Quijote Digital

  • Diario Digital | domingo, 20 de septiembre de 2020
  • Actualizado 12:23

El Gobierno de Castilla-La Mancha declara de interés regional la zona regable de Almoguera, margen derecha del río Tajo en la provincia de Guadalajara

Se trata de un paso necesario para que la Confederación Hidrográfica del Tajo permita la ampliación de la zona regable actual para proceder a su modernización, tal y como ha explicado la consejera de Igualdad y portavoz regional, Blanca Fernández.

El Gobierno de Castilla-La Mancha declara de interés regional la zona regable de Almoguera, margen derecha del río Tajo en la provincia de Guadalajara

El Consejo de Gobierno ha declarado de interés regional la zona regable de Almoguera, margen derecha del río Tajo en los términos municipales de Almoguera, Mazuecos y Yebra, en la provincia de Guadalajara.

Así lo ha dado a conocer hoy, en rueda de prensa, la consejera de Igualdad y portavoz regional, Blanca Fernández, quien ha explicado que la zona declarada comprende un total de 654,44 hectáreas “lo que supone un paso más para poder mejorar todo el regadío de este territorio”.En este sentido, ha informado de que se trata de una medida obligada para que la Confederación Hidrográfica del Tajo permita la ampliación de la zona regable actual con el objetivo de proceder a su modernización “hacia sistemas de regadío más eficientes, que gestionen mejor el agua y que sean más sostenibles y al mismo tiempo, introduzcan un valor añadido a este sector y a esta comarca”.

Tras esta declaración, la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural llevará a cabo un expediente de concentración parcelaria que permita aumentar el tamaño medio de las parcelas, incrementando la eficiencia y la eficacia en su gestión para los propietarios.

De este modo, tal y como ha destacado la portavoz, “se trata de un nuevo compromiso político que demuestra que lo que venimos diciendo lo cumplimos. Ha sido difícil, ha habido que poner de acuerdo a todos los propietarios, pero también era una demanda de todos los habitantes de la zona que hemos podido cumplir y que podrá desembocar en una zona regable moderna, eficiente y que genere más valor añadido a la zona. En definitiva, una apuesta por la cultura del agua del regadío gestionada con eficiencia”.

Además, ha indicado que el acceso al agua aporta rentabilidad, ya que una hectárea de regadío supone cuatro o cinco veces más de valor añadido que una hectárea de superficie de secano.

A este respecto, Blanca Fernández ha puntualizado que en Castilla-La Mancha se riega el 15,35 por ciento del total cultivado “por el 45,8 por ciento de Valencia y el 40 por ciento de Murcia, dos comunidades con gran dependencia del trasvase Tajo-Segura que con el agua que pasa por Castilla-La Mancha han podido desarrollar este volumen de superficie regable. Por tanto, parece razonable que nosotros también tengamos derecho de acceso al agua porque si una parcela regable tiene cuatro o cinco veces el valor de una parcela de secano, el desarrollo de Castilla-La Mancha ha quedado muy limitado por esa imposibilidad de poder acceder al agua debido a que tiene hipotecas diseñadas en épocas anteriores incluso a la democracia”.

Por otro lado, la portavoz ha considerado que, con este tipo de medidas, el Ejecutivo autonómico trabaja para luchar contra la despoblación, ya que se pretende generar riqueza para la zona y aumentar las producciones agrarias, así como se avanza, además, en el compromiso con el medio ambiente, “optimizando los recursos hídricos, como ya viene haciendo el sector, y garantizando un reparto equitativo del recurso disponible”.
 

Una actuación que permitirá la creación de nuevas empresas agroalimentarias
 

Gracias a la modernización de los regadíos, el Gobierno regional permitirá fijar población, asegurar el relevo generacional e incluir nuevos cultivos que permitan la creación de nuevas industrias agroalimentarias. En este sentido, la consejera ha manifestado que “esta actuación favorecerá el cultivo de frutales y hortícolas así como la creación de empresas hortofrutícolas para la manipulación de dicha fruta, con el consiguiente progreso económico y social de esta zona de la provincia de Guadalajara”, tal y como ha revelado la portavoz.
 

La existencia de la presa de Almoguera, sobre el río Tajo, determina una estructura adecuada para llevar a cabo la modernización del regadío sin necesidad de nuevas obras hidráulicas de derivación de regulación.
 

Castilla-La Mancha cuenta con 567.866 hectáreas de superficie agrícola en regadío, lo que supone el 15,35 por ciento del total cultivado en la región. La mayor superficie lo está bajo la modalidad del sistema por goteo, en torno al 70 por ciento.