Quijote Digital

  • Diario Digital | viernes, 04 de diciembre de 2020
  • Actualizado 21:43

La Diputación de Cuenca ayuda a un total de 148 comercios en pueblos de menos de 250 habitantes con 130.000 euros

La presidenta del Patronato de Desarrollo Provincial, Elena Carrasco, ha destacado que estas ayudas son muy importantes para que estos establecimientos sean rentables

La Diputación de Cuenca ayuda a un total de 148 comercios en pueblos de menos de 250 habitantes con 130.000 euros

La Diputación de Cuenca, a través del Patronato de Desarrollo Provincial, ha publicado hoy las ayudas para el mantenimiento de la estructura comercial básica en municipios de menos de 250 habitantes que ascienden a 130.000 euros. Esta subvención ronda aproximadamente los 880 euros y va a destinada a aquellos pequeños autónomos y establecimientos que han prestado un servicio fundamental en este 2020 a causa de la pandemia.

La presidenta del Patronato, Elena Carrasco, ha señalado que estas ayudas se tornan muy importantes para que estos pequeños negocios “sean rentables”, porque el Covid ha demostrado la gran diferencia que han vivido aquellos pueblos que han mantenido una tienda con productos de primera necesidad y los que no lo han hecho. En este sentido, Carrasco ha destacado que estos establecimientos son en su mayoría bares que, además venden otros productos, y que se encuentran en un total de 91 municipios pequeños de la provincia.

La vicepresidenta provincial ha incidido en esa labor de acompañamiento realizada durante los meses del confinamiento donde “eran el nexo de unión entre personas mayores que estuvieron en los pueblos”, una función social “inestimable” por parte de estos pequeños establecimientos.

Precisamente el presidente, Álvaro Martínez Chana, visitaba hace unos días uno de estos establecimientos, concretamente una carnicería ubicada en La Pesquera, y agradecía personalmente todo la labor y el trabajo realizado por este colectivo. Desde la Diputación de Cuenca se trabaja para que estos establecimientos puedan ser viables y continúen prestando la función social que realizan.