Quijote Digital

  • Diario Digital | miércoles, 18 de mayo de 2022
  • Actualizado 14:00

Castilla-La Mancha agradece la unanimidad para aprobar el "mandato constitucional" con una Ley LGTBI que protege derechos fundamentales

La consejera de Igualdad y portavoz regional, Blanca Fernández, ha recordado que el mandato de la Constitución, a través de los artículos 9, 10 y 14 es desarrollar leyes, reglamentos, decretos, programas, proyectos, subvenciones “y lo que sea menester para acabar con la discriminación. Es un mandato constitucional y esta ley desarrolla un mandato constitucional que protege los derechos fundamentales, y Castilla-La Mancha y las personas LGTBI de Castilla-La Mancha no son menos”.

Castilla-La Mancha agradece la unanimidad para aprobar el "mandato constitucional" con una Ley LGTBI que protege derechos fundamentales

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha agradecido a los tres grupos parlamentarios representados en las Cortes regionales el apoyo unánime que han dado hoy a la Ley de Diversidad Sexual y Derechos LGTBI, una norma que viene a desarrollar preceptos constitucionales y a garantizar los derechos y libertades de las personas LGTBI en Castilla-La Mancha.
 
Así lo ha destacado la consejera de Igualdad y portavoz, Blanca Fernández, en el Pleno de las Cortes donde se ha debatido el Proyecto de Ley de Diversidad Sexual y Derechos LGTBI, y en el que ha subrayado que “esta ley desarrolla un mandato constitucional que protege los derechos fundamentales en Castilla-La Mancha y las personas LGTBI de Castilla-La Mancha no son menos”.
 
La titular de Igualdad ha recordado que la Constitución es el gran marco jurídico para la arquitectura institucional de España y para la democracia, para el desarrollo de los derechos y las libertades, las obligaciones, y las políticas, “pero solo con la Constitución no es suficiente” y son necesarias leyes y normas que desarrollen los principios que recoge.
 
Por todo ello, Blanca Fernández ha reafirmado la necesidad de esta norma en la región y ha rechazado las posiciones de quienes contestan la protección de los derechos de las personas LGTBI en Castilla-La Mancha mediante una normativa específica.
 
Con la Constitución en la mano, la consejera de Igualdad ha recordado los artículos 10 y 14 que recogen el derecho a la dignidad de la persona, el derecho a la intimidad personal y familiar, y el derecho a la igualdad y no discriminación respectivamente.
 
Y especial énfasis ha puesto en el artículo 9.2 que explica la obligación de los “poderes públicos de promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social”.
 
“Esto lo dice la Constitución, por tanto, nos está dando un mandato a los poderes públicos que es: este es el marco, desarrollen leyes y después de las leyes, reglamentos, decretos, programas, proyectos, subvenciones y lo que sea menester para acabar con la discriminación. Es un mandato constitucional y esta ley desarrolla un mandato constitucional que protege los derechos fundamentales, y Castilla-La Mancha, y las personas LGTBI de Castilla-La Mancha, no son menos”, ha expresado la consejera.
 
Esta norma permitirá al Gobierno poner en marcha políticas efectivas que supondrán un paso adelante para este colectivo en la región y, en esta línea, Blanca Fernández ha apostado por ir aplicándola “poco a poco, con cabeza, pero inexorablemente para conquistar los derechos que merecen la pena ser conquistados” y por los que “lleváis mucho tiempo luchando”.
 
Este instrumento legal también permitirá al Gobierno proteger de manera efectiva los derechos, de las personas LGTBI y atender a quienes tengan secuelas porque hayan sufrido algún ataque violento, acoso o humillación, sea en redes sociales o en persona, “una realidad a la que no podemos dar la espalda” que afecta o ha afectado en algún momento de su vida a las personas del colectivo.
 
Ley muy participada
 
Otra característica de esta norma que ha destacado la consejera de Igualdad es que se trata de una ley “muy participada”, en la que se ha trabajado de manera intensa “para que salga adelante e incorporar todas las sensibilidades que venían a construir y no a destruir”.
 
En ese sentido, Blanca Fernández ha explicado que en el proceso de elaboración se han aceptado alegaciones con independencia de dónde vinieran porque “si esta ley está hecha para luchar contra los estereotipos y las ideas preconcebidas, contra el miedo y el sectarismo, no podíamos construirla desde las ideas preconcebidas, el miedo y el sectarismo. Teníamos que construirla con la buena fe de quien quería aportar para construir y creo que lo hemos conseguido”.
 
Por todo ello, ha agradecido el trabajo y la colaboración de más de una treintena de entidades, asociaciones y agentes sociales de Castilla-La Mancha que “son las madres y los padres de esta ley”. También ha tenido palabras de agradecimiento para todas las consejerías del Gobierno que han colaborado, por tratarse de una norma transversal, las decenas de personas representadas en los Consejos de Participación de Castilla-La Mancha y el equipo de la Consejería de Igualdad y del Instituto de la Mujer.
 
Agradecimiento a los tres grupos
 
Blanca Fernández también ha agradecido a los tres grupos parlamentarios, Socialista, Popular y Ciudadanos, “su compromiso, su trabajo y el cumplimiento de su palabra. Lo hago con el corazón en la mano en nombre del Gobierno de Castilla-La Mancha”, ha dicho la consejera, que ha recordado que se han aceptado la mayoría de las enmiendas presentadas por los grupos parlamentarios porque mejoraban el texto.
 
La consejera ha afirmado que ésta es una norma que surge de la sociedad civil hecha con mucho rigor jurídico y en este contexto ha agradecido que “desde el primer momento, Ciudadanos, PP y el PSOE dejaron muy claro que iban a apoyar al Gobierno en esta trayectoria que no ha sido fácil. Por ello les quiero agradecer el trabajo, el compromiso y haber aguantado presiones por convicción y por creencia profunda en la justicia. Esto merece la pena decirlo hoy, un momento en el que la política y el ejercicio de la unanimidad y los consensos están tan denostados”.
 
Unas Cortes nunca antes tan llenas
 
La consejera empezaba su intervención saludando y agradeciendo su presencia a todas las personas, instituciones, entidades, administraciones, agentes sociales y activistas históricos e históricas que han querido estar en la aprobación de la ley. Más de 130 personas reunidas en la tribuna y las salas de comisiones de las Cortes de Castilla-La Mancha para asistir a este momento histórico que ha hecho que sea “un día especial para mucha gente”.
 
“Hoy es un buen día para Castilla-La Macha, en realidad para el conjunto de la ciudadanía de Castilla-La Macha porque estoy en la convicción profunda, el Gobierno lo está y toda la Cámara también, de que la inmensa mayoría de la ciudadanía castellanomanchega trabaja para una sociedad cada día más abierta, más plural, más respetuosa, más tolerante. Y como la mayoría, desde el lugar que ocupemos en el mundo, intentamos hacer que vayamos en esa dirección. Por eso, para la inmensa mayoría hoy es un día feliz, aunque esta sea una ley para proteger a una minoría que necesita protección”, ha dicho la consejera al respecto.