Quijote Digital

  • Diario Digital | sábado, 24 de octubre de 2020
  • Actualizado 22:24

UPA de Castilla La Mancha valora la buena gestión de la restructuración de este año

Desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Castilla-La mancha se valora la actuación de la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural en lo referente a los planes de Reestructuración de viñedo 2019/20. Un plan que ha alcanzado a 1.949 viticultores y casi siete mil hectáreas, superando el presupuesto inicial asignado a la región en 2,56 millones de euros

UPA de Castilla La Mancha valora la buena gestión de la restructuración de este año

El año 2020 se está caracterizando por el nivel de adaptación de los agricultores y ganaderos de las explotaciones familiares a las diversas campañas agrícolas desde que se inició la situación de emergencia sanitaria. En este sentido, algunas de las ayudas han recaído de manera positiva en la región, como por ejemplo las ayudas excepcionales en el sector del vino, destilación, almacenamiento, vendimia en verde, donde a Castilla-La Mancham ha llegado el 70 % de los fondos destinados a estas medidas.

Dinero que se dedujo del presupuesto del Programa Nacional de Apoyo a Viñedo; de esta forma, hubo una reasignación de cada una de las medidas que habitualmente se venían financiando y, a Castilla-La mancha, le correspondieron 19.335.614 de euros. Esta cantidad se ha incrementado de manera sustancial, debido a que otras regiones no han utilizado su presupuesto correspondiente en su totalidad. En concreto, la cantidad final que ha alcanzado Castilla-La Mancha son 21.987.246,26 de euros. “Lo que realmente refleja este montante económico es que afecta a 1.949 viticultores, sobre un total de 6.582 hectáreas. Hay que valorar también el esfuerzo, además de la consejería, de los propios viticultores, que siguen modernizando su viñedo. Además, han agilizado la tramiación de sus expedientes para alcanzar todos estos fondos”, ha recalcado el secretario general de UPA Castilla-La Mancha, Julián Morcillo.

La organización agraria ha valorado que la gestión de la reestructutación por parte de la Consejería y el compromiso de los viticultores hacen que Castilla-La Mancha gaste todo el presupuesto asignado en el año 2020 del Programa Nacional Vitícola a las medidas de reestructuración. Y, además, consiga fondos extraordinarios de otras regiones.