Quijote Digital

  • Diario Digital | Miércoles, 26 de Junio de 2019
  • Actualizado 06:44

Numerosas actividades para toda la familia en la jornada de puertas abiertas en El Borril del próximo domingo

Visitas al colmenar, animales de granja,  esquileo de ovejas, hotel de insectos, jardín de rocas, exposiciones y obsequio de plantas.

Numerosas actividades para toda la familia en la jornada de puertas abiertas en El Borril del próximo domingo

El Aula de la Naturaleza de El Borril, gestionada por la Diputación de Toledo, vuelve a abrir de nuevo sus puertas el próximo domingo con actividades preparadas para toda la familia, con el fin de atender la masiva participación que cada año refrenda esta iniciativa, diseñada para conmemorar el Día Mundial del Medio Ambiente, que se celebra en todo el mundo el 5 de junio.

Se convoca a todos los toledanos y toledanas que lo deseen a conocer un espacio natural que desarrolla una importante labor de educación ambiental, además de preservar la flora y la fauna característica de los Montes de Toledo.

El Borril es una finca propiedad de la Institución, que se encarga de dar a conocer las peculiaridades del bosque mediterráneo, fomentando la concienciación y participación en los problemas ambientales que nos afectan.

El Borril ofrece la posibilidad de conocer animales de granja de distintas razas autóctonas como caballos, cabras, burros, vacas, cerdos ibéricos, conejos domésticos, pavos reales, pavos comunes y gallinas de distintas razas autóctonas españolas (además de dos ejemplares de gallinas de Guinea).

En la finca se suceden diferentes hábitats de animales de nuestro entorno y propios de los Montes de Toledo, como el zorro, conejo, lirón careto, gineta, jabalí, gamo, ciervo, muflón, arruí, cabra montesa, perdiz, codorniz, urraca, abejas y lobo ibérico.

Hay que recordar que todas las especies se han capturado en el medio natural, con las correspondientes autorizaciones.

La finca El Borril consta de 450 hectáreas de superficie y ha sido declarada como refugio de fauna en el año 2011, lo que determinó la finalización de cualquier actividad cinegética en ese espacio.

En sus dependencias se desarrollan actividades relacionadas con la investigación del medio natural y la necesidad de su conservación.