Quijote Digital

  • Diario Digital | miércoles, 18 de mayo de 2022
  • Actualizado 14:16

El Real Madrid, un campeón muy campeón

El Real Madrid, un campeón muy campeón

El Real Madrid,  con su triunfo incontestable frente al Espanyol (4-0), refrendó  lo que ha sido un  logro espectacular del título de liga, que dominó de principio a fin (desde la jornada número 3) y con puño de hierro, dejando a sus rivales a una  distancia sideral.

Necesitaba un punto, pero inconformista como es este Real Madrid  quiso ganar y ganó con goleada al Espanyol en otro ejercicio de suficiencia y con un equipo en su mayoría, cuajado de suplentes, que lucieron  con orgullo la camiseta blanca, sobre todo Ceballos que  se marcó todo un partidazo, demostrando que es un jugador a tener muy en cuenta  de cara a un futuro inminente. Junto a él, Rodrygo, autor de los dos primeros goles. ¡Cómo me gusta este jugador! Tiene gran clarividencia y precisión a la hora de pisar el área.

  No creo que nadie pueda poner ningún pero a esta liga conseguida por el Real Madrid, la numero 35, casi nada. Ha sido un título rotundo y redondo, ganado con mucha anticipación ( a falta de cuatro jornadas) lo que viene a demostrar el gran dominio que ha tenido el conjunto blanco a lo largo del torneo de la regularidad, que premia al mejor equipo y ese, sin duda alguna, ha sido el Real Madrid. Ha sido el mejor, sin discusión alguna.

 A falta de cuatro jornadas , el título es inapelable. Un título que celebró el equipo en comunión con su afición que disfrutó con los suyos en la fiesta posterior. Una fiesta, merecida a pesar de que el miércoles, le espera otra aventura nada más y nada menos que la Champions contra el Manchester City. Esa será otra historia, pero la afición ya  ha comenzado a calentar para esa remontada que ven en el horizonte.

Ese público que estuvo de fiesta desde el principio, primero con el saque de honor que hizo Rafa Nadal, recibido con una calurosa y emocionante ovación, y después, para rendir homenaje a Marcelo, el jugador con más títulos en la historia del Real Madrid, 24 en total, superando a Francisco Gento que  tenía 23. Marcelo al final del encuentro manifestó que este título de liga ha sido a base de: trabajo,alegría y sacrificio. Así es.

Ancelotti, dadas las circunstancias y con el título virtualmente ganado, optó por una profunda rotación. Courtois,Casemiro y Modric fueron los únicos titulares ante el Espanyol. El brasileño regresaba tras un lesión y necesitaba minutos, y más teniendo en cuenta las bajas de  Alaba, lesionado;   Militao y Nacho,  eran baja por sanción. Casemiro jugó como central circunstancial, junto a Vallejo. Luego fue sustituido por Miguel Gila, debutante del filial. Camavinga y Ceballos, acompañaron a Modric, que fue como el seguro exponente para conseguir el campeonato, como así fue.

Los suplentes, remataron el  más que merecido título liguero y de una forma hermosa adornaron el alirón que muy emocionado, con lágrimas, festejó Carlo Ancelotti que llegó para conseguir este título que lo encumbra en lo más alto, porque es el único entrenador que ha ganado  las cinco grandes ligas: Italia, Inglaterra, Francia, Alemania y ahora, España.

Lo de menos en este partido es hacer una crónica detallada, porque fue el medio para asegurar un campeonato que ha logrado de forma categórica. No obstante, fue un partido de poca tensión dadas  las circunstancias de los dos equipos, uno que iba a ser campeón y el otro,  ya salvado de todo peligro.

  Los goles los marcaron, Rodrygo por partido doble, con gran dosis de clase y con detalles de gran delantero ; Asensio otro buen golazo; y como no, Benzema a pase de Vinicius (los dos salieron en la segunda parte sustituyendo a Mariano y Rodrygo), la pareja de la liga que volvió a asociarse para conseguir el definitivo 4-0.  El francés, sumó su gol número 42 en su partido 42. ¿Hay quien le pueda negar  el balón de oro? Rotundamente, nadie.

Todos y  cada uno de los  componentes de la plantilla, han sido piezas importantes para la consecución del trigésimo quinto título de liga. Bueno, todos no, porque de ahí hay que sacar a Gareth Bale,quien de forma impresentable, pasó del alirón de su equipo. Unos han sido más importantes que otros, pero todos han remado en la misma dirección.

Fundamentales han sido Courtois, con sus paradas imposibles. La defensa con Militao y Alaba como principales bastiones. Un centro del campo mayúsculo, con la batuta maestra de Modric, el tiralíneas de Kroos y el cerrojo de Casemiro; y delante la dupla mágica, la pareja de la liga que han formado Vinicius y Benzema, los hombres gol, con Benzema como abanderado y líder de un equipo que ha hecho un ejercicio de superioridad sobre el resto de rivales.

  En una palabra, el Real Madrid ha sido un campeón con mayúsculas  que frente al Espanyol  firmó su abrumadora superioridad en una liga que tuvo como grandes protagonistas a Courtois, Modric, Vinicius y Benzema. Con la supervisión de Ancelotti que supo gestionar muy bien la plantilla.

  Para finalizar la jornada, el campeón recibió los honores de La Cibeles junto a su afición. Mejor, imposible.