieron alrededor de un centenar de productores de esta leguminosa de distintas zonas de la provincia de Cuenca.

Durante el encuentro el presidente de ASAJA Cuenca, José María Fresneda, animó a los agricultores a agruparse y a trabajar de forma conjunta para solucionar un problema que se ha dado este año pero que se va a repetir en próximas campañas si no se actúa desde la estructuración del sector y el trabajo en común.

“Vamos a agrupar a todos los que deseen participar para hacer un ciclo cerrado de lenteja para que no haya este tipo de altos y bajos. Intentaremos ponernos de acuerdo con transformadoras y distribuidoras e impulsar un proyecto de integración en un ciclo cerrado para garantizar un precio por encima de los costes de producción. Tenemos que habituarnos a hacer las cosas así”, indicó el responsable de la organización.

 

Además Fresneda insistió en la necesidad de seguir trabajando por la figura de calidad que dé mayor valor a la lenteja castellana que se produce en nuestra provincia y que es muy apreciada por sus especiales características culinarias.

Durante la reunión se creó un grupo de trabajo con agricultores que se ofrecieron para comenzar a trabajar en este proyecto de la mano de nuestra organización.

Además el presidente de ASAJA Cuenca ha alertado de la información confusa que se ofrece en algunas grandes superficies en la venta de lenteja castellana que procede de Canadá y Estados Unidos,  “esta práctica no debe estar permitida y lo denunciamos públicamente para que actúe quien tenga que actuar”.

Mientras esto ocurre miles de toneladas de lenteja castellana de gran calidad está almacenada en naves de nuestra provincia sin poder venderse ante la impotencia de los agricultores.

En este sentido ha recordado que “la situación que se está viviendo en estos momentos con los bajos precios de la lenteja viene motivada porque antes de empezar la campaña hubo una importación masiva de lentejas, las empresas hicieron acopio, se distribuyó en las grandes superficies y cuando llegó la campaña nacional había suficientes lentejas y o no se compraban o se ofrecía un precio insuficiente que no cubría los costes”.

Algunos agricultores comentaban cómo se están ofreciendo precios por debajo de los 30 céntimos, muy inferior al que se ha pagado en anteriores campañas. Mientras tanto en las grandes superficies encontramos la lenteja procedente de Norteamérica, de inferior calidad a la que se produce en nuestra provincia, con precios superiores a los 3 euros el kilo.

El cultivo de la lenteja ha aumentado la superficie durante estos años porque las agriculturas extensivas de secano necesitan diversificar  y modificar su planteamiento de cultivo en busca de rentabilidad por hectárea. La falta de rentabilidad de cultivos como el girasol o el cereal ha empujado al agricultor a apostar por las leguminosas que hasta este momento había tenido una trayectoria más estable y con mejores precios.