Quijote Digital

  • Diario Digital | lunes, 18 de octubre de 2021
  • Actualizado 09:14

Gracias a Courtois

Gracias a Courtois

Partido exigente y duro el que disputaron en el Giuseppe Meazza Inter-Real Madrid, que se saldó con un triunfo muy sufrido  (0-1). de los madridistas que se encomendaron a su guardameta, Courtois, que fue quien sostuvo a su equipo en la primera parte,donde el  Madrid no se enteró de que iba la fiesta.

 Si el equipo blanco ha conseguido un importante triunfo en esta primera jornada de Champions y en casa de su rival más peliagudo del grupo, fue gracias a un enorme Courtois quien  una vez más ha estado soberbio, salvando a su equipo de una más que mala primera parte, donde el Inter fue el dueño y señor sometiendo a los blancos a un agobio constante que no tuvo recompensa por la gran actuación del guardameta belga, todo un seguro.

 El Madrid, mal colocado y muy lento en sus circulaciones, no sabia como quitarse de encima a su rival que se desenvolvía con rabia e intensidad. Todo lo contrario que los de Ancelotti, que cuando salían de la cueva, que fueron pocas, lo hacía sin ninguna convicción. Nadie dio un paso hacia adelante durante los primeros 45 minutos, salvo Courtois, que se confirmó como,tal vez, el mejor guardameta del momento en Europa y resto del mundo. El belga estuvo ágil,rápido,concentrado y sobre todo, muy bien colocado.

 Lautaro y  Dzeko tuvieron dos remates claros que despejó Courtois,siempre en el sitio adecuado. La superioridad del Inter fue aplastante. Hicieron  14 remates a puerta y ninguno fue gol.

El Real Madrid, como decimos estuvo en el lado oscuro durante toda la primera parte. No sirvió de nada que Ancelotti sacrificara a Hazard y apostará por Lucas Vázquez para dar equilibrio al centro del campo, porque no funcionó.

Casemiro, que está más lento que nunca y que no está en su mejor momento, no alcanzaba a cubrir todo lo deseado; Modric se multiplicaba pero para nada ante la poca circulación de balón que había; Benzema se desesperaba  incapaz de conectar con algunos de sus compañeros. En la defensa, Alaba sufría como central tanto como Nacho de lateral izquierdo. El Inter ganaba todas las disputas, menos donde tenía que definir.

El  Madrid pedía con desesperación que llegase el descanso para rearmarse. Y lo hizo. Dio un paso hacia adelante. Ancelotti adelantó la defensa con Casemiro también algo más adelantado y marcando a su par. Modric ya encontró más colaboración, sobre todo de parte de Valverde que fue tal vez de lo mejorcito de su equipo. El duelo, entonces, entró en una fase de equilibrio, aunque Courtois, de nuevo,volvió a evitar el gol, en un remate de cabeza de Dzeko.

Con el descanso, y tras la charla de Ancelotti, el Madrid cambio el tono y ya fue un conjunto más reconocible,  empujando poco a poco al Inter a su área. Inzaghi, vio a los suyos fatigados  buscó frescura e hizo un rosario de cambios. También  dio oportunidad al chileno Vidal, que poco aportó a un centro del campo italiano que perdió la agresividad que tuvo en el primer periodo.

Ancelotti fue más lento en los cambios, pero acertó de pleno porque fueron la clave para que sumasen su primera victoria en esta Champions.  Rodrygo y Camavinga fueron las opciones para sustituir a Lucas Vázquez y Modric, que recibió el reconocimiento del estadio de San Siro despidiéndole con  una gran ovación.

Savia nueva y joven, que a la postre fueron decisivos. Vinicius, volvió hacer de las suyas  con tres llegadas llenas de velocidad y desborde que si no encontraron destinatario y el gol, fue  porque enfrente había un central como la copa de un pino llamado Skriniar,que  le salvó de más de una clara ocasión a su equipo.

 El caso es que los cambios fueron decisivos en el triunfo del Madrid con un Rodrygo que avanza despacio pero seguro. Tiene una frialdad para definir impropia de su edad; Valverde es un todo terreno que conforme avanza el partido crecen sus prestaciones. Es un portento físico; Vinicius,sigue en plan estelar. NO apareció mucho pero dejó su sello en tres internadas que levantaron la expectación del estadio; Camavinga ha entrado de pie en el equipo. Tras su gol en el debut frente al Celta, contra el Inter aportó un pase de mucha enjundia que posibilitó el gol de Rodrygo para conseguir una importante victoria.

Un gol en el 89 del brasileño, tras un gran pase de Camavinga, rescató al Madrid ante un  Inter que fue mejor pero se topó con un gran Courtois. Todo fue gracias al guardameta belga.

No fue el mejor partido del Madrid, pero no se amilanó del todo en las malas y tuvo energía suficiente para dar la puntilla,salvando un poco el honor del fútbol español que en la primera jornada de la Champions ha visto como los demás equipos no han pasado del empate como el Villarreal, Sevilla y Atletico de Madrid que empató (0-0) con el Oporto, en el Metropolitano; y otros como el Barcelona, que sufrió una sonora derrota ante el Bayern Munich (0-3).