Quijote Digital

  • Diario Digital | sábado, 26 de septiembre de 2020
  • Actualizado 12:37

El PP denuncia que los niños de Fuentelespino de Haro siguen sin clase ni profesor pese a que Educación ya certificó la idoneidad de las instalaciones

Benjamín Prieto pide a la Junta que deje de mentir sobre lo que realmente está ocurriendo y que “no utilice a los niños y su derecho a aprender como arma para tratar de hacer méritos  contra un alcalde del Partido Popular”

El PP denuncia que los niños de Fuentelespino de Haro siguen sin clase ni profesor pese a que Educación ya certificó la idoneidad de las instalaciones

El alcalde de Fuentelespino de Haro, Benjamín Prieto, ha exigido a la Junta de Comunidades que “no demore más la apertura del colegio” del municipio y que lo dote “de inmediato de un profesor”. Y es que los cinco niños del municipio comienzan la semana como terminaron la anterior, sin poder ir al colegio, pese a que las instalaciones municipales destinadas a tal fin, “están disponibles, tal y como acreditó la inspección de la Consejería de Educación”, informa el primer edil. Para Benjamín Prieto, “todo este ruido y modo de actuar del Gobierno Regional se reduce simple y llanamente a arremeter contra un alcalde del Partido Popular. Están utilizando a los niños y su derecho a aprender como arma para tratar de hacer política”, lamenta el también diputado en Las Cortes, “los verdaderos perjudicados con este modo de actuar sin sentido de la Junta son los niños y sus padres y madres”, añade Prieto.

El primer edil ha denunciado también, “el intento torticero del Gobierno que preside Page de contar una situación a su antojo, mintiendo, cuando todos los habitantes de Fuentelespino sabemos cual ha sido la historia del colegio en estos últimos años”. Recuerda Benjamín Prieto que la escuela cerraba en 2014 “no porque no llegáramos al número mínimo de alumnos, ni porque lo decidiera unilateralmente una administración, sino porque los padres, dentro de la libertad que les asiste como tales, decidía que querían que sus hijos fueran a clase con más niños en otros pueblos”. Ahora, en el actual curso, la situación ha cambiado, “y es también lógico que por seguridad de los pequeños y tranquilidad quieran que los niños se queden en un entorno que ofrece unas garantías que en otros centros puede que sea más difíciles de cumplir”, añade el alcalde.

Al colegio de Fuentelespino de Haro sólo le falta el profesor. Días antes del inicio de las clases, inspectores de Educación daban, reitera Prieto, el visto bueno a las instalaciones, “la excusa de que la petición de apertura de la escuela llegaba tarde a Educación no se sostiene. Hay pueblos en la provincia que, a día de hoy, están animando a sus vecinos a solicitar la apertura del colegio y tratando de convencer a los padres de que dejen a sus hijos estudiar en los municipios. ¿Tan difícil es que cuando tenemos a los niños esperando y las instalaciones preparadas la Junta envíe a un profesor de los 3.000 que anunció que iba a contratar para este curso?”, se pregunta Benjamín Prieto, quien sigue insistiendo en que lo que ocurre en su pueblo, “a parte de una venganza sin sentido hacia un pueblo es una muestra más de la desorganización e improvisación de la Junta de Comunidades”