Quijote Digital

  • Diario Digital | miércoles, 22 de septiembre de 2021
  • Actualizado 14:50

!Una locura de partido!

!Una locura de partido!

Levante y Real Madrid nos brindaron un buen espectáculo en el Ciutat de Valencia que terminó con un empate a tres que dio muchísimo juego. No solo fue fue emocionante y trepidante, fue una locura de partido que tuvo su momento cumbre en el segundo periodo con buenas jugadas, goles y ocasiones por uno y otro bando.

 Y cuando de locuras hablamos, nadie se desenvuelve mejor que Vinicius en esas situaciones delirantes. Se convirtió en el  auténtico rey en los apenas treinta minutos que jugó en la segunda parte,supliendo Hazard,que pasó sin hacer ruido por el partido. Vinicius, fue quien rescató a su equipo  del desorden con el que entró en la reanudación. El brasileño ha pasado de hacérsele la oscuridad más absoluta cuando tenía que definir la temporada pasada, a encendérsele la luz en la misma situación, en este ejercicio.

En tan solo una semana  ha pasado a ser el máximo goleador del Real Madrid con tres tantos en dos partidos. El Vinicius actual,que se le ve más centrado, y dueño de una velocidad de crucero, está siendo la solución de este Madrid de Ancelotti.

En los apenas 30 minutos que jugó, tiro de su gran  repertorio siendo el salvavidas  de su equipo, al lograr  empatar por dos ocasiones  cuando pintaban bastos para un Madrid que durante el segundo periodo perdió la brújula, sobre todo la defensiva.

Sus dos goles fueron para retener en la retina, sobre todo el segundo que fue una obra de arte con ese toque sutil inimaginable que sorprendió a todos.Un gol de fábula.

No solo hizo dos goles, además provocó la expulsión del guardameta del Levante, Aitor. Como quiera que Paco López había hecho los cinco cambios reglamentarios, el jugador de Campo, Vezo tuvo que ponerse como portero en los últimos ocho minutos. En ese tiempo, el Madrid no  puso a prueba al portero improvisado gracias a la picardía y la buena defensa de sus compañeros, y también, a la torpeza de los madridistas que apenas hicieron un centro al área.

El Real Madrid de Carlo Ancelotti encontró el primer tropiezo de la temporada. Y eso que comenzó muy bien, haciendo un vistoso primer tiempo donde tuvo a merced a un Levante que su brío inicial se fue apagando ante el buen juego de los blancos.

Sin Kroos ni  Modric, Isco fue titular en la media junto a Casemiro y Valverde. Al malagueño, a quien Ancelotti quiere ganar para la causa, le correspondió sacar la escuadra  y el cartabón para hacer jugar  a sus compañeros. Y a fe que lo hizo muy bien, siendo el jugador más destacado de los primeros 45 minutos. Isco fue el mejor el tiempo que estuvo en el campo. Lideró la salida del balón junto a Alaba,ese gran fichaje, con el que conectó en la banda izquierda  con mucha precisión.

En una de esas conexiones por el costado izquierdo nació el primer gol del Madrid. Alaba  vio el desmarque de Benzema que frenado por un césped demasiado regado, no busco portería y si a Bale, quien de un preciso zurdazo abrió el marcador en el minuto 5 de partido.  Gol del galés…578 días después. Pudo el Madrid ampliar la cuenta. Ocasiones tuvo  para ello  como producto de un juego muy vistoso.

 El Levante agradeció el descanso que le vino de perlas porque estaba groggy.  Tanto lo agradeció que en la primera jugada del segundo tiempo llegó el empate, obra de Roger que se aprovechó de un fallo de Lucas Vázquez,que tuvo una noche aciaga.

El gol del empate dejo congelado al Real Madrid que entonces comenzó a dar todo un recital de mala defensa. Además de su torpeza defensiva, también salió muy confiado en la reanudación. Había jugado tan bien en la primera parte que se creyó que el pescado ya estaba vendido. Error, porque el Levante es un equipo que nunca se rinde. Su fútbol es muy vertical y presionante, con dos buenos extremos como son Morales y  De Frutos y un centrocampista fetén como es Campaña, que ha regresado con fuerza y haciendo todo un golazo como el que marcó en el 2-1 de una magnífica volea. Por la banda de Lucas Vázquez apareció completamente solo. De nuevo todas las miradas se dirigieron al extremo convertido en lateral. “Tenía a dos”, protestó. Poco después fue sustituido por Carvajal, que ya fue otra cosa.

  En un abrir y cerrar de ojos, el Madrid, por culpa de su desorden defensivo y por qué no decirlo,  por falta de sacrificio de algunos de sus jugadores como Hazard, habían tirado por la borda su buen juego. Ancelotti, ya no  aguantó más agitó la coctelera, retirando a Hazard y Bale que no fueron continuos en su juego. Estos dos jugadores tienen que implicarse mucho más, sobre todo el belga. También quitó a Isco, un cambio que no entendí, salvo que él lo pidiera por el físico. Entraron Asensio, que actuó como media punta, Rodrygo y Vinicius, velocidad para despertar a los suyos que salieron dormidos a la segunda parte.

 Como ya hemos dicho, Vinicius fue la solución del Madrid al que rescató de su primer gran tropiezo. Hasta dos veces logró empatar. Al gol de Campaña respondió con una gran escapada, tras pase de Casemiro, que definió de forma perfecta. Después, en otro regalo defensivo volvió adelantarse el Levante por mediación de Pier.

Sin apenas tiempo, de nuevo Vinicius, se sacó un conejo de la chistera para firmar las tablas con un gol que solo  pueden hacer los grandes jugadores. No fue casualidad, fue con toda la intención. Vinicius, rescató a un Real Madrid de luces y sombras. La luz del primer tiempo; y las sombras del segundo periodo arrastrado por errores defensivos de bulto y por la falta de acierto de sus delanteros titulares.

También hubo algunas noticias positivas, como Alaba, que puede ser el fichaje de la temporada; los buenos minutos de Isco, otro jugador distinto al de la temporada pasada; y el renacer y descaro de Vinicius que está pidiendo a gritos la titularidad en detrimento de Hazard.  Preocupa la defensa, como muy bien apuntó Ancelotti en su rueda de prensa. Sus fallos fueron determinantes para que le dejen a dos puntos del liderato que ostenta el Atlético de Madrid, que sin mucho brillo y sin hacer ruido, suma de tres en tres.