Quijote Digital

  • Diario Digital | sábado, 02 de julio de 2022
  • Actualizado 11:04

¡14 veces campeón de Europa!

¡14 veces campeón de Europa!

Se ha vuelto a demostrar.  El Real Madrid  juega las finales para ganarlas. Así lo hizo frente al Liverpool al que derrotó por 1-0, en la final de la Champions disputada en el Stade de France, de París.  

El equipo blanco volvió a desafiar toda lógica. No fue mejor que el Liverpool, pero ganó. No tuvo la posesión, pero en las pocas veces que llegó a puerta marcó dos goles, el anulado a Benzema (sigo sin entender su anulación) y el que sí valió, el de Vinicius en el minuto 58, en una contra magnífica llevada por Valverde que fue quien le dio el pase al brasileño para que marcase hasta con cierta tranquilidad. Un gol que vale la Decimocuarta copa de Europa. Casi nada.

Un éxito inigualable que ya se perpetúa y que quedará grabado en varias generaciones. Esto es, sencillamente, el Real Madrid. Nadie gana como este equipo que tiene sorprendido al mundo futbolístico con sus remontadas épicas  y su forma de ganar. De las 67 ediciones que se llevan jugadas de Copa de Europa, el Madrid ha conseguido 14 (una cada cinco) y en seis décadas distintas. Algo irrepetible e imperecedero.

En París, liquidó al Liverpool , el último gran obstáculo de los muchos que ha tenido que solventar este Madrid en esta edición de la Champions donde se ha medido a todos los grandes y que eran los grandes favoritos: PSG, Chelsea, Manchester City; y el último, el siempre guerrillero Liverpool que es todo pasión. Y lo ha vencido con un portero de Leyenda, Courtois y el alborotador de moda, Vinicius.

Para que el Real Madrid se haya proclamado campeón de Europa por 14ª vez,un jugador sobresalió por encima de todos, el guardameta Courtois que estuvo sencillamente sublime. Su actuación se puede calificar como epopeyica.  El belga realizó hasta nueve paradas , todas ellas de gran mérito  y algunas casi milagrosas,hasta tres, como el balón que le sacó a Salah. Courtois ha sido el gran héroe de esta Champions, no sólo por el partido de la final,que lo ha sido, sino por toda la trayectoria a lo largo de toda la competición. Las manos de Courtois han levantado la Decimocuarta copa de Europa para el Real Madrid.

En esta ocasión el equipo e Ancelotti, que suma su cuarta copa de Europa como entrenador, No necesitó de ninguna remontada. Le bastó con el el gancho de Vinicius, y la inspiración de un inmenso Courtois. De lo demás se encargó un frustrado Liverpool que jugó mejor que el Madrid. Pero, amigo, cuando se trata de ganar, con él equipo blanco no hay quien pueda.

El partido vino torcido. Una disparatada organización provocó el colapso total en la zona de acceso de los seguidores ingleses y hubo de retrasar el comienzo más de media hora. La UEFA,la culpable de este desaguisado, debería dar explicaciones.

Sea por eso o por lo que fuere, el caso es que el Madrid comenzó muy frío ante un Liverpool que de inicio se comportó como se esperaba, con una presión muy alta,agresivo y con mucha energía. No daban un respiro. Los de Ancelotti, lo esperaban en la cueva y salían muy  de vez en cuando con balones largos a Vinicius y Valverde. Era un juego de azar que exigía una concentración extrema, cosa que el conjunto blanco hizo muy bien.

Los ingleses que no  cesaban en su acoso al área madridista, se fueron a tumba abierta a por el partido. En cinco minutos obligaron a Courtois a realizar cuatro paradas consecutivas, dos de ellas de gran mérito a disparos de Mane y Salah. Uno de esos disparos toco guante y madera.

El Madrid seguía agazapado sin encontrar buenas salidas. El Liverpool tenia  tocado al Madrid al que dejó vivo durante la primera media hora que fue puro frenesí inglés. No había noticias de los blancos, cuando cerca del descanso llegó el gol de Benzema que fue anulado por fuera de juego y que le costó al VAR clarificar. No entendí esa anulación porque el balón que le llega a Benzema venía rebotado de Fabinho.

Con cero a cero se llegó al descanso. La segunda parte comenzó con la misma tónica, el Liverpool iba y seguía yendo, mientras que el Madrid no arrancaba, aunque mejoró su juego. Hasta que por fin fue…y llegó,vaya si llegó con el gol de Vinicius en el minuto 58. Valverde se fue por la banda derecha con su peculiar fuerza y su centro, con toda la intención del mundo, pillo a Alaxander-Arnold fuera de órbita. Vinicius remató ese 1-0 que supo a gloria.

Del gol del brasileño,  se volvió al mismo guión inicial, acoso de los reds, buena defensa blanca,  con Militao y Alaba como buenos exponentes, pero sobre todo ellos, Courtois que puso el cierre a su portería una y otra vez, para desesperación del conjunto de Klopp,  que terminó entregando la cuchara. Fue un ejercicio de resistencia

El Madrid terminó mirando al cielo de París. No fue un milagro. LO de este Madrid es algo único, solo cabe admirarle. Como dijo Ancelotti: “Es el Madrid, y punto”. Desde que se le recuerda,campeón  de campeones. Europa y el mundo están a sus pies.

Advertisement