Quijote Digital

  • Diario Digital | miércoles, 24 de febrero de 2021
  • Actualizado 22:10

Benzema y Courtois evitaron un sofoco

Benzema y Courtois evitaron un sofoco

Después de cosechar tres grandes éxitos en los últimos encuentros que le han catapultado en Europa  y en la liga doméstica, llegaba para el Real Madrid uno de esos partidos trampa que tan mal le van a los de Zidane, aunque  el Athletic es un equipo de entidad.

Este encuentro se veía como un gran test para saber si la reacción tan extraordinaria  que han tenido en la semana cumbre, iba a tener continuidad o no. Superado el sofocón, llegaba la prueba de la rutina  del día a día.

En esta ocasión, sin alardes y con las piernas algo cargadas, ganó el Madrid 3-1 a un bravo y orgulloso Athletic, que supo mantener el tipo a pesar de jugar con diez jugadores por expulsión de Raúl García, en el minuto 14 de partido. El jugador  navarro llevaba cuatro partidos sin ser titular y, se ve que  le ha podido la ansiedad en su marcaje a Kroos a quien quiso parar como fuese y le costó la doble amarilla. Algo inexplicable en un jugador con tanta experiencia. Seguro que Garitano se debe estar arrepintiendo por elegir a Raúl García antes que a Muniaín.

Desde los tiempos que militó en el Atlético de Madrid no le perdona una al Real Madrid al que ve como a su enemigo irreconciliable. Midió mal esas ganas que le tiene a los blancos y fue expulsado en dos entradas al alemán que merecieron sendas amarillas. Y es que salió con la obsesión de que  Kroos no pensara. Flaco favor le hizo a su equipo que ya tuvo que afrontar un Himalaya.

El encuentro entre madridistas y vascos tuvo mucha historia, con dos penaltis no señalados: uno a Williams y otro a Vinicius. El colegiado y el  VAR  no vieron  falta en esas jugadas. Ni quitamos, ni añadimos nada más. Juzguen ustedes.

El caso es que lo que parecía iba a ser una noche plácida para el Madrid por su superioridad numérica, se convirtió en un dolor de muelas ante el empuje del Athletic que resistió muy bien hasta el final. Benzema y Courtois, fueron los salvadores de un equipo blanco que estuvo en un tono gris y espeso. Dos goles del francés y una gran parada de Courtois a Vesga, cuando el partido languidecía, salvaron a un fatigado Real Madrid.

En esta ocasión, a los de Zidane les faltó fuerzas, nervio y hasta imaginación. Esas carencias del equipo, no  aparecieron en Benzema que con un cabezazo de nueve, y un derechazo tras jugada de tiralíneas en el descuento, cerraron la semana fantástica del Madrid. Antes, de eso, Courtois hizo una parada salvadora que pudo valer el empate del Athletic, que tuvo a los madridistas en el alambre. Pero el francés, que hasta entonces había estado desaparecido, como un bailarín en el área, puso el 3-1 definitivo.

Zidane, el rey de las rotaciones, en esta ocasión (ha aprendido la lección) no echó mano de esa herramienta que tan malos resultados le ha dado en esta temporada. Jugó con su once de gala. Ante el Athletic estuvieron los del sábado menos el sancionado Casemiro, que fue relevado por Valverde. Por lo que Kroos pasó a ser el eje donde empezaba todo. Su gol al filo del descanso, fue una demostración de la clase que atesora el alemán que golpea el balón con un precisión matemática. Enorme su gol con el que se llegó al descanso.

Tras los exigentes partidos anteriores, el Madrid no fue ni de lejos ese equipo que resolvió en una semana las urgencias que le apremiaban. Esta vez, no circuló el balón con la velocidad e intensidad que mostró en el derbi. Tuvo demasiada pausas y  evidenció que se le hace de noche ante equipos herméticos.

El gol de Kroos,parecía que rompería el partido claramente para los blancos. Pero no, de nuevo durante el inicio del segundo tiempo el Madrid se dejó ir, bajó los brazos pensando que ya todo estaba hecho y de ello se aprovechó el Athletic. Capa, ante la dejadez de Vinicius, combinó con Marcos llegando hasta área como delantero centro. Courtois paró su primer disparo, pero no el segundo. Era el empate (1-1).

 Los de Zidane, entonces, empezaron a reaccionar pero con un juego muy precipitado y lleno de ansiedad. Fue un total asedio con centros sin ningún orden y sin un claro destinatario. Había estrés en los blancos porque los leones le cerraban todos los caminos. Pero tanto fue el cántaro a la fuente que en un buen centro de Carvajal, Benzema metió la cabeza entre la defensa vasca y dejó el encuentro sentenciado en el minuto 74.  Después puso su firma personal en el definitivo 3-1, en un partido un tanto oscuro, de esos que tanto ha prodigado el Madrid y por los que ya ha pagado en esta temporada. ¿Lección aprendida? Veremos.

 Pero, lo que son las cosas y el fútbol, a pesar de críticas furibundas, todas ellas muy justas, el Madrid con este triunfo va a dormir en lo más alto de la clasificación igualado a puntos (26) con Atlético y Real Sociedad. Pero eso sí, con dos partidos más que los de Simeone. La Real juega mañana contra el Barcelona, en el Camp Nou.

Estos dos partidos, el del Real Madrid-Athletic y Barça-Real Sociedad, corresponden a la jornada 19 que se ha adelantado, porque estos  cuatro equipos son los que jugarán la Supercopa de España, a partir del 13 de enero del 2021.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad