Quijote Digital

  • Diario Digital | martes, 22 de septiembre de 2020
  • Actualizado 10:54

El Real Madrid se agarra al liderato con firmeza

El Real Madrid se agarra al liderato con firmeza

El Real Madrid después del sofoco que supuso la eliminación de la copa del Rey,volvió a la senda de la normalidad con su alineación tipo, y consiguió un trabajado triunfo  por 1-4 ante el siempre correoso y combativo Osasuna. Victoria que supone seguir una semana más como líder de la competición, y afianzándose un poco más en esa privilegiada posición.

El Madrid tuvo que sobreponerse a la salida en tromba de un Impetuoso Osasuna que en los primeros minutos tuvo a los blancos sitiados en su área. En menos de tres minutos ya habían disparado en tres ocasiones a la portería de Courtois. Al minuto 13 llegó el 1-0 de Unai García que se aprovechó de un saque de esquina y un desajuste de Casemiro para abrir el marcador.

En esos primeros 20 minutos el Madrid sufrió lo suyo. Acto seguido, los jugadores de Zidane se dejaron de finuras y sacaron el arma de la disposición y el trabajo. Entendieron que para ganar a los de Pamplona tenían que trabajar tanto como ellos. Así lo entendieron jugadores como Modric e Isco que empezaron a desatascar  y a enchufar a los suyos con la inestimable ayuda de Casemiro y Valverde. Todos se implicaron en esa tarea, excepto el inoperante Bale, que volvía a la titularidad y dejó de pasar otra oportunidad de hacerse notar en el equipo.

La presencia del galés fue una mancha en el equipo solidario de Zidane. Apenas se le vio, juega al trote como si el partido no fuese con él. Su actitud es pasiva como lamentable es su pasotismo. Su cambio a los 20 minutos del segundo tiempo por Lucas Vázquez estaba más que justificado. LV, no tendrá la calidad de Bale pero tiene lo que no pone el galés.

No hizo falta la participación del británico para que el Madrid pasase del sufrimiento inicial, a dominar al valiente Osasuna con los goles de Isco y Sergio Ramos en el 33 y 38, respectivamente. Con 1-2 se llegó al descanso.

Modric, fue el que hizo despertar a su equipo del sueño inicial. El croata se despachó un sensacional partido. Nos recordó al Modric del Balón de Oro. Cuando él funciona, el Madrid juega a otra cosa. Con Modric a los mandos, los madridistas ya fueron más decididos, intensos y profundos.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad