Quijote Digital

  • Diario Digital | martes, 04 de octubre de 2022
  • Actualizado 15:21

La conexión brasileña desatascó al Real Madrid

La conexión brasileña desatascó al Real Madrid

El Real Madrid a la hora inusual del aperitivo y de la comida familiar de los domingos (vaya hora), resolvió el clásico partido trampa frente al Mallorca por (4-1), consiguiendo su quinta victoria consecutiva en el campeonato nacional de liga.

La conexión brasileña formada por Vinicius y Rodrygo y un coloso Valverde, desatascaron un encuentro ante un El equipo balear de Javier Aguirre, fue fiel  a su entrenador que construyó un muro con un 5-3-2 entorno a su portería. Era un equipo rocoso y muy intenso que no le dejaba al Madrid espacios.

Ancelotti para este encuentro volvió a confiar en Hazard  como falso nueve, siendo titular por primera vez en la temporada. Al igual que Ceballos que hizo de Modric y que trabajo lo suyo, no pasando desapercibido. A Kroos, en esta ocasión le tocó hacer de pivote ya que Tchouaméni descansó.

El Mallorca, como decíamos, puso el alma en defensa y confiaba en algún despiste de los blancos y en las jugadas a balón parado. Y de esta forma encontraron la recompensa. El delantero kosovar, Muriqi, a punto estuvo   de marcar a los pocos segundos de comenzar el partido con una volea que paró Courtois. Media hora más tarde, el surcoreano Kang Lee envió un perfecto centro, aprovechando una falta lateral,  que encontró al delantero para hacer el 0-1, ante el Tal vez era excesivo premio para el Mallorca que aprovechó muy bien sus armas.

El Real Madrid, no se amilanó ante la ventaja de los visitantes. Siguió con el mismo guión. Lo hacía con disparos desde fuera del área para intentar desbloquear a la férrea a defensa rival. No encontraba espacios  entre líneas. Rodrygo lo intentaba con diagonales; Vinicius no encontraba vías de escape y Hazard, un tanto desdibujado, tampoco encontraba huecos por donde penetrar.

El gol, solo podía llegar con una ruptura o en una jugada individual. Al filo del descanso,minuto 47, Fede Valverde recogió un balón en las inmediaciones de Courtois,  dio un acelerón hacia el campo rival rompiendo todas las líneas con esa potencia tan suya, se plantó en la frontal del área rival y marcó un monumental golazo de un zurdazo que se coló por la mismísima escuadra. El Bernabéu respondió con una cerrada ovación ante el soberbio gol del uruguayo. Valverde ya no es futuro es, presente. Ya es un valor seguro que se está comportando como un jugador fuera de serie. Es todo fuerza en campo abierto no exento de técnica. Además de otras cualidades que le hacen ser un titular indiscutible.

Con empate (1-1) se cerró la primera parte que tuvo como colofón  el zapatazo del uruguayo.

En el segundo periodo al cumplirse la hora, Ancelotti movió el banquillo. Entraron Nacho y Modric por Mendy y Hazard. Rodrygo pasó a ser el falso nueve. Los cambios cambiaron al Madrid a mejor, especialmente por la movilidad de Rodrygo.

Pero fue el Mallorca el que empezó asustando. Sánchez falló una clarísima ocasión de adelantarse en el marcador frente a Courtois que ya estaba batido. A partir de ese momento, se acabaron las andanzas del peleón Mallorca y comenzó el show de los brasileños, que desbravaron al compacto equipo de Javier Aguirre.

Rodrygo en una gran conducción hasta el borde del área, cedió a Vinicius, quien definió con soltura de tiro cruzado para marcar el

2-1. Ahí no se acabó la demostración de alegría de los brasileños y más concretamente de Rodrygo, que volvió aparece para marcar un señor gol. De nuevo, arrancó en carrera regateando  a todos los que le salían al pasó para después definir con elegancia y hasta cierta sutileza. Seguro que Maradona lo celebró, allí arriba.   Era el 3-1, en otra jugada espectacular como la de Valverde.

Cerró  la cuenta Rüdiger, que se estrenó como goleador madridista al rematar un centro medido de Kroos.

EL FUTURO DEL MADRID YA ES PRESENTE

Al final 4-1 para un Real Madrid  que sigue invicto en esta temporada y por lo tanto continúa como líder. Pero tal vez, lo mejor de todo es que cada vez cobran más protagonismo su savia nueva. Ya tiran del carro los más jóvenes. Ante el Mallorca, los protagonistas fueron los  otros. Tiró de la fuerza descomunal de Valverde; la fantasía y alegría de Vinicius revestido de goleador; la movilidad y elegancia de Rodrygo, el mejor sustituto de Benzema. Sin olvidar a Camavinga y Tchouaméni…. El futuro del Madrid ya es presente.