Quijote Digital

  • Diario Digital | lunes, 18 de octubre de 2021
  • Actualizado 12:23

La Unión de Castilla-La Mancha defiende ante el Ministerio de Agricultura una PAC para los agricultores

Asimismo, La Unión de Castilla-La Mancha hace hincapié en la injustificable, y probablemente ilegítima diferencia entre ciudadanos agricultores entre Comunidades Autónomas y exige, en apoyo a la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha, la reducción de las agro-regiones a 5.

La Unión de Castilla-La Mancha defiende ante el Ministerio de Agricultura una PAC para los agricultores

La Unión de Uniones concentra a las puertas del Ministerio de Agricultura a cerca de un millar de agricultores de sus organizaciones territoriales con propuestas fundamentales para salvar al sector del abandono y consiguiente despoblamiento rural.

La principal reivindicación versa sobre la traición que desde la administración central se ha cometido al abandonar al agricultor profesional a su suerte, en lugar de apuntalar su actividad enfocando la PAC en España hacia la salvación del medio rural y evitar su despoblamiento. Es por ello que La Unión de Castilla-La Mancha considera indispensable dirigir las ayudas al agricultor profesional.

La Unión de Castilla-La Mancha, en línea con las peticiones de la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha, a través de su Directora General, Cruz Ponce, muestra su total apoyo a las mismas y exige, siguiendo las recomendaciones de la Comisión Europea, alcanzar un 100% de convergencia evitando así la diferencia de ayudas entre agricultores de un mismo país y de un mismo cultivo. Es por tanto indispensable que se reduzcan a 5 agroregiones, las asociadas a Tierras de cultivo secano, Tierras de cultivo regadío, cultivos permanentes secano, cultivos permanentes regadío y pastos.

Del mismo modo, es decisivo que la ley de la cadena alimentaria termine con los desequilibrios en el mercado que están causando la ruina de agricultores frente al beneficio de la distribución.

En tercer lugar, es crucial que de una vez por todas se convoquen elecciones agrarias tanto a nivel nacional, como regional. No es tolerable que desde 1978 no se celebren elecciones en Castilla-La Mancha y que la representatividad de los agricultores haya sido asignada a dedo mediante petición de las propias Organizaciones Profesionales Agrarias, no habiendo sido elegidas por los agricultores profesionales.