Quijote Digital

  • Diario Digital | martes, 02 de junio de 2020
  • Actualizado 11:19

Que entonen el "Mea Culpa" los gobiernos de todo el mundo

Que entonen el "Mea Culpa" los gobiernos de todo el mundo

La condición humana  y su irracionalidad  no tiene remedio. Ni tan siquiera en la  pandemia tan terrible  que estamos padeciendo y que se ha cobrado 320.000 muertes en el mundo Y ha afectado a casi 4,8 millones de personas, conseguimos  aunar esfuerzos para ir todos en la misma dirección.

Ahora que se necesita más que nunca y con urgencia  la coordinación  sanitaria internacional, resulta que en la Asamblea número 73 de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que se va a celebrar próximamente , llega en medio de una guerra ideológica entre las dos grandes potencias: China y Estados Unidos. Uno y otro se echan la culpa de esta pandemia que nos está dejando un reguero de muertes y con una crisis económica que nos va a dejar tiritando.

Y son precisamente, China y Estados Unidos, los principales protagonistas de este terrorífico virus. Y no sólo estas dos potencias, todos los PAISES actuaron tarde ante una amenaza que empezó a extenderse allá a finales de diciembre del 2019, en Wuhan (China).

 La Organización Mundial de la Salud (OMS), el 22 de enero convocó al Comité de Emergencia para alertas sanitarias que ya transmitió su preocupación por la situación, pero las dudas entre algunos miembros del grupo impidió que se decretara el estado de aleta internacional.  Alerta, que ocho días después, el 30 de enero, fue finalmente emitida después de una visita del presidente de la OMS,Tedrós Adhanom a China, que confirmó sin ningún generó de dudas que el virus se transmitía de persona a persona con una facilidad asombrosa, que era muy letal y que ya había comenzado su exportación internacional.

Pero, esta alerta internacional no logró movilizar a los países que subestimaron a este virus que ya circulaba a sus anchas, al considerar que el riego de propagación era escaso. Y que en todo caso, se trataría  de un nuevo foco de gripe.

En una palabra, todos los PAISES tenían en sus manos el informe de la OMS donde se advertía del peligro del COVID19,  y lo guardaron en un cajón. ¡¡Cómo un virus iba a poner patas arriba a la humanidad, dueña Y señora del Universo!! Faltaría más.

Así pues, a esos gobiernos ciegos, despreocupados e irresponsables  (casi todos) son, a los que hay que pedirles cuentas. Todos, una gran mayoría, deben entonar el mea culpa de que este virus se haya propagado a toda velocidad  y haya sembrado de muertes el mundo: China, Estados Unidos, Alemania, Francia, España, Italia, Rusia, Brasil y un largo etc…. Curioso, los más desarrollados ¿Por qué será?

Aquí en España,  también se hizo oídos sordos al informe de la Organización Mundial de la Salud , mirando hacia otro lado. Con una ignorancia indigna de un gobierno, lejos de tomar medidas para evitar el contagio, se autorizó y hasta se alentó la gran manifestación feminista del 8 de marzo por razones políticas, que difundió el virus por todo nuestro territorio, especialmente en Madrid que fue la más numerosa. Aquí, y en toda Europa,  se permitieron partidos de fútbol con estadios llenos. Incluso, Vox, otros irresponsables, programaron un mitin que fue otro foco de infección. Fue una irresponsabilidad total de todos.

Cuando todo esto termine, Ojalá sea pronto, será la hora de que los políticos,  los  de aquí, y de todo el mundo, rindan cuentas en sus respectivos países y entonen el mea culpa. Pero, mientras  eso llega, es el momento de la unidad para acabar con este maldito bicho. No ayudan las concentraciones de uno y otro signo que lo único que consiguen  es propagar más el virus.

Ya que los políticos han pecado de poca responsabilidad, no caigamos nosotros en sus tentáculos y optemos por la coherencia y la prudencia.

De toda esta crisis, lo mejor ha sido el comportamiento ejemplar, en su gran mayoría, del género humano. Lo peor, los políticos y los distintos gobiernos que no han estado a la altura de las circunstancias, y en muchos casos mostrando una ineptitud alarmante.

Es hora de que vayan entonando el “Mea Culpa”.