Quijote Digital

  • Diario Digital | jueves, 21 de octubre de 2021
  • Actualizado 04:32

El servicio de Oftalmología del Hospital de Ciudad Real incorpora tecnología avanzada para diagnóstico y tratamiento de patología ocular

Se ha incorporado un láser amarillo para el tratamiento no invasivo de enfermedades maculares que beneficia especialmente a pacientes diabéticos, ya que permite el abordaje terapéutico del edema macular diabético.

El servicio de Oftalmología del Hospital de Ciudad Real incorpora tecnología avanzada para diagnóstico y tratamiento de patología ocular

El servicio de Oftalmología del Hospital General Universitario de Ciudad Real, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, cuenta con la tecnología más avanzada en el diagnóstico y tratamiento de patologías oculares prevalentes.
 
En las últimas semanas se han incorporado dos nuevos equipos de alta tecnología, entre los que se encuentra un Pentacam para la Unidad de Córnea y un nuevo láser amarillo que permitirá el tratamiento no invasivo del edema macular diabético, la retinopatía serosa central o la oclusión venosa retiniana.
 
Se trata, tal y como ha explicado el doctor Halaoui, jefe del servicio de Oftalmología de Ciudad Real, de una “mejora tecnológica en beneficio del paciente que garantiza, en el caso del láser amarillo, tratar patologías de mácula asociadas a los pacientes diabéticos y ampliar la cartera de servicios de la Unidad de Córnea con la incorporación del Pentacam”.

Los tratamientos con láser “evolucionan constantemente y es necesario contar con la última tecnología, ya que ésta es más eficaz y menos invasiva”, ha añadido Halaoui. El láser amarillo de 577 nanómetros con el que cuenta el Hospital de Ciudad Real permite “fotomodular el epitelio pigmetario de la retina y obtener un efecto terapéutico sin apenas efectos secundarios, ni a corto ni a largo plazo”.
 
Según ha explicado el jefe de Oftalmología, este tipo de tratamiento “no podíamos realizarlo antes sin provocar lesiones o cicatrices asociadas”, por lo que no sólo incorporamos una tecnología más avanzada con mejores resultados, sino que gracias a este tipo de láser podemos tratar patologías de la mácula prevalentes. Entre ellas, ha añadido Halaoui, “el edema macular diabético, que es la principal causa de ceguera en pacientes diabéticos y cuyo abordaje combina el uso de esta nueva herramienta terapéutica con los tratamientos intravítreos”.
 
Tecnología diagnóstica avanzada
 
La Unidad de Córnea completa su parque tecnológico con un nuevo dispositivo, el Pentacam. Una herramienta avanzada de diagnóstico que permite valorar ectasias corneales, dentro de las cuales la más frecuente es el queratocono. Se trata, en su conjunto, de enfermedades degenerativas que provocan alteraciones de parte anterior del globo ocular. La incorporación de este equipamiento amplía la capacidad diagnóstica de la Unidad de Córnea y permite el uso en pacientes pediátricos.
 
Así lo ha explicado el doctor Antonio Adán, oftalmólogo de referencia de la Unidad junto a la doctora Medina, que ha señalado la importancia de contar con tecnología avanzada que garantiza el estudio exhaustivo del segmento anterior del ojo y permite analizar posibles lesiones en la córnea, así como aportar información de la cámara anterior, el iris o el cristalino.
 
El Pentacam se basa en una cámara rotatoria de 360 grados que captura imágenes desde la superficie anterior de la córnea hasta la cápsula posterior del cristalino y ofrece “imágenes de alta calidad para la detección precoz de patologías corneales, aportando mayor información que otro tipo de sistemas diagnósticos”, ha añadido Adán.
 
Con esta herramienta se amplía la cartera de servicio de la Unidad de Córnea, de la que se benefician un centenar de pacientes, y completa la subespecialización dentro del propio servicio de Oftalmología en el que se cuenta también con una Unidad de retina y otra de Glaucoma.