Quijote Digital

  • Diario Digital | lunes, 18 de octubre de 2021
  • Actualizado 10:30

El CD Villa remonta al CD Yunquera en tierras alcarreñas, y logra la gesta de la victoria

La victoria había sido trabajada, con circunstancias muy adversas, marcador en contra, fuera de casa, y todos los ingredientes para lo que supuso tres puntazos más para los de Fausti Manzanero, que ahora pueden pensar en sus dos próximos rivales en el Municipal "Gregorio Vela" de La Villa de don Fadrique

El CD Villa remonta al CD Yunquera en tierras alcarreñas, y logra la gesta de la victoria

El CD Villa culminaba este sábado su segunda salida, lejana, muy lejana, del grupo II de la Primera Autonómica Preferente. Como recién ascendido, todo es nuevo, todos los rivales son desconocidos, y "El Jaenal" de la población alcarreña de Yunquera de Henares no era un campo fácil a tenor de cómo el Mora se dejó dos puntos en la jornada anterior. Pero es que tras unos primeros 15 minutos donde los locales marcaron dos dianas, todo se ponía cuesta arriba. No obstante el CD Villa tiró de talento y antes del descanso Jaime Beamud ya había acortado distancias. La segunda parte, de dominio fadriqueño, fue no apta para cardíacos. Zarza empataba, Carni  marcaba el tanto de la victoria en el 90, y en el descuento, Zarco paraba un penalti tras el que los fadriqueños se quedaron fríos primero y eufóricos después. Tres puntazos para el casillero de los de Fausti Manzanero, que completan una victoria en un choque muy complicado por todo. La gesta de la remontada fue un hecho, pero al final, muy al final.

El encuentro empezaba mal para el CD Villa, que en los primeros compases encajaba un gol en contra. El portero fadriqueño Zarco no se entendía bien con los defensores y el esférico terminaba en el fondo de la red, en una circunstancia que aprovechó muy bien el jugador local Carlos Martínez. Jarro de agua fría para los toledanos, que empezaban fuera de casa mal el partido. El CD Yunquera se hacía fuerte en su cancha, y esa distancia, aprovechando el aturdimiento de lo visitantes, volvían a ampliarla a los 13 minutos los alcarreños con un gol del goleador local, Javi Robledo en otro fallo defensivo.

Ese tanto por fin espoleó a los visitantes que empezaron a tomar la manija del choque, y así era como reducían distancias a los diez minutos del dos a cero. Fue en una jugada trenzada que terminó en las botas de Beamud que de un certero disparo cruzado batía al meta local, y acortaba la ventaja de los locales que empezaban a diluirse. El físico y el ingenio comenzaba a decantarse del lado visitante, tanto, que antes del descanso Carni tuvo un mano a mano con el cancerbero local, que le detuvo el que hubiera sido un empate a dos mágico antes del descanso, pero la pelota no entró.

Segunda parte no apta para cardíacos

Y en la segunda parte el dominio fue de los fadriqueños. Nada más arrancar el segundo tiempo Rubio remataba un balón cruzado que se iba por encima del larguero incomprensiblemente, al estar prácticamente debajo del travesaño. Era un aviso de lo que iba a venir. Los de Yunquera de Henares intentaban contemporizar el partido para hacer bueno el 2-1, pero fue ahí cuando Zarza, que acababa de salir sustituyendo a Beamud, se internaba por el lado izquierdo del área y de un tremendo tiro cruzado ponía las tablas en el marcador y daba algo de tranquilidad a la escuadra fadriqueña. El protagonista del primer gol sustituído por el protagonista del segundo, el cambio no podía ser más acertado, a tenor de lo que acontecía sobre el verde.

El dominio visitante se acentuaba, los locales se empleaban en defensa, y la intensidad del CD Villa tenía varios rematadores que terminaban en fuera de juego, o jugadas como la de Alberto Abengózar que salía fuera por poco. Ya casi se cumplía el tiempo reglamentario cuando Carni enganchaba en balón y el tiro cruzado hacía el 2-3. La remontada había terminado en gesta, y la tragedia en algo mejor para la tarde del sábado. Pero el encuentro no terminaba, y en la prolongación de 8 minutazos que se hicieron para los toledanos, llegó una jugada que dejó a los fadriqueños el corazón y el alma helados. Zarco recibía un balón y ante la presión de los locales el árbitro sentenciaba penalti. El tiro lo paraba el propio cancerbero toledano y el partido por fin llegaba al final.

La victoria había sido trabajada, con circunstancias muy adversas, marcador en contra, fuera de casa, y todos los ingredientes para lo que supuso tres puntazos más para los de Fausti Manzanero, que ahora pueden pensar en sus dos próximos rivales en el Municipal "Gregorio Vela" de La Villa de don Fadrique, dos platos fuertes consecutivos, el Mora y Los Yébenes, a cuál más difícil. A favor, el buen ánimo recuperado tras este encuentro en lejanas tierras alcarreñas, y la afición fadriqueña, siempre fiel.