Quijote Digital

  • Diario Digital | miércoles, 24 de febrero de 2021
  • Actualizado 21:50

El Real Madrid llegó tarde

El Real Madrid llegó tarde

El Real Madrid no va a defender el título de la Supercopa por llegar tarde a su partido de semifinales contra el Athletic Club de Bilbao que ganó 1-2.  De nuevo, y ya van unas cuantas veces, el equipo blanco echo por tierra los primeros 45 minutos del primer periodo que regaló a un Athletic, muy bien posicionado sobre el terreno de juego. Lo rojiblancos, con una presión muy alta, enjaularon a sus rivales que tenían serias dificultades para sacar el balón.

No es de extrañar,porque mientras que el Athletic era un equipo intenso y agresivo; el Madrid era todo lo contrario, frío,endeble y muy timorato. Todos los duelos lo ganaban los vascos que salieron muy bien aleccionados por su nuevo técnico, Marcelino, que mandó intimidar a su rival desde su propia portería. Algo que puso  en muchas dificultades a los de Zidane que entraron al partido muy titubeantes.

El Madrid comenzó con un 4-4-2, con Hazard junto a Benzema.Algo que no funcionó porque el juego no fluía al estar muy desconectados Kroos y Modric por lo que los delanteros quedaban aislados. No había coordinación entre lineas y faltaba tensión. Ante esta circunstancia, el Athletic, mucho más macizo se sintió como pez en el agua, dominando al tibio Real Madrid durante el primer tiempo,donde con un buen juego lleno de energía, le dio para marcar los dos goles de Raúl García, que cuando del Real se trata, pone un plus de ganas. Fue quien dio el toque de corneta.

Además de la desgana del primer periodo del Madrid, Lucas Vázquez tuvo su noche más horrible. Sus dos fallos le costaron los dos goles a su equipo. El primero llegó tras un mal pase a la salida del balón que interceptó Dani Garcia para mandársela a otro García, Raúl que definió perfectamente. El segundo, llegó de penalti innecesario  por agarrón a Iñigo Martinez, que transformaría también Raúl García, protagonista de la noche ante su rival más encarnizado

Lucas Vázquez, que se había asentado en el once titular, fue la viva imagen del mal primer tramo de su equipo. Aunque habrá que preguntarse por qué un extremo juega de defensa cuando en el equipo hay laterales suficientes para cubrir la ausencia de Carvajal: El inédito Odriozola y Nacho, quien ya ha actuado en esa posición algunas veces. Son las cosas de Zidane, que nadie se explica.

El caso es  que el Athletic rentabilizó los dos fallos de Lucas Vazquez,firmando además  un buen primer acto ante el flojo Madrid, que tras el primer gol cambio de esquema, pasando al 4-3-3, con pequeños escarceos de Hazard que fue de más a menos hasta desaparecer; y el goteo de Asensio. Poca cosa, ante un Athletic más aguerrido y más metido en el partido.

El Madrid, por su indolencia e inconsistencia, tenía una losa encima. El orgullo que les faltó durante el primer tiempo tenían que sacarlo en el reanudación, si querían  revertir la situación. A punto estuvieron, pero llegaron tarde.

Tras el descanso vimos a otro Madrid,  a pesar de que Munían tuvo el 3-0 en su cabeza. Fue un espejismo, el Athletic ya no presionaba con la misma intensidad de antes y los blancos le pusieron la marcha que les faltó en los primeros 45 minutos. Asensio, dejó de lado esa timidez que le devalúa para ser ese jugador que debe marcar diferencias con su calidad,descaro y poseedor de una técnica de disparo envidiable.

Con Asensio en plan intrépido , creció el Real Madrid. Un zurdazo del balear se le fue al poste, y otro fenomenal disparo al larguero.  Eran los mejores momentos del Real Madrid ante un Athletic ya replegado en su área. El gol se veía venir, y llegó en el minuto 72. Benzema fue el autor que él VAR certificó como gol por una bota adelantada de Balenciaga.

A partir del 1-2, el Athletic se vio angustiado, y más aún después de que Villalibre no acertara en una ocasión de gol que le desbarató Courtois en una gran intervención.  El Madrid veía el empate cerca y fue con  todo, con Sergio Ramos como delantero centro junto a Mariano que había sustituido a Benzema, cuando el francés estaba en su mejor momento. La agonía se cernió sobre el Athletic que defendió la jugosa renta del primer tiempo y que es el inesperado finalista de la Supercopa que se la disputará al Barcelona.

Al  mejor Athletic del primer periodo le dio para ganar y al mejor Madrid del segundo tiempo, no le dio para la remontada. Y es que el equipo blanco, comenzó la temporada faltándole continuidad en su juego  y así sigue. Además, es todo un monumento a la irregularidad.  Así no llegará a ninguna parte. Una vez más, llegó tarde.¿ Verdad Zidane?

Va siendo hora de pedirle cuentas al entrenador del Real Madrid, que está devaluando al equipo y a muchos jugadores jóvenes a los que tiene en el más absoluto olvido. No hace falta citar nombres, están en la mente de todos. Pero de eso hablaremos, otro día.

 

 

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad