Quijote Digital

  • Diario Digital | sábado, 17 de abril de 2021
  • Actualizado 11:14

El Real Madrid comienza su semana más decisiva

El Real Madrid comienza su semana más decisiva

El Real Madrid antes de acometer las grandes cumbres que le esperan la próxima semana, vivió una tarde cómoda frente al Eibar al que venció por 2-0, en Valdebebas.

Marcaron los dos jugadores que lo están haciendo en los últimos partidos, Asensio, el primero, en jugada individual que parte de un pase profundo de Casemiro y que después,  el balear en su inicio regatea con el cuerpo a Arbilla definiendo con perfección y elegancia ; y en el 2-0, Benzema, por séptima vez consecutiva marcó,  mandando  a la red un gran centro de Vinicius que salió  en la segunda parte.

Muchas veces lo hemos criticado por su indolencia, pero Asensio en esta ocasión se marcó un señor partido. Además de hacer el 1-0, lanzó un balón al larguero en una falta y le anularon un gol de tacón por fuera de juego. NO solo eso, fue el guía en la ofensiva de su equipo, que fue mucha, aunque poco provechosa. El amplio dominio madridista solo obtuvo la renta de un gol.

Asensio en esta ocasión si fue ese jugador que toda la afición espera. Durante una hora dio un pequeño recital, poniendo en valor su innegable calidad que no la debe hacer con cuentagotas, sino con más frecuencia y regularidad. 

No me extraña que el balear sobresaliese y es que el planteamiento táctico de Zidane, que volvió a echar mano de tres centrales  le va como anillo al dedo. El 3-5-2  con el espacio ocupado por los carrileros  Lucas Vázquez y Marcelo, le permite a él explorar por el interior y  tener más espacio para  poder sacar a relucir su magnífico disparo.

  También Marcelo se siente aliviado teniendo protección a sus espaldas.. Se olvida de defender y da rienda suelta a su   imaginación. Fue otras de las novedades del Zidane que de nuevo partió con tres centrales y de paso dio relevos antes de enfrentarse a Liverpool y Barcelona, la próxima semana.

Frente al cansancio acumulado de Varane que jugó los tres partidos con Francia, el técnico francés decidió darle descanso así como a Kroos, quien  no estuvo con Alemania por problemas de espalda. Isco ocupó su plaza, luego en la segunda partes salió  por Modric.

Los tres centrales fueron Militao que entró por Varane, Nacho y Mendy; con Lucas Vázquez y Marcelo como laterales más avanzados que fueron un incordió para el apocado Eibar que apenas levantó la voz. No fue ese equipo aguerrido  de otras veces.

Con el 1-0 acabó la primera parte. Y lo que son las cosas, la tormenta desatada en Valdebebas con lluvia y viento racheado,  jugó a favor del Eibar que le metió en el partido y apunto estuvo de empatar. Fue  en una cesión de Lucas Vázquez a Courtois,  la pelota hizo un extraño, obligando al guardameta belga  a meter su pie izquierdo para evitar el gol.

El Real Madrid de alguna forma también se había ido del partido en una de sus habituales pájaras.  Zidane no quiso que eso ocurriera y fue metiendo titulares como Kroos y Vinicius más otros refuerzos como  Rodrygo y Arribas, un jugador que sigue llamando la atención.

Los cambios surgieron efecto. En la primera acción de Vinicius terminó con un preciso pase a Benzema que el francés definió con soltura y solidez. El partido con el 2-0 quedó visto para sentencia. El Eibar ya no dio para más y el Madrid comenzó a pensar en las dos  cumbres que le esperan el martes y el sábado, frente a Liverpool y Barcelona, respectivamente.

Se acabaron las etapas llanas y llega la alta montaña. Para el Madrid comienza su semana decisiva.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad