Quijote Digital

  • Diario Digital | domingo, 29 de enero de 2023
  • Actualizado 00:00

“El Verdugo”, segunda película del ciclo de cine homenaje a Luis García Berlanga de Quintanar

De nuevo la noche de este viernes se celebraba una nueva sesión de “Tres viernes…con Luis García Berlanga” que organiza Cineclub Quintanar en colaboración con la Concejalía de Cultura de Quintanar de la Orden.

“El Verdugo”, segunda película del ciclo de cine homenaje a Luis García Berlanga de Quintanar

La Sala “La Encina” del Centro Cívico Príncipe de Asturias completaba su aforo en la segunda sesión del ciclo de cine “Tres viernes…con Luis García Berlanga” donde se proyectaba la película “El Verdugo” y se contaba con la presencia de Eduardo Torres-Dulce, ExFiscal General del estado, Of Conusel en  “Garrigues Abogados”, crítico cinematográfico y miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos”.

Una propuesta que congregó a numeroso público que no quiso perderse la proyección de la película ni la intervención de Torres-Dulce al que Juan Antonio Gómez le daba la bienvenida y le agradecía su participación en la actividad.

En ese sentido, Gómez explicaba que  es la cuarta vez que Torres-Dulce viene a Quintanar de la Orden y participa en  algunas de sus propuestas relacionadas con el Derecho y el cine.

La película “El Verdugo” una de las mejores del director de los años 60  tiene una relación especial con Eduardo Torres-Dulce debido a que es un película con un contenido muy jurídico. “Él es uno de los más eminentes juristas del país y siempre le ha gustado ver esta película desde una perspectiva jurídica además de ser un apasionado vinculado al mundo del cine, de la crítica y de la producción cinematográfica”.

Por su parte, Eduardo Torres-Dulce que también alabó la figura de Juan Antonio Gómez, comenzaba su intervención explicando que ha tenido la suerte de ser amigo personal de Luis García Berlanga los últimos 25 años de su vida a raíz de una serie de actividades culturales que el director organizó comentando algunas anécdotas vividas con él.

“Berlanga es un maestro del cine, es un cineasta absolutamente deslumbrante y es una lástima que este tesoro oculto como tantos que tenemos en este país no se ponga encima de la mesa”.

Desde su punto de vista le unen todos los elementos  de la comedia española que arranca con los entremeses anteriores al Siglo de Oro, hasta el Siglo XX con la Zarzuela y hasta el astracán  o el esperpento de Valle Inclán que tiene mucho que ver con el cine de Berlanga llegando a la Generación del 27. “Por lo tanto, explicaba Torres-Dulce, García Berlanga no nace de la nada sino que tiene el ADN de esa larguísima tradición cultural española”.

“En España la comedia se nos da muy bien y hemos tenido excelentes directores de comedia”.

Por otro lado, apuntaba, como curiosidad, que Luis García Berlanga decía que la palabra cinéfilo era un insulto. Dentro de esa larga tradición, Luis García Berlanga con Antonio Bardem son los primeros cineastas españoles que van a la escuela de cine y se acercan al cine no desde la industria, sino desde una afición al cine”. Señalaba que lo que les deslumbra era el cine neorrealista italiano aunque ellos no podían hacer este tipo de cine porque no estaba permitido por la censura española.

También indicaba que existe la idea de que Luis García Berlanga era muy desastrado desde el punto de vista del estilo y no es cierto pues es algo que puede comprobarse a lo largo de la historia de sus creaciones. También decían que Berlanga era muy listo porque se rodeaba de buenos guionistas. “Realmente es lo primero que hacer si te vas a dedicar al cine rodearte de los mejores y Berlanga sabía que la estructura de la película y el guión eran muy importantes”, afirmaba Torres-Dulce.

Tal y como insistía el jurista, la idea más importante desde el punto de vista de guión y construcción de las películas de Luis García Berlanga es que cuenta lo que quiere contar a través de una colectividad  y sólo a veces, hace alguna excepción como es en el caso de “El Verdugo”. “Lo que Berlanga trataba era de dar una visión muy colectiva para llegar a lo individual porque piensa que el retrato de una sociedad, de unas circunstancias o  de un tema se da mejor colectivamente que de forma individual”.

“En definitiva, aseveraba, Berlanga ha sido el gran cronista de la sociedad española desde los años 50 hasta que deja de dirigir”.