Quijote Digital

  • Diario Digital | lunes, 09 de diciembre de 2019
  • Actualizado 02:52

El Gobierno regional muestra las oportunidades de una economía en crecimiento como la de Castilla-La Mancha como destino de inversiones

La consejera de Economía, Empresas y Empleo del Ejecutivo autonómico, Patricia Franco, encabeza una delegación del Gobierno regional que visita estos días México para exponer ante posibles inversores las oportunidades y ventajas que ofrece Castilla-La Mancha.

El Gobierno regional muestra las oportunidades de una economía en crecimiento como la de Castilla-La Mancha como destino de inversiones

El Gobierno de Castilla-La Mancha traslada estos días a empresas de México el potencial de la región como territorio de inversión y las oportunidades de una economía en crecimiento que conjuga el auge de sectores tecnológicos punteros y con base innovadora con la fuerza de las actividades más arraigadas y los sectores más tradicionales, una fórmula a la que hay que sumar sus políticas de ayudas a las empresas y su excelente ubicación estratégica, elementos todos que convierten a Castilla-La Mancha en un territorio de gran atractivo para la inversión, un ‘Destino Premium’.
 
La consejera de Economía, Empresas y Empleo del Ejecutivo autonómico, Patricia Franco, encabeza una delegación que ha mantenido contactos con empresas mexicanas radicadas en Monterrey, trabajo que se ha visto refrendado con la celebración de un desayuno empresarial en colaboración con la Cámara de la Industria de Transformación de Nuevo León (CAINTRA), en el que la responsable de la cartera de Economía, Empresas y Empleo del Gobierno de Castilla-La Mancha ha detallado las potencialidades del territorio como destino de inversión. Patricia Franco ha reconocido que para Castilla-La Mancha, México “ya es un gran socio comercial”, pero ha asegurado que existe “potencial para ahondar en nuestra colaboración tanto desde el punto de vista comercial como desde la implantación empresarial”. Desde el año 2015, las exportaciones de las empresas castellano-manchegas al territorio mexicano se han incrementado un 67 por ciento, y rozaron en 2018 los 100 millones de euros, con el textil y las bebidas, además de los aparatos mecánicos, como principales partidas arancelarias.
 
La consejera de Economía, Empresas y Empleo ha hecho un recorrido por aquellas cualidades que hacen sobresalir a la Comunidad Autónoma como destino de inversiones, tales como su ubicación estratégica “en el centro de España” y su red de comunicaciones, al contar con 670 kilómetros de Alta Velocidad, 2.770 kilómetros de vías de alta capacidad y la cercanía con el aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas y el potencial de los aeropuertos de Albacete y Ciudad Real.
 
Patricia Franco ha enumerado los sectores económicos en los que Castilla-La Mancha da muestras de su potencial como destino inversor y ha destacado las oportunidades de cada uno de ellos. Castilla-La Mancha “es la tercera región en volumen de ventas en la industria aeronáutica y exportamos el 70 por ciento de la producción”, ha dicho la consejera, que ha detallado que la comunidad autónoma produce “el 10 por ciento de la producción mundial de fibra de carbono para uso aeroespacial”; ha subrayado el potencial logístico de un territorio en el que se han implantado algunas de la principales empresas internacionales del sector; ha destacado el potencial en materia de energía renovable de la región, que es la primera comunidad autónoma en tecnología fotovoltaica instalada, segunda en termosolar y tercera en energía eólica; o en tecnologías de la información, con empresas de fuerte base tecnológica que llevan a cabo proyectos punteros en su campo con base en la región o con el talento que proporciona la Universidad de Castilla-La Mancha.
 
A todos estos factores se suma el empuje de los sectores tradicionales que cuentan con un gran peso específico en una economía en crecimiento, tales como el metal-mecánico, el turismo y la cultura o el sector agroalimentario, que aglutina la mitad de la producción europea de vino con más de 600.000 hectáreas de viñedo, con la segunda producción regional de aceite de oliva virgen de todo el país o con la Denominación de Origen Queso Manchego, reconocida en todo el mundo. Un sector, además, que ha sido uno de los trampolines en materia de exportación para una región cuyas ventas exteriores alcanzaron su récord en el año 2018 con más de 7.300 millones de euros en exportaciones, “con crecimientos por encima de la media nacional que se están viendo reforzados por las ventas exteriores hasta el mes de septiembre, creciendo medio punto por encima del resto del país”.
 
Estos ingredientes convierten a Castilla-La Mancha en un territorio con un gran potencial para la captación de inversión extranjera, que encontrará en la región un gran caldo de cultivo en el que hacer crecer sus oportunidades de negocio. “Actualmente el peso de la industria en el PIB regional se sitúa en el 19,7 por ciento, prácticamente cumpliendo con el objetivo 2020 europeo y más de 3 puntos por encima del comportamiento del resto del país”, ha explicado Patricia Franco, que ha respaldado la fotografía económica regional con las previsiones y números de organismos como el Instituto Nacional de Estadística, que registra un crecimiento sostenido del PIB por encima de la media nacional; del Ministerio de Economía, que otorga a la región una estimación de crecimiento del 2,1 por ciento este año; y de Ceprede, que sitúa en el 1,9 por ciento la previsión de crecimiento para el año que viene en Castilla-La Mancha, ambas cifras por encima del comportamiento nacional.
 
“Desde que llegamos en 2015 al Gobierno regional, la inversión extranjera se ha multiplicado por seis en Castilla-La Mancha, alcanzando los 311,4 millones de euros en 2018”, ha subrayado la consejera de Economía, Empresas y Empleo, que ha significado que a este crecimiento han ayudado las políticas de estímulo empresarial y de apoyo a la inversión puestas en marcha por el Gobierno de García-Page, y que expuso a las empresas mexicanas presentes en el evento el director general de Empresas, Javier Rosell. Rosell ha destacado el Plan Adelante, que en su primera edición ha destinado a ese impulso 260 millones de euros, o las medidas de incentivación empresarial, que abarcan desde el apoyo a la inversión hasta las ayudas a la contratación, pasando por la Ley de Acompañamiento a las Inversiones Empresariales Estratégicas, pondrá a disposición de las empresas una puerta única de entrada para que puedan iniciar su actividad en la región en el menor tiempo posible, que se tramitará en 2020 y que contempla la creación de la figura de tutor que ayudará en la gestión de los trámites administrativos a todas aquellas empresas que quieran instalarse en el territorio.
 
En el desayuno, celebrado en el Club Industrial de Monterrey, han intervenido, además de los representantes institucionales de Castilla-La Mancha, el director de Relaciones Institucionales de la Cámara de la Industria de Transformación de Nuevo León, Jesús Francisco López, que ha sido el encargado de dar la bienvenida a las empresas participantes; el subsecretario de Inversiones y Desarrollo Industrial de Nuevo León, Lorenzo Aguilar; así como Pablo Orozco, gerente de Brahm en México, y Francisco Lebrija, director global de Comunicación Corporativa de CEMEX, que han dado testimonio de casos de éxito en materia de inversión en la región.