Quijote Digital

  • Diario Digital | martes, 05 de julio de 2022
  • Actualizado 16:48

La representación de la Pasión y la Procesión de las Carracas estremecen a Quintanar la noche del Miércoles Santo

La noche del Miércoles Santo ha tenido lugar la Procesión de las Carracas una de las más características de Quintanar de la Orden habiéndose celebrado previamente la representación de la Pasión y Muerte de Jesús.

La representación de la Pasión y la Procesión de las Carracas estremecen a Quintanar la noche del Miércoles Santo

El estruendo de carracas volvió a sonar un Miércoles Santo más en Quintanar.

La Cofradía del Cristo de la Humildad toma el protagonismo la noche del Miércoles Santo con la celebración de una de las procesiones más singulares de la Semana Santa quintanareña, declarada de Interés Turístico Regional.  Se trata de la procesión de las Carracas que parte de la ermita de San Sebastián con el titular de la Cofradía, el Cristo de la Humildad precedido por los nazarenos que portan carracas que hacen sonar durante todo el recorrido, emulando así el escándalo y el vocerío del pueblo de Israel cuando Jesús fue juzgado ante Pilatos y condenado a muerte en la Cruz.

A la salida de su ermita y, ante un silencio sepulcral, la quintanareña Ariadna Ortiz, interpretaba una saeta que dedicaba al Cristo de la Humildad.

La imagen era portada en andas por los cofrades de dicha Hermandad y al compás de las marchas procesionales de la Agrupación Musical Stmo. Cristo de la Humildad, recorrió las calles de la población con el ruido estremecedor de las carracas hasta la Iglesia Parroquial. Una sobrecogedora escena que volvió a poner los pelos de punta a todos los quintanareños y visitantes que acudían a la cita como cada Miércoles Santo y que abarrotaron las calles del municipio para disfrutar de esta procesión.

Cabe recordar que estos dos años en los que no se han podido celebrar procesiones de Semana Santa debido a la pandemia, las carracas nunca han dejado de sonar la noche del Miércoles Santo. En el año 2020 desde los balcones y ventanas de los cofrades; y el pasado año, desde la Plaza de San Sebastián donde se reunieron los cofrades para hacer sonar las carracas.

Señalar también, que este año acompañaban a la Cofradía del Cristo de la Humildad una representación de nazarenos de las distintas Cofradías de Quintanar que también hicieron sonar las carracas.

A la procesión, asistieron las autoridades religiosas, miembros de la Junta de Cofradías, así como el delegado de la Junta en Toledo, Javier Úbeda; el alcalde, Juan Carlos Navalón; concejales de la Corporación Municipal; y la secretaria regional del PP, Carolina Agudo.

El delegado de la Junta en Toledo, Javier Úbeda ponía en valor la Semana Santa quintanareña, una de las más importantes de Castilla –La Mancha como así lo refleja su título de Interés Turístico Regional que ostenta desde el 2007. Úbeda resaltaba el sentimiento cofrade que se palpa en las calles y entre los cofrades de Quintanar convirtiendo las procesiones en un icono de una Semana de Pasión que permite recrear cronológicamente la Pasión y Muerte de Jesucristo. El delegado trasladaba el apoyo del Gobierno regional, para conservar y potenciar al máximo nuestra fiestas y tradiciones como es, en esta ocasión, la Semana Santa.

Por su parte, el alcalde, Juan Carlos Navalón, afirmaba que, aunque ya han sido muchos los actos celebrados en torno a la Semana Santa de Quintanar, es el Miércoles Santo, con la representación de la Pasión y la Procesión de las Carracas el que sirve de pistoletazo de salida a cuatro días de intensa actividad donde toman el protagonismo el fervor y la devoción de los quintanareños y quintanareñas a través de las procesiones. Destacaba Navalón la gran tradición que siempre ha caracterizado a Quintanar como así lo reflejan sus 13 Cofradías y más de 3.000 cofrades que estos días procesionan en la localidad. Asimismo, invitaba a todos, vecinos y foráneos a salir a la calle y disfrutar de la Semana Santa.

Una representación recuerda la Pasión y Muerte de Jesús

Previamente a la procesión, es costumbre realizar una representación, que llevan a cabo miembros de la Cofradía del Cristo de la Humildad, recreando los momentos más importantes de la Pasión y Muerte de Jesucristo.

Desde la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, pasando por la Última Cena con sus discípulos, la negación de Pedro o la traición de Judas, hasta la Oración en el Huerto, la condena ante Pilatos y, finalmente, su crucifixión y muerte.

Cientos de vecinos se acercaron hasta la inmediaciones para rememorar, junto con los actores, los momentos que vivió Jesús de Nazaret los últimos días de su vida y que, cada Semana Santa, recordamos con los diferentes actos litúrgicos y procesiones.

Advertisement