Opinión

Al Madrid se le va la liga poco a poco

El Real Madrid vuelve  a perder el paso de  la liga al empatar (0-0) frente al Betis, en el Benito Villamarín. Ambos equipos protagonizaron un partido muy vistoso y disputado. Los  dos lucharon con la misma fe por un triunfo que al final no llegó.
 

El punto no le  va mal al Betis, no tanto al Real Madrid  que poco a poco se le va yendo la liga. Y es que los blancos han entrado en una encrucijada preocupante. Entre las dudas que dejaron con el empate del derbi; las preocupaciones derivadas por la derrota del clásico, llegó   a Sevilla con la necesidad de los tres puntos tras el triunfo del Barcelona (1-0) ante el Valencia. Mucha presión antes del encuentro para un conjunto encogido en España y muy vivo en Europa, donde si está convencido de su poderío y más después de golear al Liverpool. Pero la liga doméstica no le sienta bien a este Madrid bipolar.
 

Nada se le puede discutir en cuanto a voluntad y actitud frente a un buen  Betis, dirigido magistralmente por Rodri, que le puso piernas y físico para llevarse un merecido empate. El problema del Madrid, y es preocupante, es la falta de gol. Esta es la realidad que le hizo perder dos puntos y ya ve a nueve al Barcelona.  El bache de los blancos desde Anfield, es claro y meridiano.
 

El Madrid ,si, tuvo voluntad y ganas, pero  le sigue faltando claridad. El Betis demostró la misma voluntad y ganas que los blancos. El encuentro fue   una bonita batalla a tumba abierta en la que sólo faltó el gol. Ocasiones hubo, pero se fallaron por ambos equipos.
 

Un mal endémico que tienen estrangulado al Madrid. Se fue del clásico de copa sin un remate a puerta y ante el Betis, aunque llegó con más claridad, continuó con su sequía goleadora. Un problema. Y es que Benzema, se ha quedado por el camino y es una sombra de lo que fue la temporada pasada.
 

A la falta de profundidad exhibida  contra el Barça, Ancelotti quiso remediarla y cambió el dibujo al 4-2-3-1, con Lucas Vázquez y Camavinga en los laterales; Kroos y Tchouaméni en el centro junto a Valverde; y sobre todo con Rodrygo a la espalda de Benzema. Un Rodrygo que junto a Vinicius, fueron los que más peligro llevaron al área bética.
 

Pellegrini, ante las bajas de talento de Canales y Fekir, situó a Rodri, que se marcó un señor partido, a la espalda de Borja Iglesias y a Ayoze y a Ruibal en las bandas.
 

 Aunque los primeros minutos fueron de respeto por parte de los dos conjuntos, poco a poco se fueron estirando hasta llegar a convertirse en un duelo trepidante. Era  un toma y daca. La primera oportunidad, fue un gran disparo de Ayoze desde fuera del área que dobló la mano de Courtois. Luego llegaría el gol anulado a Benzema, cuyo lanzamiento de falta, muy bien ejecutada, lo terminó estropeando Rüdiger  que tocó el balón con la mano izquierda desviando la trayectoria a la escuadra. Gol bien anulado.
 

Se habían soltado amarras. A la oportunidad del Betis respondió Valverde con un disparo que rozó el larguero. A Viniclus se le escapó una buena oportunidad tras servicio de Camavinga. El encuentro estaba siendo muy bien jugado por parte de los dos equipos que se vaciaron de principio a fin, pero no había remate.
 

De un buen primer tiempo pasamos a un segundo periodo vibrante y emocionante. Un partido de ida y vuelta, sin ninguna concesión. No había tregua y se pisaron mucho más las áreas. Vinicius, siguió a lo suyo y uno de sus desbordes no lo pudo concretar Benzema,por culpa de Bravo que paró su flojo disparo.  El delantero francés sigue en estado comatoso. No se le ve, apenas participa. La inspiración, sea por sus lesiones,le ha abandonado y lo nota, cómo la nota el Real Madrid.
 

En la otra área, un fallo lamentable de Lucas Vázquez pudo costarle un gol a los suyos pero Courtois se hizo grande y protagonizó una gran parada. El partido cada vez fue más extensivo, sobre todo por parte del Real al que le entraron  las urgencias y se fue, esta vez sí, a por el partido. Bravo le sacó una volea a Vinicius. Nacho no encontró un segundo rematador a su cabezazo. Donde estaba Benzema?
 

  No había respiro, el balón iba de una portería a otra. Ya era partido para los más fuertes físicamente. Y para eso, nadie mejor que Valverde que conforme pasan los minutos aumenta su aportación. En una de sus arrancadas  dejó casi un gol hecho a Rodrygo que se le fue alto por muy poco. También lo tuvo Ceballos, que había entrado por Tchouaméni. El último cuarto de hora se le hizo muy largo al Betis,  sostenido entonces por sus dos buenos centrales, Pezzella y Luiz Felipe.
 

  El partido  y los minutos iban pasando y al Madrid, a la desesperada con la entrada de Álvaro, se le iba escapando la liga. Lo intentó por todas las vías pero fue imposible. Se reclamó un penalti a Benzema que el VAR ni entró a juzgar.    El Madrid remó y remó, pero se quedó en la orilla. Sin gol, no hay paraíso y tal vez no haya  liga.
 

   Quedan 14 jornadas por jugar, pero visto lo visto, este Madrid no está fino en la liga  doméstica. El Barça se va a nueve puntos.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad
Advertisement Advertisement Advertisement Advertisement