Quijote Digital

  • Diario Digital | sábado, 15 de agosto de 2020
  • Actualizado 22:40

El Gobierno regional defiende el trabajo de los olivicultores que hacen posible “el futuro del medio rural en el que se asientan”

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha destacado la importancia de proyectos que integren el papel de los 83.000 olivicultores existentes en Castilla-La Mancha, en una región con 370.000 hectáreas de olivar y 251 almazaras.

El Gobierno regional defiende el trabajo de los olivicultores que hacen posible “el futuro del medio rural en el que se asientan”

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo ha destacado la importancia de los proyectos que integren el papel de los olivicultores, en un sector, el del aceite de oliva que es el que hace posible “el futuro del medio rural en el que se asienta”.  
 
Así lo ha indicado durante la visita que ha realizado hoy a la almazara Torres de Medina en la localidad ciudadrealeña de Torralba de Calatrava, en plena zona de producción de la DO Aceite Campo de Calatrava, con terrenos volcánicos y donde predomina la variedad cornicabra.
 
Martínez Arroyo, que ha acudido junto a la delegada provincial de Agricultura, Amparo Bremard y el concejal de la localidad Marcos López, ha sido recibido por el presidente y secretario del Consejo Rector, Fernando Colado y  Luis Fernando Ruiz Almansa, así como el director gerente y presidente de la almazara, José Antonio Aguilera, y las directoras comercial y de gestión, Araceli y Concepción Aguilera, respectivamente.
Ha sido aquí donde ha resaltado que “necesitamos muchos proyectos como éste en los que sobre todo, se integra también el papel de los olivicultores”. Una empresa en la que hay 200 olivicultores de la zona en el Campo de Calatrava, integrados en este proyecto y sus aceitunas “permiten disfrutar de este aceite tan excepcional que al final lleva el nombre de Castilla-La Mancha” por el territorio nacional y fuera de él.
 
Durante la visita el consejero ha podido comprobar el funcionamiento de la almazara donde estos días está llegando la última aceituna de los cerca de sus socios que comenzó a recogerse a principios de diciembre del año pasado, socios que cuentan con 1.000 hectáreas de cultivo con variedades donde prima la cornicabra, seguida de picual y arbequina.
 
Así ha recorrido desde las tolvas de recogida, pasando por los trenes de aireado y lavado, tolvas de descarga, molino, batidoras, decantadores y tolva de alperujos, hasta la bodega, el tren de filtrado y envasado y la tienda de exposición, donde se encuentra una sala de catas donde han realizado una degustación de los primeros aceites verdes de esta campaña de cornicabra y picual.
 
Por su parte, el presidente de la almazara, José Antonio Aguilera, ha agradecido la visita del consejero y ha destacado que en su labor diaria se dedican ante todo a la calidad del producto, el cual en su mayor parte se vende envasado y en el propio mercado nacional,  apostando por  producir y vender con el objetivo de que al consumidor le llegue el aceite que se produce en su propia zona, proveniente de la cornicabra, principalmente, “una variedad que en el mundo del aceite está muy bien valorada”.
 
La mesa regional del agua, para el 31 de enero
 
En otro orden de cosas, preguntado por los medios de comunicación sobre la celebración de la primera reunión de la Mesa Regional del Agua, el consejero Francisco Martínez Arroyo ha indicado que se producirá el próximo 31 de enero. Un encuentro en el que estarán presentes todas las entidades que tienen algo que decir en esta materia, el tejido económico y social de la región y también las fuerzas políticas, recodando que ese fue el compromiso del presidente Emiliano García-Page.
 
En Castilla-La Mancha ha explicado, se ha venido trabajando ya en la legislatura pasada en un documento de posición en Castilla-La Mancha sobre esa materia en el último año y medio, y  ahora se va a hacer un planteamiento a todos los miembros de la mesa para conseguir un consenso que “nos permita defender la posición de Castilla-La Mancha a nivel nacional”.
 
“Creo que sería muy bueno que tuviéramos consenso entre todos y digo entre todos, incluyendo a todas las fuerzas políticas, para ser más fuertes para defender mejor los intereses de Castilla-La Mancha y hacerlo siempre desde el sentido común y la solidaridad, desde la mano tendida evitando enfrentamientos” entre comunidades autónomas, entre agricultores, o usuarios del agua, porque, ha proseguido Martínez Arroyo, “el agua es ante todo un recurso público un bien público”.
 
Al respecto ha continuado diciendo que “creo que lo que vamos a hacer va a ser casi único en nuestro país, porque lo hacemos desde esa posición de no querer llevarnos el agua de nadie, sino utilizar mejor, de una manera más eficiente, un recurso que es de todos para generar más riqueza”, ha finalizado.