Quijote Digital

  • Diario Digital | miércoles, 24 de febrero de 2021
  • Actualizado 21:57

Cuando la necesidad obliga

Cuando la necesidad obliga

Cuando la necesidad obliga, siempre aparece el Real Madrid. Después del desastre frente al Alavés  en liga, y contra el Sachktar en la Champions, el Madrid estaba en la obligación de revertir una situación límite. Ante el Sevilla, lo hizo,Ganó (0-1) y hace que las aguas bajen menos turbulentas.

Visto lo visto habrá que convenir que a este Madrid le van los grandes escenarios para mostrarse más competitivo. No vamos a decir que ante el Sevilla cuajó un gran partido, fue simplemente pasable teniendo en cuenta de dónde viene. Hizo lo suficiente para imponerse a un Sevilla que está dando muestras de cansancio.

Zidane, con este triunfo sale del cadalso. De momento,  evita que continúe el ruido mediático sobre su futuro, aunque seguro que continuará. El partido definitivo del miércoles frente al Borussia Menchengladbach, marcará  un antes y un después de su destino.

Lo que parece una evidencia es que el Madrid  para que ofrezca o se acerque a su mejor versión, necesita de grandes rivales delante. En esta temporada, al triunfo de Sevilla suma el del Camp Nou y San Siro. Tres equipos muy renombrados y que se salen de la tónica general.

Esto demuestra que frente a rivales de enjundia sale muy concentrado y sabiendo lo que tiene que hacer. En cambio ante (con perdón) contrincantes de medio pelo se deja llevar hasta alcanzar límites insospechados de dejadez.  Algo inadmisible para un equipo de la talla del Real Madrid.

En el Sánchez Pizjuán , salieron enchufados del desde el pitido inicial. Tanto, que antes del minuto Rodrygo y Vinicius  protagonizaron una jugada que pudo significar el primer gol. El  remate cruzado de Vini, se fue por escasos centímetros. Minutos después tras una presión alta, Bono el guardameta sevillísta se confió en el saque de puerta, taponó Vinicius y Benzema pudo marcar. Todo fue en un santiamén.

En esta ocasión, el equipo de Zidane no abuso, como viene siendo habitual toda la temporada, de la posesión absurda y del pase horizontal. Su juego fue más directo como en las ocasiones que tuvieron Benzema y Kroos. El francés con la colaboración inestimable de Vinicius en el amague, hizo un gran disparo que Bono respondió co una gran intervención; y  el alemán, se sacó un  tiro que llevaba camino de meterse por la escuadra, pero al final se fue por muy poco.

El Sevilla, prácticamente no compareció en el primer tiempo. Courtois fue un mero espectador.

En el segundo periodo la historia cambió.  Entró Oliver Torres por el lesionado Munir y cambió el dibujo. El Sevilla, entonces se hizo dueño del balón, pero careció de pegada y apenas llevó peligro. Sus llegadas eran constantes pero no inquietaban.

 Al Madrid le entró el bajón físico de cada segundo tiempo y cuando tenía el balón apenas le duraba un suspiro. Pero, no por eso se fue del partido. En el minuto 55, Vinicius comenzó una jugada en la que Benzema con exquisitez caracoleó haciendo una magnífica apertura de espaldas a Mendy. El centro del lateral,muy bueno, fue acariciado por la punta de la bota de Vinicius, Bono se desorientó y marcó en  propia puerta.  Fue el (0-1) definitivo

En todas las jugadas estuvo Vinicius, que fue el jugador más destacado del encuentro. El brasileño fue quien lo  removió con su hiperactividad, insistencia y su trabajo. Tendrá muchos errores a la hora de definir  pero es de los pocos que corre, mete velocidad e intenta el uno contra uno. En el Sánchez  Pizjuán fue el que más busco ese gol que muchas veces se le resiste.  En una palabra, corre y desborda y, visto lo que hay, tiene que jugar siempre.

Tras el  tanto compartido entre Vinicius y Bono, el Real Madrid se dedicó a administrar la mínima ventaja. Y, lo hizo con concentración y seriedad con una defensa muy sólida en la que Varane mejoró respecto a anteriores partidos y Nacho  le ayudó haciendo un gran trabajo de anticipación. La verdad, es que en este aspecto el Madrid fue muy solidario . Todos ayudaron frente a un Sevilla muy espeso que apenas tuvo ocasiones de gol. Solo tengo apuntado un remate de cierto peligro   de Docampo. A Lopetegui se le sigue atragantado el Real Madrid. Tres enfrentamientos y tres derrotas.

Los de Zidane supieron sufrir para sumar tres puntos muy importantes que le dan oxígeno ante lo que se avecina. Teniendo en cuenta de dónde viene, el triunfo le viene de perlas a este Madrid que con muy poco se conforma. Algo inaudito para un equipo de su historia que se está cogiendo costumbres de conjunto pequeño.

 EL triunfo de Sevilla es visto como un bálsamo   para encarar su futuro más inmediato. Han ganado el primer asalto. Ahora les queda la gran final contra el Borussia Moenchengladbach del próximo miércoles, correspondiente a la Champions; y el sábado contra el Atlético,  en la liga. Pero eso, será otra historia.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad