Quijote Digital

  • Diario Digital | Miércoles, 22 de Mayo de 2019
  • Actualizado 05:37

El Real Madrid sigue deprimido

El Real Madrid sigue deprimido

El Real Madrid, a pesar de la Victoria (1-4) frente al Valladolid sigue deprimido como evidenció durante casi todo el partido y especialmente en los primeros 30 minutos donde los de Pucela le dieron un buen meneo. En ese tiempo Odriozola cometió un claro penalti  que falló Alcaraz, y el VAR anuló dos goles al Valladolid por fuera de juego.  Esa fue la suerte que tuvo el Madrid, que comenzó el encuentro de una forma horrorosa, perdido, sin ambición, despistado y  muy desajustado.

Esa media hora indecente escenificó a la perfección el momento amargo que vive el Real Madrid que más que un equipo parece un alma en pena que deambula sin un destino y sin algo que les seduzca: quedar segundo en la clasificación, pero por encima de todo, asegurarse la Champions para la próxima temporada. Triste objetivo para un equipo como el Real Madrid.

Pero en el pecado lleva la penitencia. Este deprimido Real Madrid, sin ya nada que llevarse a la boca,  que vimos en el José Zorrilla es la consecuencia del fracaso de Florentino Pérez, por la  gestión de un campeón descompuesto por la espantosa planificación que llevó a cabo o mejor dicho que no hizo, porque empobreció al equipo, dejando ir a jugadores vitales, como Cristiano Ronaldo, y no fichando para contrarrestar lo que se fue.

La soberbia presidencial no le dejó ver el bosque que se le venía encima, solo tenía ojos para la faraónica obra del Santiago Bernabéu.

El caso es que de esos vientos…han venido estos lodos que han manchado la historia del Real Madrid que está viviendo uno de sus peores momentos, que uno recuerde.

Todo este malestar y mal ambiente en el equipo y en el seno del club, se transmite a los jugadores que les hace jugar atenazados y sin esa clarividencia tan necesaria para ver despejado el horizonte. Y así fue como comenzaron contra el Valladolid, desorientados y como ausentes. Era un equipo sacudido por el fuego interno y por las guerrillas abiertas en varios frentes.

Con tantos problemas y tanta crispación, el Madrid estuvo a la deriva durante la primera hora de partido donde tuvieron a todos los santos de cara. El Valladolid,  tan  inocente en las áreas y el VAR, le indultó. Ademas, como ya hemos mencionado, falló un penalti . Luego Anuar marcaría el 1-0 y a los tres minutos, Masip regaló a Varane el empate  (1-1) El Real Madrid había sobrevivido a la meteórica primera parte del Valladolid, y después se repondría goleando y dándose un pequeño respiro.

El Valladolid tras el empate por el fallo de su guardameta, se vio de pronto en el purgatorio y acabó en los infiernos como pasó después. No obstante tuvo el arrojo de comenzar el segundo periodo con el ánimo  como bandera y hasta tuvo un par de ocasiones para marcar.

 La contundencia que le faltaba en la delantera la tuvo Óscar Plano en su área, haciendo penalti a Odriozola. Esa pena máxima fue un salvavidas para el Madrid. Benzema lo transformó en el 1-2. Después ,de nuevo el francés, sentenció el partido con un remate limpio a un saque de esquina. Con más espacios y con la desesperación pucelana, el colofón lo puso Modric en la mejor jugada del partido, que premiaba al futbolista con más honra y acierto en la crisis blanca, del que muchos deberían tomar ejemplo.

Solari pasó el trago metido en el banquillo  más tiempo del habitual. Se ve fuera y se le vio muy parco en sus gestos y ademanes. Pero, el aún  entrenador del Real Madrid, ha decido morir matando: Isco quedó fuera de la lista a pesar de las bajas de Bale,Lucas Vázquez, Mariano y Vinicius, e incluso el club le ha abierto expediente al malagueño, a instancias del técnico. No contento con eso, en sus declaraciones en vísperas del partido, dejó claro que si Isco no jugaba era porque  no tiene una condición física óptima para competir.

Santiago Solari,ha demostrado personalidad, pero ha tomado decisiones demasiado duras y le ha faltado mano izquierda para solucionar los problemas que ha tenido con algunos jugadores. Solari apostó fuerte y perdió.

En estos tiempos tan difíciles del Madrid, la victoria frente al Valladolid algo le puede consolar.     Pero, cuidado, la goleada es engañosa. El Madrid no puede presumir, porque se le sigue viendo síntomas de esa enfermedad llamada, depresión. Fue demasiado castigo para el Valladolid que se sitúa en una posición peligrosa en la tabla.

Esperemos que  al menos este triunfo en Valladolid,  sirva para ganar tiempo y que Florentino no tome decisiones precipitadas a la hora de tomar una decisión sobre el futuro entrenador. De momento. Zidane le ha dicho que no.

Desgraciadamente en el Real Madrid en todo lo que queda hasta final de temporada, se va hablar más de las guerras internas, de las peleas en el vestuario, del fuego cruzado entre entrenador y jugadores, del futuro técnico, de fichajes etc…,  que de lo que suceda sobre el terreno de juego. Son los tiempos de este Madrid que necesita vivir  el presente, mientras ya mira al futuro más inminente.