Quijote Digital

  • Diario Digital | Martes, 21 de Mayo de 2019
  • Actualizado 21:34

La Sala Iberia acogerá una exposición sobre el Modernismo en Cuenca

Organizada por la Demarcación de Cuenca del Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla-La Mancha, “A través del espejo” busca mostrar cómo pudo ser el centro de la ciudad de Cuenca en esta época y las “huellas” que aún quedan, como el propio Edificio Iberia.

La Sala Iberia acogerá una exposición sobre el Modernismo en Cuenca

La sala de exposiciones del Edificio Iberia acogerá del 22 de febrero al 3 de marzo la muestra “A través del espejo: el Modernismo en Cuenca”, organizada por el Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla-La Mancha Demarcación de Cuenca.

Modernismo, con el que se designa a una corriente de renovación artística de finales del XIX y comienzos del XX, fue sinónimo de progreso y reflejo de una nueva situación socioeconómica originada en la revolución industrial que ponía fin a una profunda crisis económica y social que, con la grave despoblación de la parte alta, ponía en peligro a iglesias y obras de arte. Pero a finales del siglo XIX y principios del XX Cuenca pareció resurgir de sus cenizas. Se produce un incremento de la población y la economía conoce una ligera reactivación, gracias a que se comenzaron a explotar los pinares y a la llegada del ferrocarril en 1883.

En este movimiento, la ciudad alta deja de ser el centro económico y social para dar paso a la ampliación de la ciudad en su parte baja, donde antiguamente sólo había huertas. Surge así Carretería y lo que entendemos como "ensanche conquense", es decir, Parque San Julián y alrededores. A estos años debemos el desaparecido mercado realizado en hierro, el cementerio nuevo, y proyectos de alcantarillado, alineamiento y ampliación de calles, trazado de aceras, etc.

Sus artífices plasmaron su ingenio en edificios públicos de cierta envergadura como fue el Palacio de la Diputación, las Escuelas Aguirre, la nueva fachada de la Catedral o en nuevas obras de ingeniería como el puente San Pablo y un sinfín de edificios privados financiados por una burguesía incipiente, como por ejemplo el Hotel Iberia.

De la mano de arquitectos como Elicio González, Fernando Alcántara o Luis S. de los Terreros, el modernismo conquense, de sencillo diseño y gusto popular, era asumido como una moda estética que se manifiesta sobre todo en los detalles decorativos y plasmado en la traza de rejerías, molduras, miradores o cornisas.

Los escasos edificios de esta época que han llegado hasta nuestros días, son un testimonio indispensable a preservar.

El singular Hotel Iberia, del mismo autor que edificios tan singulares, y protegidos, como “La Adriática” o “La Unión Mercantil” en la madrileña calle Gran Vía, es el mejor de los marcos posibles para albergar la muestra “A Través del espejo”, que mostrará lo que pudo ser el centro de la ciudad de Cuenca, lo que no es  en la actualidad y lo que está aún en nuestra manos que sea, pues la exposición pretende invitar también a una reflexión sobre el futuro de esta zona de Cuenca.