Quijote Digital

  • Diario Digital | martes, 04 de octubre de 2022
  • Actualizado 15:21

Liderato en solitario

Liderato en solitario

En un hermoso y buen partido que se jugó con mucho gusto por ambas partes, el Real Madrid se impuso (2-1) a un buen Betis que juega muy bien al fútbol.

Los jóvenes brasileños,Vinicius y Rodrygo, fueron los autores de los dos goles blancos. El primero, llegó  a los nueve minutos; y el segundo, a los 64.

El trepidante juego de Vinicius al comienzo y los finales de Rodrygo, pudieron con la buena defensa bélica  que estuvo comentada por un eficaz, Luiz Felipe, un auténtico muro.

Los dos brasileños fueron titulares en la vuelta al Santiago Bernabéu, que va cogiendo forma para ser todo un hito de estadio.

Carlos Ancelotti, como buen psicólogo y estratega sabe cuál es el momento de cada jugador y los combina de tal forma que siempre o casi siempre acierta.

El liderato, ya en solitario, lo sostuvieron estos dos brasileños que son toda una bendición para el Real Madrid y un tormento para el rival. Un partido más y el conjunto blanco  suma su cuarta victoria consecutiva que lo deja solo en lo más alto. Y en un partido más, la pasión la puso Vinicius, una pesadilla continúa para la defensa verdiblanca, sobre todo en la primera parte. En el 1-0, fue una bala que le lanzó Alaba. El formidable pase del central dejó en cueros a la defensa bética. Vinicius,por el pasillo central, dejó clavado a Rui Silva con un toque suave por encima del meta portugués.

A pesar del gol tempranero en contra, el Betis no se amilanó y se puso a competir contra el campeón de Europa con sus mismas armas. Lo hizo a pecho descubierto y con carácter. El que le puso Canales, autor del tanto del empate (1-1). Un gol con cuajo. Borja Iglesias agobiado por Militao, descargó hacia Canales un saque de banda. El cántabro remató con su pierna mala, la derecha, y gol.

Al empate reaccionó el Madrid a todo trapo y tuvo a su rival a sus pies  con un juego dinámico y diverso. Los blancos, sabiendo que el Betis suele jugar con la defensa muy adelantada, los de Ancelotti abrieron las vías con lanzamientos a las espaldas de los defensores. Casi todas las vías tenían el mismo destino, Vinicius, que cada jornada se reivindica como un auténtico crack, aunque fallase un gol cantado, pero que a veces se fallan.

Con Vinicius  como abanderado, el Madrid desde el minuto 20 hasta el final del primer tiempo fue un ciclón. Al brasileño, le secundó magníficamente Tchouaméni, un pulpo en el centro del campo. Todo lo hizo bien y además con mucho criterio y autoridad.  Cada día crece un poco más. Un cabezazo suyo hizo volar a Rui Silva que hizo una de esa paradas que parecen imposibles. Fueron minutos donde el Madrid se quedó sin marcar por falta, esta vez de efectividad, sobre todo por parte de Benzema que no tuvo su día.

En esta ocasión Rodrygo, un jugador de instantes, sobre todo cuando al rival le aprieta el cansancio, fue titular en detrimento de Valverde que salió en la segunda parte por Camavinga. Entre los dos, Rodrygo y Fede Valverde, fabricaron el 2-1 definitivo. Pase del uruguayo y gol del brasileño. Un tanto que vino precedido de una jugada trenzada de maravilla por varios jugadores blancos.

Durante todo el segundo periodo se jugó un partido de ida y vuelta. El Betis, valiente él, aceptó el reto y ya tuvo más presencia en los terrenos de Courtois. Era un fútbol vibrante por parte de los dos equipos. Modric a punto estuvo de marcar de un zurdazo; y poco tiempo después, con su característico golpeó con el exterior de su bota,se le fue por muy poco. En el Betis, era Canales quien impartía lecciones.

Pero el Betis, que llegó a jugar con cuatro delanteros en el último tramo del partido: Borja Iglesias, Luiz Henrique, William José y Joaquin, no sabía que cuando los partidos se ponen locos, es muy difícil poder con el Madrid que se las sabe todas y aprovecha las ocasiones como nadie.

De todas formas el Betis, nunca se rindió ante un Madrid muy firme que contuvo el aliento cuando en el último instante del partido, el árbitro y el VAR nada vieron ante una salida de Courtois que dejó tirado a Borja Iglesias. Polémica habemus.

Pero esta circunstancia no empaña el gran partido que hemos presenciado entre dos equipos, que con sus armas, lucharon por la victoria. Una victoria que se llevó un sólido Real Madrid, ya líder en solitario.

.