Quijote Digital

  • Diario Digital | sábado, 13 de agosto de 2022
  • Actualizado 00:00

La Diputación de Cuenca va a invertir 150.000 euros en rehabilitar y mejorar el puente de Vadocañas en Iniesta

El diputado de Patrimonio, Miguel Ángel Valero, ha visitado esta infraestructura de origen tardo medieval que es uno de los puentes más grandes de España con un solo ojo

La Diputación de Cuenca va a invertir 150.000 euros en rehabilitar y mejorar el puente de Vadocañas en Iniesta

La Diputación de Cuenca aprobó en el pleno extraordinario del pasado 14 de julio una modificación presupuestaria para actuar en distintas atractivos patrimoniales de la provincia con una inversión de 800.000 euros. Una de las intervenciones más importantes será la del puente de Vadocañas, perteneciente al pueblo de Iniesta, pero muy visitado por municipios cercanos como El Herrumblar, Villarta o Villalpardo.

El diputado de Patrimonio, Miguel Ángel Valero, ha estado visitando junto a técnicos provinciales esta infraestructura que data de época tardo medieval y es muy importante como camino que une Madrid y Valencia. El responsable provincial ha explicado que se están ultimando los detalles del proyecto que va a permitir mejorar el estado de conservación de esta infraestructura que estuvo en uso hasta el siglo XIX y que fue muy afectado por las Guerras Carlistas que asolaron esta zona.

Valero también ha detallado que su único ojo posee unos 33 m de luz, lo que lo convierte en uno de los puentes de estas características más grandes de España.

Este puente sobre el río Cabriel hace de frontera natural entre las provincias de Cuenca y Valencia, además, está incluido en la Reserva Natural de las Hoces del Cabriel. Esta vía de comunicación fue utilizada a diario por carreteros que recorrían este paso fronterizo entre La Mancha y Valencia para transportar mercancías desde una región a otra. Además durante siglos fue un punto estratégico, ya que sirvió como aduana entre los reinos de Aragón y Castilla.

El puente está construido en piedra labrada y se encuentra cimentado con las mismas rocas que es posible hallar en las márgenes del río. Las aguas del Cabriel en este punto son bastante suaves, lo que permite el baño durante el periodo estival. En sus aguas es posible observar especies como la trucha, el blenio o la nutria, que ha encontrado en este paraje de las Hoces del Cabriel un enclave perfecto en el que habitar, mientras que en las laderas aledañas del río la gran protagonista es la cabra montés, una de las especies mejor adaptadas a este escarpado entorno de las Hoces del Cabriel.