Quijote Digital

  • Diario Digital | martes, 16 de agosto de 2022
  • Actualizado 00:00

A once metros de ganar la liga

A once metros de ganar la liga

Si no es por los penaltis el Real Madrid no hubiese ganado al Celta, en Balaídos (1-2) y no estaría rozando la liga. Con esto no quiero decir que las penas máximas no hayan sido. Los dos primeras, fueron claras. El primer penalti a Militao de Nolito fue absurdo pero penalti claro.. El segundo a Rodrygo por parte de Murillo, que falló Benzema al inicio del segundo periodo, tampoco creo que ofrezca dudas. Hay contacto y por lo tanto pena máxima. El tercero que hacen a Mendy, es más riguroso y se puede catalogar como penaltito. El colegiado González Fuertes lo interpretó como máximo castigo, por lo que él VAR no pudo intervenir. En esta ocasión, Benzema no falló, dando un ejemplo de personalidad.

Y en cuanto al gol anulado al Celta, tampoco debe haber discusión. Galhardo remató al palo un centro de Nolito y Aspas que estaba en fuera de juego, evitó que Alaba pudiese despejar cuando el balón se coloba en la portería de Courtois. El VAR avisó al colegiado y anuló el tanto, ante el enfado monumental del la afición Celtiña y de los jugadores celestes.

Estas jugadas, si se analizan con tranquilidad y sin bufandas de ningún equipo no deben ser carne de polémica, pero en el fútbol actual da igual si el árbitro acierta o no. Los hechos ya están contados.  Los aficionados madridistas y los jugadores  dirán que esta vez sí se acertó y sus rivales dirán que el colegiado se equivocó en las cuatro acciones. Así está montado el show a día de hoy. La realidad es que el arbitraje no fue un escándalo, que el fuera de juego de Aspas es claro y que en los tres penaltis hay contacto.

Lo que sucede es que al tratarse del Real Madrid todo se va a exagerar, sobre todo desde Barcelona. La polémica está servida.

 Otra cosa bien distinta ,es, que se diga que el Real Madrid no mereció la victoria. Es verdad, no  la mereció. El equipo de Ancelotti (ausente por COVID), no fue digno de llevarse los tres puntos porque su juego fue insulso, ausente de carácter. Vamos, que no jugó a nada,

 En ningún momento dio sensación de ser el líder de esta liga. Jugó de forma timorata y sin ningún sentido. El partido contra el Celta, después del varapalo sufrido ante el Barcelona, era vital para despejar dudas y para la suerte del campeonato. Pues a pesar de todo eso, salieron a jugar como si nada se jugarán. Les faltó genio, coraje, energía y ese algo más que hay que poner en tiempos oscuros.

El equipo blanco, está como muy mohíno. No ofrece seguridad y da síntomas de agotamiento. Ancelotti debería ser más original y más valiente y dejarse de la alineación tradicional. Debería innovar un poco más en las alineaciones. Prefiere sobrevivir con lo puesto, con lo que le ha llevado hasta aquí, en las duras y en las maduras. Pero al técnico italiano, hay que decirle que el equipo necesita  el aire fresco de Valverde, Rodrygo y Camavinga.

Siempre juegan los mismos y los rivales ya tienen calado el juego madridista que ofrece muy pocas variantes. No se entiende que Valverde, todo energía, no sea titular, estando como está Casemiro, cada día más lento o Kroos que anda más que corre. El uruguayo debe jugar si o si.

Tampoco se entiende muy bien el empecinamiento que tiene con Asensio, el más irregular de todos.. Gran parte de culpa del gol del empate  (1-1) del Celta obra de Nolito, fue por el mallorquín que no acudió a la ayuda de Lucas Vázquez, el lateral derecho titular en tierras gallegas. Asensio vuelve a ser ese jugador fantasma de escaso rendimiento.

Si el Madrid gana esta liga que tienen ya a su alcance, será gracias a Courtois, que fue quien paró al Celta y evitó la derrota.. Su parada al saque de falta de Iago Aspas es sin ninguna duda la parada de la liga. Voló para sacar el balón que iba por la misma escuadra. Increíble!!

El otro jugador clave en la liga es Benzema. Sin la presencia del francés el Madrid es un bulto sospechoso. Ante el Celta firmó un doblete marcando su gol número 33 y 34 de la temporada. Es el que marca la diferencia.

 El Real Madrid  se va de Vigo más líder, pero lo hace sobreviviendo a uno de sus peores partidos de la temporada. Fue vergonzosa su actuación,indigna del papel que representa un equipo como el blanco . Todavía no deben haberse dado cuenta que la liga la tienen a 8 partidos y esos los debe jugar a muerte y no, en el continuo sueño con que ha jugado en Balaídos.

Cierto que va a dormir a 12 puntos del Sevilla y a 15 del Barcelona, en espera del encuentro que van a jugar ambos conjuntos, pero no es menos cierto que los blancos no dejan muy buenas sensaciones tras el horrible partido que han jugado, donde el ataque brilló por su ausencia, el centro del campo no generó fútbol y la defensa,estuvo muy despistada.

 El Madrid, si, salió vivo y un poco más líder pero dejó muy mala imagen que compromete su devenir hacia el tramo final de la temporada.

 Ancelotti, renovarse o morir.