Quijote Digital

  • Diario Digital | martes, 02 de marzo de 2021
  • Actualizado 06:34

Unión de Uniones destaca el altísimo coste de entrada al campo y pide al MAPA que sus propuestas de mejora no se queden en papel mojado

Un joven que se incorpora a una nueva explotación necesitaría una inversión inicial de cerca de 370.000 euros, solo en tierras, para llegar a una renta anual de 18.600 euros

viña
Unión de Uniones destaca el altísimo coste de entrada al campo y pide al MAPA que sus propuestas de mejora no se queden en papel mojado

Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, tras un primer análisis del informe publicado por el Ministerio sobre el acceso a la tierra, denuncia el altísimo coste que es necesario asumir para poder dedicarse profesionalmente a las labores de agricultor.

Unión de Uniones ha analizado los datos oficinales para estimar el coste de entrada a la actividad agraria y, de media, según los datos de la Red Contable Agraria Nacional y la Encuesta de Precios de la tierra, para generar unas rentas agrarias anuales de 18.600 €, sería necesaria una inversión inicial en tierras de cerca de 370.000 €.

A esta inversión en tierras, habría que añadir las necesarias en maquinaria, equipamiento o instalaciones, por ejemplo, además de otros gastos de instalación ligados al inicio de la actividad.

Por cultivos, para generar en torno a una Unidad de Trabajo Agrario (el trabajo efectuado por una persona dedicada a tiempo completo durante un año a la actividad agraria), se necesitaría una inversión de 297.000 euros en frutales, 369.000 en olivar, 237.000 euros en viñedo y 570.000 en cereales.

“Invertir estas cantidades para trabajar de sol a sol, pelearse con las inclemencias del tiempo, las plagas y los abusos en la cadena no parece muy atrayente para jóvenes o nuevos emprendedores” comentan desde la organización. “Y luego nos preguntamos por qué no hay relevo generacional. Porque está todo mal enfocado desde el principio.”, añaden.

A sabiendas de las enormes diferencias por regiones y por cultivos que se dan en España, este análisis llevado a cabo por los servicios técnicos de la organización, muestra la enorme dificultad que presenta la entrada de nuevos profesionales al sector, incluidos los jóvenes, y pone sobre la mesa el carácter limitante del acceso a la tierra para incentivar la actividad profesional agraria. “Si ya es difícil ganarse la vida en el sector disponiendo de tierras, resulta imposible si tienes que comprarlas”, denuncian desde la organización.

Unión de Uniones valora el trabajo realizado por el Ministerio y, de entre las propuestas del documento para afrontar la problemática, la organización hará un análisis más detallado para que no se queden en papel mojado aquellas reformas de calado que contribuyan a mejorar el acceso de los jóvenes a la tierra y a la profesión “Necesitamos una gran reforma estructural para revertir la situación y fomentar definitivamente el relevo generacional. No tenemos tiempo que perder”, concluyen.